la moda desde la academia y el museo: valerie steele

Curadora en Jefe del museo del FIT de Nueva York y considerada como una de las primeras mujeres en estudiar la Historia de la Moda desde la academia, Valerie Steele habla sobre las dificultades de la teoría de moda como profesión y nos da los mejores...

por Montserrat Caballero
|
15 Abril 2016, 10:25pm

Valerie Steele es Curadora en Jefe del museo del FIT de Nueva York, en su carrera ha estado inmersa en la producción de cientos de exposiciones de moda; ha escrito una cantidad considerable de libros sobre el tema y es considerada como una de las primeras mujeres en estudiar la historia de la moda desde la academia. Valerie Steele está en Mexico con motivo del México Fashion Film Festival que está presentándose estos días en el Foro Cultural Chapultepec de la Ciudad de México. 

Más de i-D: Todo lo que debes de saber sobre el Mexico Fashion Film Festival 2016

Para empezar, me gustaría preguntarte ¿cómo defines la crítica de la moda y los estudios curatoriales e históricos de moda y en qué lugar te sitúas tú dentro de estas labores?
M
e considero un historiadora de la moda, no una crítica. Un crítico tiene el papel de tratar de ver quién está haciendo las cosas mejor, y qué se está haciendo de nuevo e interesante. Supongo que hago eso también pero como una Historiadora de Moda, trato de ver a la moda contemporánea desde el pasado para tener una idea de lo que está pasando en el presente y en el futuro.

Eres unas de las mejores en la crítica e historia de moda, has escrito libros, has hecho exposiciones y eres la directora de un museo gigante e importante. ¿Qué te gustaría hacer ahora que todavía no has logrado?
Todo lo que he hecho en mi vida adulta rodea los estudios de la moda de alguna manera u otra. He escrito libros, empecé una revista, he curado exposiciones. Algo relacionado que me gustaría comenzar es algún tipo de think tank para el estudio de la moda. He estado más y más involucrada en reunir gente, creando conferencias y simposios, sería interesante juntar curadores de la moda y otros eruditos para hablar, por ejemplo, de cómo podríamos hacer exposiciones de manera nueva y interesante, u otros aspectos de cómo podemos pensar en cosas como globalización y moda. Usar ese poder de cerebro colectivo para enfocarse en otros aspectos. Creo que sería muy interesante.

Tienes un grupo de amigos y colegas, ¿con ellos no pasa esto?
Organizo al menos una conferencia al año, pero usualmente está relacionada a una exposición. Me gustaría tener un mosaico de conferencias que funcionaría como un think tank, que no estuviera sujeto a un tema específico.

Eres una de las primeras haciendo estudios históricos y teóricos de moda en la universidad, ¿cómo fue el proceso? ¿Qué tanto sufriste por ser la primera?
Pues, la gente sí pensaba que era una loca. Fui a hacer mi doctorado en Modern European Cultural and Intellectual History en Yale, y el primer semestre, tuve una epifanía cuando me di cuenta que la moda es una parte de cultura, y decidí irme por laHistoria de la Moda. La mayoría de mis maestros pensaban que era una idea muy mala, no solamente porque es una tema frívolo y superficial, también porque temían que nunca tendría un trabajo. Y tenían razón, porque ninguna universidad de historia quería emplear a una maestra de tiempo completo con una especialidad en Historia de la Moda. Entonces por más de 10 años estuve enseñando medio tiempo en F.I.T, en Cornell, en Parsons, en NYU, en Columbia, y enseñando clases no relacionados a la moda. Estuvo difícil, seguía haciendo mis investigaciones y escribiendo mis libros, pero era una lucha. Recorté un pedazo de The New Yorker de un dibujo de un ladrón, escapando de un banco con una bolsa gigante de dinero, y decía 'Solamente estoy haciendo eso para poder seguir escribiendo', y pensaba pues, estoy enseñando aquí, y aquí, y aquí, pero todo eso para que pueda seguir escribiendo libros, luego también empecé una revista. Todo era interesante pero no estaba ganando dinero.

El director del FIT me prometía que eventualmente me iban a dar un trabajo de tiempo completo, y al final decidieron emplear a una mujer que podía reparar y conservar prendas, no a una historiadora de moda, y la contrataron de tiempo completo. Estaba tan enojada y furiosa, pensé 'voy a renunciar'.

¿Qué edad tenías? ¿Treinta?
Pues era después de once años de estar con ellos, entonces tal vez casi 40. Saliendo encontré a la secretaria del director del FIT, quien me preguntó: "Val, ¿cómo estás?" Y yo le contesté: "Pues, si de verdad quieres saber, estoy furiosa y voy a renunciar". Y ella fue corriendo a chismear al director y él me llamó y me dijo: "¡Dios mío! No renuncies, puedes venir a trabajar conmigo en el museo." En el museo pude empezar a curar exposiciones, y luego el director renunció, y tomé su posición como Directora. No es algo que aconsejaría a la gente, pero al mismo tiempo he estado interesada en la moda toda mi vida, nunca me aburro de la moda, como mis colegas de historia me han dicho que los hubiera gustado cambiar de trabajo.

¿Cómo era el proceso de escribir y publicar libros?
Escribir un libro es una cuestión de trabajar mucho, mucho tiempo. Escribir el libro fue bastante fácil. El primero tomó mucho tiempo porque era mi disertación doctoral, el segundo, y tercero fueron más fáciles. Los libros no te dan mucho dinero. Es más como una tarjeta que puedes repartir a la gente para decir que eres una experta en algo, y así te invitan a pláticas y conferencias. En esos días tenía muy poco tiempo, entonces la mayoría de mis libros son catálogos de exposiciones, pero estoy también trabajando en la tercera edición de mi primer Paris Fashion Book, el cual fue publicado en 1988 y luego actualizado en 1997, y ahora lo voy editando y revisando completamente porque han hecho tantas investigaciones interesantes sobre París desde entonces. También estoy pensando hacer una exposición entera sobre París como la capital de la moda.

