Publicidad

10 formas de vivir la vida como una spice girl

Enloquece con el 'girl power' recordando todas los momentos de las Spice Girls que han cambiado nuestras vidas.

por Georgie Wright
|
24 Abril 2015, 1:44pm

Pregunta a un puñado de chicas de la generación Y de dónde vino su primera concepción del feminismo: la mayoría señalará a las Spice Girls y su Girl Power. Como no podía ser de otra manera, el grupo fue creado por un poderoso hombre blanco con una cartera llena de dinero. Eso podría explicar algún que otro estereotipo… 

Pero como dijo F. Scott Fitzgerald, "la prueba de una inteligencia de primera clase es la habilidad de tener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y que aun así tengan la habilidad de funcionar". Todavía no ha llegado el momento de tirar las reliquias de Mel B: saca brillo a tus plataformas y sigue estas 10 maneras de hacer de tu vida algo más 'spice'.

1. Por desgracia, no todos tienen la misma pasión por los autobuses de doble piso con la bandera de la Union Jack como tú. Reproduce esta versión de 'Say You'll Be There' de MØ y haz que tus amigas se sumen al rollo Spice.

2. Regálate algo bonito de la línea de Victoria Beckham. Es prácticamente merchandising oficial, ¿no? Y por línea nos referimos al linaje de sangre, por supuesto. (¡Hola, Brooklyn!)

@brooklynbeckham

3. Pasa las noches perfeccionando la voz para tu próxima visita al karaoke. Obviamente el espectáculo será considerablemente mejor si estás acompañada de tus cuatro mejores amigas. Como toda buena girl band, prevenid cualquier indecisión y potenciales crisis públicas y poneos de acuerdo con el orden de canciones. Te pasamos la lista ideal:

Stop: un clásico. You want a good time/ you want a laugh/ but you're not here to win. (Espera, ¿por qué estás aquí entonces?)

Viva Forever: trae los kleenex. Escógela solo en aquellas ocasiones en las que quieras llenar la casa con un pantano de lágrimas. Reservada para despedidas y rupturas amorosas.

2 Become 1 - No. Mejor guárdala para la cama.

Too Much - un tema genial e infravalorado.

Wannabe - ahora sí, estamos jugando en la gran liga. Pocas cosas en la vida son más catárticas que gritar la parte del rap - hazlo con ganas o vete a casa.

4. Para recuperarte de una noche de concierto desenfrenado, reúne a tu grupo para ver la película Spice World. (Puntos extra si la ves en versión original y en VHS). Puedes incluso revivir la montaña rusa emocional de debatir acaloradamente la pregunta de tu vida: ¿Qué Spice Girl eres tú?

5. Imita el desfile de otoño/invierno'15 de Dolce & Gabbana y pon Mama en tu playlist cuando tu madre te esté preparando la cena, o la comida, o lavando tu ropa… Demuéstrale tu amor. 

6. Justifica cualquier lágrima derramada por las Spice Girls mostrando este vídeo de Emma Stone hablando sobre su obsesión por las Spice. Las celebridades son, en el fondo, igual que nosotros. 

7. Libera todo tu Girl Power interno -y externo-. Sí, existe un debate sobre las intenciones de marketing detrás de esta frase, pero cualquier cosa que tenga la palabra Girl y Power en la misma oración no puede ser nada malo. Muestra tus pezones y axilas y abre tu mente ante las maravillas del cuerpo femenino. 

8. Disfruta fantaseando con cómo sería la versión de las Spice Girls 2.0 en la actualidad. Posibles candidatas:

9. Respira profundamente, porque los rumores dicen que las Spice Girls se reunirán el año que viene. Hasta entonces, satisface tus expectativas poniendo el videoclip Say You´ll Be There en bucle.

10. Y por último, conoce a la fan número 1 de las Spice en el documental de i-D Obsessed: La sexta Spice Girl. Lo sentimos, tu propia obsesión ha sido superada -y con creces-. Pero no decaigas, porque tengas el título o no, para ti siempre serás la verdadera sexta Spice Girl. 

No te pierdas:

*20 maneras de convertir tu vida en 'Juego de Tronos'
*20 formas de convertir tu vida en una película de Wes Anderson
*Una mirada al mundo de los excéntricos fans de los Rolling Stones

Recomendados


Fotografía Ellen von Unwerth
Director de Moda Edward Enninful
[The Secret Issue, No. 239, enero 2004]