chicos para todos los gustos: exploramos la revolución del modelo masculino

Gracias a la nueva tendencia que han adoptado los agentes de casting, ser guapo ya no es suficiente para triunfar en la industria de la moda.

|
feb. 7 2017, 9:10am

El universo de los modelos masculinos cuenta con pocos nombres importantes y pocos personajes destacados, ya que, cada temporada, los diseñadores cambian su historia —y sus personajes también—. "Trabajo en mis colecciones como si fueran cortometrajes, con un escenario propio", nos contaba Kris Van Assche, director creativo de Dior Homme con respecto a su último casting. "Para esta temporada, reimaginé una rave donde todos se expresaran sin restricciones donde, en medio de la multitud, un chico misterioso permanecería de pie enfundado en un traje oscuro. Todos se darían la vuelta para mirarlo. Ese es l'homme Dior". Ahora y más que nunca en la historia de la moda masculina, los diseñadores se han aventurado a contar historias sobre sus propios mundos, y el casting se ha convertido en la piedra angular para que esas narrativas cobren vida.

Esa clase de casting que solía ser característico de tan solo algunos genios (Rick Owens, Raf Simons, Hedi Slimane, Yohji Yamamoto), ahora se está volviendo una práctica común, incluso en las firmas más conservadoras. Sin embargo, las marcas han basado la elección de su casting en rasgos físicos muy específicos durante mucho tiempo. "He notado un cambio en las últimas temporadas. Las marcas quieren hacer algo muy suyo, por lo que están buscando personajes idóneos en lugar de simplemente 'el chaval que está de moda esta temporada'", nos explica Adam Hindle, director de casting de Sacaï y Céline. "Creo que realmente se quiere que los modelos sean creíbles, por eso se buscan chicos que podrían estar en un grupo de música, ser poetas o, simplemente, que sean adecuados para dicha narrativa. Los diseñadores y estilistas están buscando personajes que puedan representar su mensaje, que cuenten una historia".

William, 18, estadounidense (J.W.Anderson, Facetasm, Loewe, Etudes) @Elite

Esta nueva demanda se ha traducido en el surgimiento de agencias de casting dedicadas a descubrir modelos que encarnen una realidad y un personaje, en lugar de solo rostros con los ángulos más perfectos. Tenemos, por ejemplo, a Eva Göbel y su agencia Tomorrow is Another Day, cuyos modelos suelen conformar casi al completo el casting de firmas como Vetements y Balenciaga. Sin embargo, cada vez más agencias alternativas como Midland, Rockmen, Brother y Lumpen están dejando su marca en la industria.

"Llegué a la moda con una base profesional cinematográfica", dice Avdotja Alexandrova, fundadora de Lumpen en Moscú. "Quiero aportar rostros reales a la moda". La credibilidad de las calles se ha convertido en la nueva norma; la actitud, en un requisito; la personalidad, en una necesidad; las imperfecciones, en un valor añadido. "Cada vez más diseñadores y estilistas quieren saber acerca de la vida de sus modelos", dice Antoine Duhayot, booker jefe de Rockmen en París. "Por ejemplo, uno de nuestros chicos, Raphaël, es estudiante de literatura en una muy buena escuela. A la gente le encanta eso. Es algo que no se suele da en la industria de las modelos porque quieren asegurarse de que las chicas solo se concentren en su carrera como modelo". Sin embargo, de acuerdo con Adam Hindle, quien también trabaja en castings femeninos, ese lado de la industria también está evolucionando. "Con las mujeres, esto pasa desde antes. Ciertas marcas tienen sus gangs donde los personajes y la individualidad del casting es una pieza clave de su imagen. Sin embargo, en el caso de las mujeres, esto es más fácil, ya que se puede transformar a una chica en el personaje que quieras a través del pelo y el maquillaje".

Durante mucho tiempo, el término "new face" conllevaba una esperanza de éxito que se convirtió, para bien o para mal, en un patrón dentro del menswear. Sophie Bruynoghe —directora de casting de Hermès— reconoce la evolución del casting, aunque la casa francesa es conocida por sus criterios clásicos y específicos. "En lugar de construir una carrera paso a paso, algunos chicos se convierten en los 'it boys' de la temporada y luego, en un abrir y cerrar de ojos, desaparecen", nos dice. "En primer lugar, porque son muy jóvenes y su complexión cambia rápidamente. En segundo lugar, hoy en día la gente se aburre muy rápido, en especial de los chicos con un aspecto inusual. La democratización de los modelos masculino es algo positivo, en sintonía con nuestro mundo en constante evolución. Es un trabajo que se está volviendo más accesible. Sin embargo, teniendo en cuenta el enorme número de candidatos, es muy difícil lograr triunfar en la carrera de modelo. Sucede en muy pocos casos y es bastante impredecible".

En pocas palabras, cada vez más personas conseguirán ser modelos, pero no durarán. Antoine lo ve como algo positivo: "La mayoría de los jóvenes que ahora quiere la gente nunca han pensado en trabajar como modelos. Normalmente, tienen sus propias ambiciones y sueños aparte y consideran ser modelos como un "plus". Les alentamos a lograr sus propios objetivos y, de alguna forma, esta evolución está consiguiendo que el ambiente que se respira en la industria sea menos cruel. No prometemos la luna, lo que hace que el sistema sea más saludable".

Zacharie, 18, francés (Dior, Berluti, Lanvin) @Success

Horry, 19, francés (Paul Smith, Kenzo, Off/White) @Rockmen

Raphaël, 19, francés (Valentino, Officine Générale) @Rockmen

Anton, 17, danés (exclusivo de Gosha Rubchinskiy) @Success

Recomendados


Texto Tess Lochanski
Fotografía Jun Yasui