10 citas de björk que muestran su complicada relación con el feminismo

La icónica artista islandesa rechazó el movimiento feminista por décadas, pero finalmente se adhiere a él a los 48 años. Aquí están todos los pormenores, en sus propias palabras.

por Zio Baritaux; traducido por Laura Castro
|
04 Septiembre 2017, 11:39pm

Zdjęcie: Ari Magg [i-D numer 244, wydanie The Passionate Issue, 2004 rok] 

Durante más de tres décadas, Björk ha desafiado los estereotipos de género y se ha transformado repetidamente. En 1982, a sus 16 años, vestía un chaleco de punto con un corte de hongo y se veía muy parecida a un niño de 12 años. Un año más tarde, Björk lucía muy femenina con un vestido de volantes, un gran moño y las mejillas pintadas de rojo como una muñeca antigua. Tres años después de eso, durante una actuación en vivo con el grupo postpunk KUKL, cantó luciendo su vientre de embarazada. A los Oscar llevó puesto lo que parecía un cisne muerto, dijo que no le interesaba la sexualidad normcore, y atacó a una reportera. Ella era quien quisiera ser, hacía lo que quería hacer, y no se disculpaba por nada. En resumen, era la encarnación de los ideales feministas, excepto que, casi durante todo el tiempo que ha sido famosa, Björk ha negado cualquier relación con el movimiento feminista. Pero hace tres años, a la edad de 48 años, tuvo un cambio radical y finalmente expresó su apoyo al feminismo de la tercera y cuarta ola. Aquí, trazamos su complicada relación con el movimiento feminista a través de sus propias citas, que van desde denuncias francas hasta prosa girl-power.

"Los hombres pueden ser tontos, gordos, divertidos, inteligentes, hardcore, sensuales, filosóficos; pero las mujeres siempre tienen que ser femeninas —dijo Björk en una entrevista de 1994 (arriba)—. Creo que eso es basura. Sólo me gusta ver a las mujeres que pueden ser personajes, y pueden ser ellas mismas".

"Creo que la única manera [en que las mujeres] ganarán algún tipo de batalla es simplemente ignorando todas estas tonterías feministas —dijo en una entrevista de 1996 para un programa de televisión finlandés (abajo)—. Cada vez que las mujeres comienzan a quejarse de su posición, empiezo a bostezar. Simplemente hagan lo que quieren hacer. No digan que no pueden estar en una banda, sólo vayan y hagan una banda".

"¿Sabes?, las feministas realmente me hartan —dijo en un número de la revista Bust de 1996—. De verdad me matan de aburrimiento".

"Probablemente se podría decir que mi mamá era una feminista, y la vi aislarse toda su vida de los hombres, y por lo tanto de la sociedad —le dijo a Bust en marzo de 2005—. Obviamente, no puedo tomarla como un ejemplo de todas las feministas, pero me parece que para mi generación es importante hacer las cosas en vez de quejarnos de que las cosas no están bien".

"Es interesante para mí criar a una niña —le dijo Björk a The Guardian—. Vas a una juguetería y los personajes femeninos ahí —Cenicienta, la dama de la Bella y la Bestia— tienen como deber principal encontrar al Principe encantado. Y pienso: 'espera un minuto, ¡es 2015!'. Hemos luchado muy duro para tener una opinión, y no sólo vivir a través de nuestras parejas, y aún así seguimos viendo cómo a las niñas de dos años les siguen dando este mensaje de que lo único importante es encontrar ese vestido increíble para que así el hombre las quiera".

"Definitivamente puedo sentir la tercera o cuarta ola feminista en el aire, así que tal vez éste sea un buen momento para abrir esa caja de Pandora y airearla un poco —dijo en una entrevista de 2015 con Pitchfork—. Por ejemplo, hice el 80% de los beats en Vespertine y me tomó tres años hacer ese álbum, porque todo eran microbeats. Fue como hacer una enorme pieza de bordado. El dúo Matmos llegó durante las últimas dos semanas y le agregó las percusiones a las canciones, pero no hizo ninguna de las partes principales, y en todas partes los acreditan como quienes hicieron todo el álbum. Drew [Daniel] [de Matmos] es mi amigo cercano, y en cada entrevista que tuvo, hizo la aclaración, y ni siquiera lo escucharon. Es algo muy extraño".

"No quise hablar de [feminismo] durante 10 años —admitió en la entrevista con Pitchfork—, pero luego pensé: 'Eres una cobarde si no hablas. No lo hagas por ti sino por las mujeres. Di algo' ".

"En el álbum activista Volta canté sobre las terroristas suicidas embarazadas y por la independencia de las Islas Feroe y Groenlandia —dijo Björk en un post de Facebook de 2016 [que i-D editó por razones de claridad]—. En el pedagógico álbum Biophilia canté acerca de las galaxias y los átomos, pero no fue hasta Vulnicura, donde compartí una angustia que tenía, que recibí la aceptación plena de los medios de comunicación. A los hombres se les permite ir de tema en tema; hacer ciencia ficción, piezas de época, ser bufonescos y chistosos, ser nerds de la música que se pierden en esculturales paisajes sonoros, pero no a las mujeres. Si no nos abrimos y desgarramos, y sangramos por los hombres y los niños en nuestras vidas estamos timando a nuestro público".

Hacia el final de ese post, Björk agregó: "El año próximo, aunque fui lo bastante valiente como para compartir con ustedes un clásico tema femenino —el desamor—, voy a cambiarme el vestuario y dejaré atrás este personaje".

"Mi madre fue una feminista muy activa y me crió pensando que ya nos habíamos quejado suficiente, y que era hora de empezar a hacer las cosas; así que salí e hice cosas. Me aseguré de no quejarme —le dijo a la revista Iceland en 2016—, pero, entonces me di cuenta de que las generaciones más jóvenes tal vez no tienen la misma experiencia que yo... Sentí que debía apoyarlas diciendo que no estaban solas... Que esto era algo difícil, y es verdad".

Este artículo fue publicado originalmente por i-D US.