por qué llevar 'choker' es un símbolo de poder y feminidad

Repasamos la historia del accesorio omnipresente en 2016, de la guillotina a la pasarela.

|
12 septiembre 2016, 9:00am

Angelo Penetta

Tras el reino del terror que se instauró en Francia a finales del siglo XVIII, los jóvenes que perdieron a sus parientes a manos de los enemigos de la revolución —decapitados con la guillotina— celebraron fiestas y orgías para bailar y liberar su trauma colectivo, o eso es lo que afirman cientos periódicos. Los Bals des victimes ("bailes de las víctimas") son un fenómeno semiapócrifo que, a pesar de las dudas de los historiadores, yo prefiero creer que fue real porque estas fiestas parecen tan locas como razonables —una respuesta salvaje, catártica y acertada a la muerte de los padres aristócratas-.

Pero los Bals des victimes también marcan el origen de la historia de un accesorio omnipresente en el 2016: el choker. Según ciertas informaciones, las jóvenes que asistían a los bailes se ataban una cinta alrededor del cuello como homenaje a sus antepasados decapitados.

por-qu-llevar-choker-es-un-smbolo-de-poder-y-feminidad-body-image-1473669273

Imagen vía @gigihadid

Sin olvidar esta historia morbosa, echa un vistazo a tu feed de Instagram. El mío está lleno de chicas con cintas negras atadas alrededor de la garganta. Hay varias modalidades: una pequeña cinta atada con un lazo, una cinta de terciopelo más gruesa o un collar de perro un anillo plateado y una hebilla. Cada versión tiene su punto de provocación, incluso si la encontramos alrededor del cuello de una de las niñas mimadas de las redes sociales como Lily-Rose Depp o Gigi Hadid (grandes devotas de este accesorio). Depp, por coincidencia o no, plantó una guillotina en su fiesta de cumpleaños Sour Sixteen del año pasado ambientada en la Revolución Francesa (se vieron al menos diez chokers entre las invitadas).

Pero la asociación de la gargantilla con la decapitación se remonta incluso a una historia anterior. Ana Bolena aparece en su retrato oficial más famoso luciendo un collar de perlas bien apretado al cuello, con una gran "B" dorada entre sus clavículas que reafirma firmemente su identidad. Poco después de la conclusión de aquel cuadro fue decapitada acusada de brujería y adulterio, entre otras cosas.

por-qu-llevar-choker-es-un-smbolo-de-poder-y-feminidad-body-image-1473670993

Retrato Ana Bolena

Más de 450 años después, en la cara B de Hole Old Age, Courtney Love cantó: "Por favor que alguien le diga a Anne Boleyn que las gargantillas han vuelto". La canción es una versión de un tema de Nirvana con el mismo título, que Courtney volvió a escribir con una letra que lamentaba la muerte de concubinas olvidadas y denunciaba la persecución de la sexualidad femenina. La canción también marca 1993 como el año de las gargantillas. (Como muchas de las heroínas grunge, la que entonces fuera bajista de Hole, Melissa Auf der Maur, solía combinar diminutas camisetas de canalé con un delicado cordón negro alrededor del cuello). La letra de Courtney también imagina la vuelta del collar de Boleyn como una señal de la rebeldía femenina atemporal.

El choker siempre ha sido símbolo tanto de persecución como de poder. En Olympia de Édouard Manet, una de las representaciones más polémicas de la forma femenina que se ha dado en la historia del arte de occidente; la modelo del artista, Victorine Meurent, decora su desnudez con una cinta negra alrededor del cuello y una mirada que parece decir "¿Puedo ayudarte?".

por-qu-llevar-choker-es-un-smbolo-de-poder-y-feminidad-body-image-1473668712

'Olympia' de Monet (1863)

Los críticos arremetieron contra la pintura cuando se estrenó durante el Paris Salon de 1865, pero sus quejas tenían poco que ver con la desnudez de Olympia (que era común en las populares pinturas de los dioses clásicos de la época), y más con el realismo de la obra y la mirada directa y poderosa de Meurent. Las gargantillas representaron la prostitución en Europa a finales del siglo XIV y Manet ha representado a mujeres luciendo su sexualidad con orgullo alrededor del cuello.

Otras figuras femeninas icónicas que han marcado la historia de la gargantilla son las brujas de instituto de Jóvenes y brujas, la niña asesina representada por Natalie Portman en El perfecto asesino y Uma Thurman en su papel de Mia Wallace para Pulp Fiction. Pero no son únicamente mujeres de los 90, sino que el choker tuvo también un momento de esplendor en los 70.

por-qu-llevar-choker-es-un-smbolo-de-poder-y-feminidad-body-image-1473670373

Fotograma de 'Jóvenes y brujas'

La mítica tienda Sex que Vivienne Westwood y Malcolm McLaren tenían en Kings Road de Londres introdujo los collares de piel sadomasoquistas en una cultura juvenil más mainstream, donde se han mantenido desde entonces. En un guiño a uno de los símbolos del punk icónico, Westwood lanzó hace poco una gargantilla dorada con la palabra "S-E-X" en letras grandes mayúsculas bañadas en oro. No hay mejor palabra que explique de dónde viene el persistente poder de este complemento.

Desde las sinuosas creaciones plateadas de Phoebe Philo para Céline, hasta el collar dorado que marca la separación entre el rostro y los pechos de Kim Kardashian, el choker siempre evocará una mezcla ligeramente peligrosa de sexualidad, empoderamiento y sumisión. ¿Qué otro accesorio es capaz de reunir todo eso?

Créditos


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Angelo Penetta