raf simons para calvin klein mezcló el horror y la belleza americana

Desde Easy Riders hasta Sterling Ruby, la colección primavera/verano 2018 de Raf exploró su nueva visión de la vida estadounidense.

por Felix Petty; traducido por Laura Castro
|
sep. 8 2017, 5:40pm

Pocos países encapsulan tantas paradojas como Estados Unidos. Raf Simons tomó esto como el tema principal para su segunda temporada como Director Creativo de Calvin Klein. Si los looks de apertura de esta colección retomaron los uniformes de banda de guerra y tipo vaqueros de la temporada pasada en lujosas y pesadas sedas, rápidamente se convirtieron en una exploración de las contradicciones y los conflictos de Estados Unidos. O del "American dream, American horror" [El sueño americano, el horror americano], en las palabras de Raf.

Así, el representante por excelencia de la cultura Americana (Andy Warhol) estuvo presente en piezas fetichistas vinílicas y se vio mezclado con pompones reelaborados a manera de accesorios y vestidos. El estampado de Warhol de Dennis Hopper estuvo presente en toda la colección. Un motivo apto para la colección, Easy Rider, sigue siendo un hito de la contracultura de los años 60, y está igualmente lleno tanto de sueños americanos como de pesadillas americanas: motocicletas, amplias carreteras, muerte, ácido malo, un fajo de dinero de drogas metido en el escape de una moto —pintada con las barras y las estrellas— y un personaje principal apodado Capitán América.

No es que todo haya sido miedo y odio; también hubo mucho amor y mucha luz. De hecho, la fuerza del show estuvo en su capacidad de mezclar ambos aspectos de manera perfecta. Estos son los nuevos antihéroes americanos de Raf; rebeldes, hermosos, románticos, oscuramente fascinantes.

Así que fue una sucesión de looks femeninos modernos y minimalistas en magníficas combinaciones de colores, pero elaborados en el típico vinil de los disfraces sexuales, y combinados con sus respectivos guantes también de vinil. El menswear fue lindo y de aspecto juvenil, algunas veces, pero además de los retratos de Dennis Hopper de Andy Warhol, también estuvieron presentes las imágenes de choques automovilísticos de Warhol. Esos estampados perturbaron incluso al más bello y ligero de los vestidos lenceros.

Estas yuxtaposiciones y contrastes en la pasarela se vieron reflejadas en el techo, con una instalación específica del sitio por parte del antiguo colaborador de Raf, Sterling Ruby. Colgados por encima de la pasarela estaban los pompones antes mencionados, así como cintas, hachas y baldes de CK (llenos de sangre, tal vez, ¿a la Carrie? ).

"La moda intenta esconder el horror y enarbolar sólo la belleza —explicó Raf en las notas del show—. Pero ambos son parte de la vida. Esta colección es una celebración de eso: una celebración de la vida estadounidense.


Este artículo apareció originalmente en i-D UK y traducido por i-D México.