grindr lanza una revista online para unir a toda la comunidad lgtb

"Teníamos que ofrecerles contenido con una perspectiva global y personalizada, para informarles de un sinfín de cosas que pueden servir para su vida cotidiana".

|
31 marzo 2017, 8:20am

Recuerdo la primera vez que oí hablar de Grindr, allá por 2011, en boca de un amigo que se pasó todas las vacaciones ligando con todos los tíos que se encontraban en un kilómetro a la redonda. Se cruzaba una mirada con algún tío y en cuanto se daba la vuelta chequeaba si estaba en la app. Me pareció magia, el futuro. Luego pensé eso que seguro pensásteis más de uno: "Es algo demasiado frío. Solo piensan en el sexo. Me parece muy bien que lo haga la gente pero no va conmigo". Pues bien, esa tendencia que antes solo estaba reservado para algunos atrevidos sin prejuicios, se ha convertido en una tendencia universal que -menos mal- está considerado como algo normal y habitual en nuestro día a día. 

Hoy en día es imposible contar la cantidad de apps y plataformas que existen para conocer gente a través de Internet -ya sea para un encuentro esporádico, para hablar o para puede que algo más-, pero si hay una que destacó sobre las demás, esa es Grindr. Y lo ha hecho porque ha creado una comunidad, ha ido más allá del propio servicio que ofrece la app. Se acercó a la moda cuando Jonathan Anderson retransmitió vía streaming a través de Grindr su desfile de primavera/verano'16 y comisionó un libro en el que Matt Lambert recorrió medio mundo para retratar las "zonas seguras" (tanto físicas como virtuales) en el desarrollo de la identidad LGBTQI.

Ahora, su próximo paso ha sido crear una revista online, Into, donde se habla de cultura, viajes, vida nocturna, moda o fotografía. Y de la comunidad LGBTQI, por supuesto. Sus artículos van desde 'Cómo era la comunidad queer en los 80' a 'Consejos para escapar de una cita horrible', pasando por 'Los 10 Pokémon más gay'. Cuenta con muchos colaboradores de prestigio en sus publicaciones, incluyendo fotógrafos y cineastas como Michael Bailey Gates y el reciente fallecido Ren Hang. El fundador y delegado de Grindr, Joel Simkhai, explicó cómo surgió el proyecto: "después de escuchar a nuestros 3 millones de usuarios diarios, nos quedó claro que teníamos que ofrecerles contenido con una perspectiva global y personalizada, para informarles de un sinfín de cosas que pueden servir para su vida cotidiana". 

Con todo esto, queda claro que Grindr ha comercializado su marca a lo grande para conseguir que se normalice en la sociedad; lo ha hecho creando emojis, haciendo fiestas, vendiendo entradas de Nicki Minaj, lanzando una colección de ropa y hasta ayudando a los refugiados sirios gays a encontrar casas seguras. Es obvio que no deja de ser una empresa que busca negocio y rentabilidad, pero su discurso va más allá de las ambiciones económicas: quieren conectar y servir de apoyo a una comunidad en un mundo que, pese a lo que pensamos muchos, todavía es demasiado homófobo y heteronormativo. 

grindr.com

Recomendados


Texto Raquel Zas