este fotógrafo crea mundos para captar la escena drag en la ciudad de méxico

Memo Díaz Martín retrata a las drag queens de la capital de México en coloridos imaginarios inspirados por las caricaturas y las telenovelas de los noventa.

por Diego Menchaca
|
09 Julio 2019, 4:17pm

“No quiero hacer imágenes que la gente vea e ignore, quiero que se queden un par de segundos viéndolas y quieran hacer algo con ellas”, dice Memo Díaz Martín a i-D sobre sus super saturados e imperdibles retratos de drag queens. El fotógrafo y redactor de 31 años arma sus propios sets, los cuales compone con distintos elementos de manualidades. La escena drag en México representa una revolución en una sociedad donde el machismo y la intolerancia aún figuran en la conversación diaria, y fue precisamente esta fuerza la que sedujo a Martín el año pasado a crear sus imágenes con drag queens como protagonistas.

Desde entonces, el originario de Yucatán ha logrado trabajar con muchas de las queens más reconocidas en el país –recientemente fotografió a Sailorfag para la portada de su nuevo EP Terrible, Perriemos. Hablamos con el fotógrafo para saber por qué el mundo debería voltear a ver la escena del drag en México, qué aporta ésta a su relación sentimental, y cómo se une a la lucha por dar visibilidad a la comunidad LGBTQ+.

sailor fag memo martin

¿Qué me puedes contar de tu infancia? ¿Cómo alimentó tu práctica de hoy?
Mérida siempre me ha parecido muy inspiradora, la luz de los atardeceres tiene algo muy especial y continuamente ha fomentado mi parte creativa. De niño era una ciudad aún más pequeña de lo que es ahora, y crecí con la televisión, todos estos colores e historias dramáticas de las telenovelas y la parte cómica de las caricaturas. También me gustaba mucho hacer manualidades, cortar, pegar y pintar cosas; siento que todo esto de alguna forma sigue en las cosas que yo hago, me parece algo encantador y que tiene una magia especial.

drag memo martin

¿Cómo decidiste volcar tus esfuerzos creativos a la fotografía?
Creo que siempre había buscado una manera de expresarme y que fuera una catarsis para poder vaciar mis ideas, construir y crear con ellas. En la foto encontré ese lugar donde puedo ser yo mismo sin límites, al ser mis ideas, yo decido cómo ejecutarlas, cómo hacer que una persona viva dentro de un mundo de fantasía. Nada en el mundo me da lo que la foto me da, y al final se vuelve una necesidad.

¿Cómo te habla el drag de hoy?
Para mí es una revolución, es valor y fuerza. En México —si bien ha dado ciertos pasos hacia una transformación— aún hay ciertas áreas donde los derechos y libertades para ciertos segmentos se ven afectados. En muchas partes del país aún es muy difícil existir en una realidad que no sea la del heterosexual o la de la figura del macho mexicano. Creo que el drag empuja esos límites y desafía el género. Me parece sumamente valiente y una lucha que se está dando, y lo mejor de todo es una lucha que no requiere armas ni violencia, sino creatividad. Cualquier lucha que tenga estas características me parece interesante y es por eso que de alguna manera me gustaría ser parte de ello: no haciendo drag, pero aportando un poco con las imágenes que puedo crear con ellas.

drag memo diaz martin

¿Cómo llegaste a la escena mexicana?
Por mi novio, cuando lo conocí me contó que hacía drag y me pareció muy interesante. Siempre había tenido la curiosidad de ver el drag de cerca, un día lo invité a hacer fotos y a ver qué pasaba. Hacemos muy buena mancuerna, tiene ideas que me encantan, y creo que las mías le parecen interesantes; funcionamos muy bien él siendo el personaje, y yo el fotógrafo. Por él conocí a otras queens como Amelia Waldorf, Cordelia Durango, Eva Blunt, y más con las que he tenido la suerte de colaborar.

