¿las modelos generadas por computadora ayudarán a la diversidad?

Balmain utilizó tres modelos CGI para su nueva campaña. ¿Por?

|
ago. 31 2018, 8:12pm

Imagen vía Instagram 

Balmain ha lanzado tres caras nuevas, Margot, Zhi y Shudu, para su nueva campaña de la bolsa Bbox. Balmain usualmente se las arregla con una variada selección de Jenners, Hadids, Kardashians y un par de modelos "menos famosas" de aspecto muy caro. Pero estas nuevas caras uniéndose al #balmainarmy son avatares CGI creados por el fotógrafo británico Cameron-James Wilson.

Quizás recuerdes a Shudu: ella causó gran polémica porque si de por sí hay oportunidades limitadas para las modelos de piel oscura, a una modelo CGI no le importa que le paguen o exista un trato justo. Cameron-James Wilson explicó a Harper's Bazaar en el momento en que Shudu "representa muchos de los modelos reales de hoy. Hay un gran movimiento con modelos de piel oscura, por lo que las representa y se inspira en ellas".

Pero el problema es que este tipo de truco realmente no hace nada para ayudar a ese movimiento de modelos de piel oscura. Margot, como lo dice el director creativo de Balmain, Olivier Rousteing, es su chica francesa idealizada. Zhi, mientras tanto, es una china al estilo rock'n'roll-David Bowie. "Ser único es realmente importante", dijo a Refinery29, "porque cada una tiene su propia personalidad".

¿Los robots vienen por nuestros trabajos? Más que nada, están siendo diseñados predominantemente por hombres blancos. Shudu y Zhi son puramente fantasías de Cameron; visiones idealizadas de mujeres negras, mujeres chinas, programadas y creadas y ejecutadas con sus prejuicios y gustos.

La brecha entre la moda de lujo y la tecnología se está reduciendo, aunque siempre termina sintiéndose un poco artificioso. Lil Miquela, por un momento, fue algo interesante, pero solo por lo que su existencia reveló la banalidad de los influencers "reales". Pero, ¿qué hay de los modelos CGI? Bueno, a pesar del argumento de Cameron y Olivier de que Zhi y Shudu aumentarán la diversidad, es difícil ver cómo realmente lo hará.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.