Mucha gente creen que la industria de la moda es "machista o anti-feminista", ¿qué opinas?
Creo que mucha gente piensa que la moda en general es anti-feminista porque la mayoría se trata de la exposición del cuerpo, belleza y tendencias.  Creen que es burguesa o consumista, hay una gran crítica izquierdista contra la moda, pero hay también una crítica derechista moralista contra la moda porque se trata de vanidad, es un gasto de tiempo, etc. Estaba de hecho muy intrigada con la hostilidad en contra de la moda, eso me interesó aún más. No diría que la industria de moda, como industria, es algo feminista, pero es una industria en donde mujeres han podido lograr mucho, aunque los hombres diseñadores han tenido una ventaja sobre las mujeres, no ha sido solamente de una dirección. Hasta el siglo XVII eran puros hombres profesionales, y las mujeres podían ser couturière, pero en los veinte y treinta las mujeres dominaban.

Ahora 85% de los alumnos de moda de FIT son mujeres y más de la mitad de los grandes nombres son hombres.
Hay definitivamente una mayoría de hombres que son exitosos en la moda, hay menos hombres que se entregan en la carrera, pero más son exitosos. Eso realmente empezaba de pasar en los cincuenta, cuando la moda se hizo un gran negocio, y se trataba más como un medio de dinero. Cuando era un artesanía más pequeña las mujeres salían más exitosas, todos pensaban, quien mejor que una mujer para vestir a otras mujeres. Y luego en los cincuenta pensaban, 'quién mejor que un hombre, para saber lo que un hombre iba a querer en la ropa de una mujer'. Ahora, siento que es más, mujer u hombre no importa, es acerca de quién es mas fotogénico, con la personalidad de celebridad, eso puede conseguir mucho dinero porque tienen una personalidad, sin importa su género. De vez en cuando las editoras de moda prestan mas atención a los hombres diseñadores porque los hombres tal vez, no tienen familias, pueden salir cada noche y ser más sociables, puede ser que haya más ventajas por ser hombre en el medio de la moda, sin embargo la gran mayoría de los editores y reporteros siguen siendo mujeres, y la gente que trabaja en la industria de la moda son mujeres, muy poderosas y exitosas.

Has sido considerada una de las 50 mujeres más poderosas de la industria de la moda. ¿Qué quieres lograr con ese poder?
Bueno, no creo que tengo mucho poder, pero lo que estoy tratando de hacer es impulsar el conocimiento de la moda, y creo que es un reto muy bueno, con las exposiciones trato de inspirar a la gente, y educarlos que la moda es algo más compleja de lo que habían pensado, que no es solamente algo frívolo y anti-feminista, o un desperdicio de tiempo, sino que también se trata de la expresión personal, que es una forma de arte, y que hay muchas cosas interesantes de la moda en lo que todos estamos involucrados. Te despiertes en la mañana y no te puedes no involucrar con la moda, a menos claro que sea tu mamá la que te esté vistiendo.

Si pudieras escribir un libro sobre la moda en México, o América Latina ¿qué tema te gustaría discutir?
Estoy muy interesada en toda la herencia de la moda Iberoamericana. Tienen la herencia de la cultura española y portuguesa, que es escasamente estudiada en términos de historia de moda, y luego tienes a todos los países latinoamericanos en los que hay mucho interés en la moda. Mucha gente está tratando de lograr éxito como diseñadores de moda aquí, y pocos los conocen. Así que estaría interesante explorar un tema que investigue un período de tiempo de muchos siglos para encontrar si hay algo único o diferente de la perspectiva y concepto de la moda iberoamericana; si tiene algún sabor que lo destaca de -por ejemplo-, la moda anglo-americana o franco-italiana. Como historiadora me gusta pensar a largo plazo.

La mezcla de todo.
Sí, y cuando me doy cuenta que hay tan poco escrito sobre la moda española -y mucho menos sobre la moda latinoamericana-, pienso que sería un tema muy interesante.

¿Qué consejo darías a la gente interesada en hacer una carrera dentro de los estudios teóricos de la moda, algo que nunca vas a aprender en la escuela, y que te has dado cuenta que debes decirlo a los jóvenes?
Todos saben que es un negocio difícil. Si puedes visualizar la cosa que quieres hacer, y luego empezar a hacerlo. Just do it, no esperes que alguien te de un trabajo curando un museo. Piensa si es un reto para ti, entrar en una universidad por estudios museográficos, o estudios curatoriales, también piensa '¿Qué puedo hacer ahora?'.

Puedes hacer una exposición imaginaria tomando imágenes de la web o puedes hacer lo que hizo Judith Clark y rentar un lugar chiquitito, del tamaño de esta mesa, y exponer algunos vestidos. Ella usó dinero de su trabajo y rentó una galería chiquita y sus exposiciones eran tan cool que de repente muchos museos y compañías de moda comenzaron a contratarla para hacer exposiciones, y hasta museos enteros. 

Montserrat Caballero es Fundadora y Directora de TALLER Fashion Development.

Más i-D:

¿Es posible obtener la misma experiencia estudiando en línea que en una universidad tradicional?

10 consejos de maestros para los futuros estudiantes de moda

Credits


Entrevista Monserrat Caballero
Traducción Meredith Jay 
Imagen cortesía de TALLER Fashion Development Project

Tagged:
mexico
Fit
universidades
entrevistas de moda
montserrat caballero
museos de moda
academia de moda
curaduría de moda
valerie steele