¿Qué aporta el drag a tu relación sentimental?
Tener este nexo creativo es algo que nos une mucho como pareja, a pesar de que él también es fotógrafo –tiene otro estilo de foto. Esto es el eslabón que une la cadena y nos mantiene todo el tiempo pensando qué hacer, cuál será el próximo vestuario o el próximo set. Cuando trabajo con Suculenta —que es el personaje de mi novio Memo Hojas— hay este intercambio de ideas que me parece muy rico. Tener siempre a alguien al lado con quien puedes consultar y conocer algo más, para mí es muy enriquecedor y es algo que le agradezco muchísimo.

drag memo diaz martin

¿Por qué el mundo debería voltear a ver la comunidad drag de CDMX?
Creo que lo mejor que tiene la comunidad drag mexicana es la manera en que crea y el lugar desde el cuál se proyecta, porque sin tener estos grandes presupuestos o producciones, con dos o tres elementos, ellas hacen algo que es impresionante con códigos culturales únicos. El saber que es posible y que puedes utilizar la carencia a tu favor para desarrollar algo tan personal no ocurre en todos lados. A todas a las que he conocido saben perfectamente cómo 'hechizar' –y creo no hay otra palabra que las describa mejor.

El drag está entrando en el mainstream, ¿cómo crees que sea su futuro en la cultura?
Creo que el proyectarse en otros espacios más allá de los que tienen ahora. No es que no tengan que seguir en las fiestas o antros, pero es momento de crear otro tipo de contenidos que de alguna forma normalicen el panorama de la diversidad –televisión, música, teatro, o libros tal vez. Es importante llevarlo a otros espacios para que siga existiendo y evolucione. Estoy seguro que será así porque ya hay quienes están dando esos pasos: Margaret y Ya con sus shows en teatro, el proyecto de La Más Draga que es un fenómeno en este momento, todo esto suma para ir al siguiente escalón en el drag.

memo diaz martin drag margaret y ya

Para ti, ¿qué hace a una imagen poderosa?
Que ponga dentro de quién la ve una pregunta, que la imagen le cuestione, y quiera saber más de algo. El mundo no siempre es tan amable y lindo, entonces cuando una imagen te produce sensaciones, por un momento sales de esa realidad y te lleva algo que te puede generar placer o disgusto y eso la hace relevante.

¿Qué has aprendido sobre la visibilidad de la comunidad LGBTQ+ por medio de tu trabajo?
Lo mejor que me ha dejado mi trabajo es conocer a las personas que he fotografiado: sus historias, sus ideas, su manera de ver el mundo y a dónde quieren ir, creo que hacen falta este tipo de historias. Una vez escuché que una sociedad es las historias que se cuentan de sí misma, y a nosotros nos hace falta eso. Esas historias donde escuchemos que la gente LGBTQ+ sí puede hacerlo a pesar de tener todo en contra y que salieron con sus propias armas, sin pisar a nadie y con la creatividad por delante. Al verlxs a ellxs que no tienen miedo y que se arrojan a hacerlo, también me impulsa y me hace creer que podemos formar una comunidad real para sumar fuerzas.

memo martin
Los Malos Hijos.

¿Tienes algún proyecto en puerta?
Cuando ganó Peña Nieto, comencé una serie de fotografía que se llamaba Los Malos Hijos. Era una sátira política sobre los personajes más corruptos que conocemos de la política traducido a fotos; estaba en contra de que llegara a la presidencia de esa manera y fue mi manera de hacer algo en el momento. Me gustaría unir esa parte social y política al drag —que en sí ya es político— y crear una serie en torno a esto; es algo que me gustaría desarrollar mucho más.

memo diaz martin drag

¿Qué te emociona del futuro?
Me emociona mucho la nueva generación porque creo que respecto al tema queer, afortunadamente ya no traen este tipo de prejuicios y barreras que nos impiden acercarnos y es algo mucho más normalizado. Me emociona saber cómo va a ser y qué va a pasar, cuáles van a ser estas mezclas e interacciones que habrá entre todos para ya no tener que poner el apellido gay, lesbiana, LGBT o queer. Que simplemente seamos personas y podamos convivir e interactuar basándonos en méritos y no en el género o la preferencia sexual. Creo es responsabilidad de todos, cada quien desde su trinchera tiene que hacer su propia revolución, crear ese cambio para que en algún futuro alguien más pueda disfrutar de una libertad que conquistamos entre todos.

memo martin diaz
memo diaz martin

Créditos


Texto Diego Menchaca

Fotografía Memo Díaz Martín