Publicidad

semana de la moda de milán: algo está cambiando

Se echa el telón al final de los desfiles otoño/invierno 2016 en Milán, y tres diseñadores –MSGM, Missoni y Marni– nos han demostrado que los cambios actuales en la industria de la moda deben equilibrarse con coherencia.

por Anders Christian Madsen
|
01 Marzo 2016, 3:25pm

Mitchell Sams

Cuando se apagan las luces tras el desfile otoño/invierno 2016 en Milán, nos llega un claro mensaje: la coherencia. Después del annus horribilis para la moda que fue el 2015, donde vimos a los diseñadores jugar a una especie de juego de las sillas llevado al extremo y el anticuado sistema de la moda entrando en un debate que llegó a ser cansino, las marcas de Milán -ciudad tradicionalmente concebida como el lugar para los grandes negocios- tuvieron que establecer un frente firme, pero también demostrar que estaban fijando su atención en una industria en transición. 

Ese equilibrio se reflejó en los tres desfiles principales del domingo, pertenecientes a tres polos de la industria muy distintos: Missoni, la dinastía de la vieja escuela que sigue dirigida por la familia; Marni, la gran potencia moderna fundada en los noventaMSGM, la joven y exitosa marca de la nueva era. 

Los cambios que se generaron a principio de año -cuando tanto Vetements como Burberry anunciaron su respectiva reestructuración del desfile de moda y modelo de ventas- se reflejaron de forma más directa en el desfile de MSGM -como ha de ser para una marca joven- donde la invitación venía acompañada de una prohibición de redes sociales y tomar fotos, y el comunicado de prensa anunció que la colección no tendría tema y sería "solo ropa". 

Lee: Versace y Gigi Hadid como icono de las modelos 'reales'
Lee: Grindr, porno y sexo (gay): la moda abraza el lado oscuro

MSGM otoño/invierno 16

Mientras que la declaración partía de la idea encarnada por Vetements -que por supuesto en francés significa "solo ropa"- de crear colecciones de grandes piezas que la gente quiere comprar y ponerse, en lugar de forzar un gran concepto. La prohibición de redes sociales fue una reacción más directa hacia el debate actual dentro de la moda en relación a la inmediatez y la accesibilidad, no solo en lo referente a la rapidez con la que un público más amplio llega a ver una colección, sino cómo y cuándo debe ponerse al alcance de este. 

Vetements, por ejemplo, ahora creará una colección por temporada y la producirá y venderá antes del desfile, que tendrá lugar en la Semana de la Moda Masculina. Burberry, por su lado, está adelantándose al plan de las temporadas y ahora venderá sus colecciones justo después de mostrarlas en la pasarela. 

En MSGM, el mensaje fue una llamada sensata a simplificar la moda, pero también a tomarse las cosas con calma y dejar que las colecciones y las tendencias puedan respirar. Es una forma de crear consistencia, y otra es el método de Missoni, que se hizo eco del espíritu que hemos visto esta semana en otras casas de diseño, como Gucci y Versace, que defienden la al frenar el ansia de satisfacer constantemente las expectativas de reinvención de los medios. 

MSGM otoño/invierno 16

La colección de Angela Missoni fue potente -de hecho, la más potente desde hace un tiempo- pero seguía siendo completamente Missoni, con todas sus sofisticadas técnicas de tejidos y zigzags. Si no está roto, no intentes arreglarlo, y esta postura no solo es acorde a la familia Missoni -que han sido fieles a sus tejidos durante décadas- sino también a diseñadores como Alessandro Michele, que acaba de empezar a construir su universo creativo en Gucci y a quien deberíamos dejar que desarrolle su talento de forma lenta y segura, por lo menos para que el cliente pueda tener la oportunidad de comprender (¡y ponerse al corriente!). 

Missoni otoño/invierno 16

Consuelo Castiglioni pertenece al grupo de diseñadores para quienes la reinvención conceptual es la clave. Marni no fue construida partiendo de una técnica u objeto específicas como Missoni (tejidos) y Gucci (accesorios), así que tiene que sorprender y deleitar a sus seguidores cada temporada sin alienarlos distanciarse de ellos. En el desfile del domingo,la firma transmitió justo ese sentido de coherencia en una colección que incluía toda la ornamentación gráfica del estilo de calle que enloquece a los fans de Marni, pero desafiando también la silueta con proporciones y formas atrevidas. En un Milán que está pasando por cambios, por irónico que parezca, la coherencia es lo que hará que la cosa funcione. 

Marni otoño/invierno 16

Recomendados


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams

Tagged:
Milan
Milan Fashion Week
Missoni
MFW
marni
msgm
reseñas de moda