Imágenes cortesía de Sergio Castaño

conoce al diseñador español artífice del traje "desnudo" de tommy cash

Sergio Castaño desafía a la industria creando colecciones sin apenas invertir dinero.

por Raquel Zas
|
29 Agosto 2019, 10:30am

Imágenes cortesía de Sergio Castaño

Seamos sinceros, en esto de la moda es difícil hacer algo nuevo que nos llegue a sorprender. Todo está saturado, cientos de imágenes invaden nuestras pupilas cada día, y a veces da la sensación de que todo está inventado. Pero entre toda la amalgama de tendencias que nos dicen directa o indirectamente qué ponernos, siempre hay alguien que decide colocarse al margen y crear sus propias normas. Hablamos de Sergio Castaño, un joven de 25 años nacido en El Prat del Llobregat y asentado en Londres que ha trabajado para firmas como Vetements y colaborado con artistas de la talla de Tommy Cash.

Según sus palabras, dedica su vida a "cuidar las plantas, el gato y la serpiente", pero lo cierto es que sus diseños y sus imágenes surrealistas rompen con todo lo que hayamos visto antes, además de ser una herramienta de crítica a una industria demasiado pervertida por el hambre de hacer dinero. Hablamos con él sobre sus objetivos, su universo y su discurso en pro del reciclaje.

¿Cómo te adentraste en el mundo de la moda?
Viendo vídeos de cuando era pequeño se detectan fácilmente matices de alguien que está interesado generalmente en lo que tiene que ver con la estética. Veía a mi madre tejer tricot y quería probar, modelaba, dibujaba y le tenía mucho cariño al Paint. Pero, al mismo tiempo era el típico niño friki al que le encantan los animales exóticos y la montaña, y me he quedado igual.

1567071192851-7

¿Cuándo te atreviste a dar el paso a diseñar tus propias prendas?
Lo primero que me motivó a coser fue un bordado que hice con un bastidor a los 8 o 9 años. Pensé: "Wow, qué tonto, he pasado horas haciendo esto y ahora es un trozo de tela con el motivo encima. Tendré que hacer algo con esto". Desde entonces, siempre me recorre la cabeza el pensamiento de invertir bien el tiempo de trabajo. Pero no fue hasta [que me puse a] estudiar diseño (y dedicarle horas) que pude entender cómo se monta una prenda, que es la única manera de poder luego repensarla o diseñar con una referencia.

Tu universo es arriesgado, extraño y realmente original. ¿Cómo describirías tus diseños?
Procuro ignorar siempre el filtro de belleza y de cánones que el tumulto de la sociedad sigue, o que hasta obsesiona a tantas personas. Además pienso que hay tantísima oferta facilona de moda en el mercado, que a la hora de sacar una imagen o prendas por cualquier motivo, intento ofrecer al espectador el material más surrealista y ensombrecido que me sale del coco. De algún modo, hay mucha pena y desencanto en el mensaje, tanto a nivel de cómo está la industria como al tipo de producto que prefieren pagar los clientes. Pero no me da corte, y tampoco pienso que sea un tema vetado.

1567071424146-6-copia

El reciclaje es una parte fundamental de tu trabajo. ¿Qué mensaje nos quieres transmitir con esto?
Real y honestamente, me importa más todo el tema de residuo químico a lo tonto en países en vías de desarrollo para un vestidito de 19,99. Yo reutilizo muchos materiales porque pienso que introducir ropa hecha desde cero en el mercado y ponerla “a la venta“ es innecesario y mucho trajín. Para mí, porque veo un juego de azar muy divertido, entre todas las donaciones que acepto y que busco. En el fondo, en una gran pila de ropa hay un sinfín de materiales, prints, décadas, fornituras que caracterizan a un montón de diversos tipos de persona, y que por cómo avanza la industria, ciertas técnicas o estilos de trabajar la ropa no volverán. Supongo que eso lo veo divertido después de haber estado algún tiempo diseñando para marcas y trabajando en la ropa desde el patrón o el dibujo técnico.

Con ‘sucksexfully unnamed lookbook’ desarrollas un proyecto independiente que lanza una fuerte crítica a la industria. ¿Qué crees que debería cambiar y cómo deberíamos actuar los consumidores?
El proyecto contaba con 35 looks sacados de un presupuesto de 50 euros. El punto inicial era ese; de algún modo era successful [exitoso] seguro, ya que si no había pérdidas, todo salía 'ok'. Un poco todo movido por el tema de inversión que hay que hacer en moda siendo joven para poder alcanzar mercado y vivir de él. De todos modos, pese a que en el proyecto yo hago las prendas, intento darle más sentido a todo el resto de la imagen, y en realidad tiene tan poco sentido como muchos juicios de bonito/feo que se hacen en el bus o por el barrio. Ahora, en Londres, hago más imágenes que prendas acabadas.

¿Cómo surgió tu colaboración con Tommy Cash?
Le envié un nude y le moló colaborar. Aún no me lo he tirado, pero nos entendemos guay; estamos currando en futuros proyectos.

1566818710372-3

Has colaborado con Vetements. ¿En qué ha consistido tu trabajo para la firma? ¿Qué has aprendido con ellos?
He diseñado, he hecho fotos, he organizado un desfile en París y he liado porros para todas. Mucho curro y mucho jugo, pero a nivel de aprendizaje, en Barcelona estuve en Desigual y ves que cualquier situación real te enseña a cada momento. Desde luego, lo primero que ves es que todo el mundo en este lío es una rara, y hay que tener mucha gana de marcha para estar en el ajo todo el rato.

Además de diseñar también eres fotógrafo de moda. ¿Hay una rama que pesa más que otra en tu vida o van unidas de la mano?
Hay gente que disfruta poniéndose la ropa, otra haciéndola y yo pienso sobre ella, y no le veo el sentido a sacar “regular collections” porque no me apetece. Prefiero sacar una foto como el que se pone a pintar algo, y si luego alguien quiere ese vestido, lo hablamos.

¿Dónde te gustaría estar dentro de 5 años?
A este camino, en el loquero.

1566818734548-4
1566818773992-2
Tagged:
Entrevista
Cultura
sergio castaño