peseta: de malasaña a nueva york

Visitamos la tienda-taller de PeSeta en Malasaña para conocer la nueva colaboración con Marc Jacobs de esta encantadora firma madrileña de ropa y complementos. Allí charlamos con Laura Martínez del Pozo, alma máter de la marca y cabeza librepensadora...

por i-D Team
|
17 Noviembre 2014, 4:25pm

Fotografía Arturo Cardoza

Es la séptima ocasión en la que producís para Marc Jacobs: cuéntanos de qué va esta vez.

Laura PeSeta: Son cinco modelos de espadrilles, una alpargata plana para hombre hecha con cinco telas diferentes de la colección de Jacobs by Marc Jacobs. Es la primera vez que ellos nos envían sus tejidos y que venden nuestras cosas en su web, así que estamos muy contentos. Ya los habíamos producido el año pasado para nuestra tienda, con un fabricante de La Rioja que nos da muchísima calidad y nos permite un resultado muy cuidado, con su forro con el mismo estampado de mapamundi de la bolsa en la que se presenta. Además en Marc Jacobs les mola mucho la artesanía y la identidad de lo hecho en España: en los petates marineros que hicimos para ellos hace unos años utilizamos las telas de los cojines de rayas rojas y amarillas que se usan de asiento en las corridas de toros, y les encantó.

¿Cómo una pequeña firma de accesorios española acaba vendiendo sus diseños en las tiendas de Marc Jacobs de París o Nueva York?
Se fijaron en nosotros a través de nuestra web y cuando vinieron a Madrid en 2008 para ver su tienda pasaron por aquí y nos propusieron colaborar con ellos. Cuando Robert Duffy (socio de Marc Jacobs y responsable de la expansión internacional de la firma) se presenta en tu tienda y flipa con tus cosas te quedas completamente en shock. Yo ese día venía de mi clase de kárate y no me lo podía creer, pero ahí seguimos. Nosotros estamos encantados porque nos dejan hacer lo que queramos, son muy abiertos y hay muy buen rollo. La primera colaboración fue un bolso que hicimos con Suturno, y desde entonces hemos hecho cosas como bolsas de ukelele, gorras de ciclista y una pasaportera con una tela estampada de cerditos que íbamos a usar nosotros y se le antojó a Robert Duffy.

Habéis ganado prestigio con otras series limitadas que habéis desarrollado para Eastpak, Loreak Mendian o Mugaritz. ¿Cómo os va con vuestra producción propia?
Hemos apostado por la venta directa porque es mucho más razonable para una marca pequeña y porque no queremos convertirnos en una empresa mucho más grande. Hemos potenciado la venta online, que cuidamos con detalle y de la que ya procede el 25% de nuestra facturación, y seguimos vendiendo muy bien las billeteras y diseños como el bolso-mochila, que es nuestro súper hit. Además estamos haciendo ropa, y luego hacemos cosas que no nos dan dinero pero están en nuestro ADN y nos gustan tanto que no podemos evitar, como montar talleres de costura o vender telas. Las telas que usamos para nuestros productos las reciclamos en los talleres y luego nos encontramos por la calle con pesetas raros, cosas que han salido de aquí pero no son del todo nuestras.

Hablas siempre de PeSeta como una familia, pero aunque no lo aparentes tú eres la jefa de todo esto. ¿De dónde viene Laura y su alter ego PeSeta?
Pues nací en Bilbao, me crié en Gijón y vine a Madrid para estudiar Publicidad pero me aburrí pronto; monté un fanzine y después una revista, y mientras tanto empecé a hacer accesorios, carteras que regalaba a amigos y que ya marcaba con el mismo logo con fondo amarillo de PeSeta que usamos hoy en día. En 2003 me fui a Nueva York con algunas de esas cositas en la maleta y me encontré con la sorpresa de que lo vendí todo a una galerista japonesa a la que le encantaron, así que cuando tuve que volver se me ocurrió montar un taller. Lo que al principio era un asunto entre amigos fue creciendo hasta que en 2006 abrí la tienda.

Estáis muy conectados con otras marcas como Silent Ventures, La Casita de Wendy o Poti Poti, con las que compartís una filosofía muy específica basada en valores como la producción local, el respeto al medio ambiente o la complicidad con el mundo del arte. ¿Nos puedes poner sobre la pista de otras marcas extranjeras con las sientas esa afinidad?
Me encanta Poler, una marca de Portland que acabo de descubrir y que hace complementos para ir de camping sin parecer que te vas al Himalaya, y he sido siempre muy fan de Built by Wendy, una marca de Nueva York que empezó haciendo correas de guitarra como las que yo hice durante un tiempo. Tienen ropa muy chula y desde hace mucho tiempo hacen libros de patrones de los que tanto se llevan ahora. Además me gusta mucho el calzado unisex de Keep, son de California y los he redescubierto hace poco buscando unas zapas para mi hijo de dos años.

Precisamente hemos visto en la tienda algunas prendas infantiles muy llamativas de PeSeta.
Hemos empezado a hacer camisas para niños. De niña hay muchas cosas en el mercado pero de niños es todo muy feo, como entre pijo surfero y bakala, así que hemos hecho unas camisas unisex crecederas para que duren mucho, son adaptables para varias edades y tienen estampados muy locos. También tenemos pajaritas y delantales para nenes, además de bolsas de bebé, todo muy duradero y vistoso.

¿Qué otros productos nuevos habéis ideado últimamente?
Acabamos de lanzar una minicolección para Brasil porque una de nuestras compañeras es de allí. Funcionamos mucho así, cuando hemos sido madres hemos sacado ropa para niños y en esto pues igual: el diseño lo hacemos en Madrid pero las piezas se confeccionan en Brasil porque tenemos esa conexión. Estoy muy contenta porque he podido soltarme mucho con colores y estampados con los que aquí no siempre me atrevo, ¡hasta he metido al Cristo de Corcovado!

www.peseta.org
www.marcjacobs.com

Recomendados


Texto Emilio Calzada
Fotografía Arturo Cardoza

Tagged:
marc jacobs
Entrevista
Madrid
accesorios
arturo cardoza
bodegón
emilio calzada
peseta