esto es lo que pasa cuando cuatro amigos de barcelona invaden la costa azul

Ramón Ayala dirige "Vartan", el último videoclip de la banda Part Company, y nos cuenta cómo fue grabar un vídeo acompañado de tres buenos amigos y toda una carretera por descubrir.

por Raquel Zas
|
19 Diciembre 2017, 9:21am

Niza, Cannes, palmeras, atardeceres, borracheras y lagos rosas. Y todo cubierto con ese sol de la Costa Azul que tiñe todo de una luz que solo se aparece por aquellos parajes. El mediterráneo francés tiene ese glamour un tanto rancio y desfasado que guarda la belleza de los lugares que fueron destinos exclusivos hace unas décadas.

Ramón Ayala sabía que la mejor manera de inmortalizar aquello era con 60 carretes de fotos, unos cuantos cartuchos de Super 8 y otras tantas cintas de vídeo. Por ello, el realizador llamó a sus amigos Aitor Bigas, Alba Yruela y Kimberly Tell; para montarse en un coche rumbo a la Costa Azul con el objetivo de grabar un videoclip de la banda Part Company.

El videoclip del tema "Vartan" resultó ser un maravilloso road trip que cualquiera de nosotros ha soñado hacer con sus amigos. Todos contribuyeron a dar forma tanto a la estética como a la narrativa del vídeo, y sabían que la mejor opción era el analógico.

De hecho, ni siquiera hicieron falta imágenes en movimiento para conseguir lo que querían, sino una sucesión magistral de preciosas imágenes que capturan la juventud, la identidad y la libertad de aquellos que vagan sin más pretensión que la de sentir todo lo que hay a su alrededor. "Personalmente no creo que la creación tenga que estar ligada a un discurso. Para mí, solo es importante la forma, la estética. Que la idea esté en la materia y se exprese de la forma más excelente".

La belleza del videoclip radica precisamente en la falta de pretensiones, en dejarse llevar por el sentido estético y la búsqueda de la mirada, como sus protagonistas cuando recorren la carretera en busca de atardeceres. "Supongo que 'Vartan' es un poema sobre cómo el cine de autor puede sobrevivir en los tiempos del Instagram, del diario fotográfico, el renacer de FILA, el imperio de Supreme y Gosha Rubchinskiy", explica Ayala.

El vídeo respira influencias de Chris Marker, Haneke, los videodiarios de Jonas Mekas o la hilarante fotografía de Martin Parr, pero, sobre todo, del Trash Humpers de Harmony Korine. ¿El resultado? Según nos cuenta su director, podría describirse como una "bolsa olvidada de carretes sin revelar que muestran unas vacaciones y algo que se parece bastante a un crimen. Supongo que mirado ya desde cierta distancia es una aproximación un poco arty y tangencial al cine negro, pero a pleno sol".

Tagged:
road trip
Fotografia
Cultură
Ramón Ayala
videoclip
Vartan
part company