fecal matter está redefiniendo la belleza con su realidad alienígena

El dúo de diseñadores, músicos, curadores, artistas, seres de otro mundo estuvieron recientemente en la Ciudad de México para romper con lo cotidiano.

|
may. 14 2018, 8:09am

Hannah Rose Dalton y Steven Raj Bhaskaran se conocieron en una escuela de costura en Montreal. Steven se identifica como de género no binario y Hannah piensa en sí misma como una activista y alienígena. Steven nació en Montreal pero vivió en Guyana hasta los diez años, en un ambiente opresivo, rodeado de extrema pobreza. Montreal expuso a Steven a las posibilidades de la expresión personal a través de la moda y el arte. Hannah nació en Nueva Zelanda pero creció en Montreal. Se conocieron y su aversión por lo ordinario los unió para después crear juntos Fecal Matter.

Recientemente estuvieron por primera vez en la Ciudad de México, tocando en el evento de Provocar Mexico. “A través de Instagram, desarrollamos un vínculo muy estrecho con aquellos que desafían el conservadurismo y cambian los límites en la Ciudad de México. El viaje se realizó gracias a los bellos artistas Ana García y Havi. Ambos son trans y han usado su valentía para impulsar aún más la escena”, nos dijeron.

“[Lo más inspirador que vimos en México fue] la valentía de las personas trans y no binarias. Conocimos a muchas personas que también están en el mismo camino que nosotros hacia la autoexpresión. Su valentía en circunstancias difíciles nos ha inspirado y nos ha recordado por qué hacemos lo que hacemos. La gente olvida lo afortunados que son por poder salir de la calle sin ningún riesgo de asalto u odio. Al conocer a individuos como Israel Verdin, un artista de performance, tenemos que aprender sobre su lucha para ser aceptados por su familia y la ansiedad y los peligros de vivir lejos de la parte central de la Ciudad de México. Los jóvenes mexicanos lidian con obstáculos mucho más grandes que los jóvenes de Nueva York o Londres. Pero eso es lo que los hace tan fuertes y tan valientes. Fue hermoso compartir nuestras experiencias y llegar a la conclusión de que todos estamos unidos a través de nuestra lucha por el cambio y por una raza humana más progresista”. A continuación cada uno nos habla de sus experiencias y pensamientos sobre la belleza mientras comparten su sesión de fotos por las calles de la Roma en CDMX.

Steven en la Ciudad de México

Steven Raj Bhaskaran

“Me di cuenta de la importancia de la belleza por primera vez cuando a mi vecina en Guyana su esposo le roció ácido en la cara por haberlo engañado. Esta mujer era muy popular. Luego comenzó a aislarse de todos en el vecindario y desde ese momento empecé a comprender la importancia de la belleza y cuán necesario era desafiar sus estándares por aquellos que nunca encajarían en ellos.

En mi adolescencia tenía sobrepeso. Odiaba mucho mi cuerpo. Evitaba los espejos a toda costa. Sufrí mucho porque comía por estrés. Mi madre hizo lo mismo, mi hermana también, así que naturalmente yo lo hice. Mis motivos eran diferentes a los de ellas, yo comía debido al miedo que tenía a ser gay. Empecé a darme cuenta de que me gustaban los hombres y tenía miedo de aceptarlo debido a lo conservador que era mi entorno. Cuando cumplí los 14 años, comencé a ir al gimnasio, pero lo llevé demasiado lejos. Dejaba mi cuerpo completamente exhausto. Fue una batalla. Ahora, finalmente encontré una especie de equilibrio. Todavía tengo malos hábitos alimenticios y todavía me obsesiono con mi cuerpo, pero estoy en paz con mi apariencia. Aprendí a amarme por todo lo que soy. En este momento, estoy emprendiendo una nueva travesía con respecto a mi género. La imagen que tengo de mí mismo todavía está evolucionando.

Siempre me ha sido difícil lidiar con la presión de los ideales de belleza de género. Nunca me sentí cómodo con mi género. Traté de verme como un hombre cisgénero cuando era más joven. Logré mi cometido, pero nunca me llegué a sentir bien. Comencé a jugar con el maquillaje, pero nunca tuve el valor de usarlo en público o incluso fuera de mi habitación. Tenía mucho miedo de que eso desencadenara aún más agresiones contra mí de las que ya sufría. Fue sólo hasta que conocí a Hannah que pude comenzar a experimentar y caminar fuera de mi habitación usando sombra roja en los ojos y lápiz labial negro. Ahora, me divierto con todo eso y he desarrollado el valor suficiente para salir yo solo a la calle y encontrarme con Hannah. Hannah me ha ayudado mucho porque me quiere sin importar cómo luzca y me apoya mucho en mi travesía.

Recibimos mucho odio, tanto por Internet como en la calle. La gente no entiende lo que hacemos, quieren crear la imagen de que somos un dúo artístico de blancos privilegiados, cuando en realidad, yo soy mitad srilanqués y mitad guyanés. Aún hoy sufro extrema violencia debido a mi color de piel y mi expresión de género. Nuestra forma de lidiar con el odio que existe hacia nosotros es convirtiendo el dolor en creación. Cuando nos sentimos heridos, nos escapamos a nuestro mundo y combatimos el odio con un nuevo look o un nuevo concepto fotográfico.

Iniciamos Fecal Matter con la idea de desafiar la censura. Queríamos una plataforma que nos permitiera expresarnos libremente y sin limitaciones. La honestidad es nuestro principal objetivo. Esperamos promover la verdad; la verdad sobre la industria de la moda, la experiencia humana y nuestra realidad".

Hannah en la Ciudad de México

Hannah Rose Dalton

"Crecí usando un uniforme escolar muy estricto. No tenía opción, pero para ser sincera, siempre agradecí usar uniforme porque así nadie podía burlarse de mí por cómo visto. Eso nos hizo a todos iguales. Pero al salir de la preparatoria, no tenía una identidad visual y me costaba mucho trabajo expresar mi ser interior en mi ser exterior. Los medios de comunicación inducen una visión única de cómo debe verse una mujer.

Por un tiempo, adopté esa impersonal identidad visual para enmascarar mi ser interior. Era casi como una capa protectora que usaba en público; pero en mi habitación cosía, creaba, investigaba, cosas que no me atrevía a contarles a otros en ese momento. Temía que me juzgaran, excluyeran, cuestionaran y alienaran. Hace unas semanas fui a una reunión de la preparatoria luciendo cómo lo hago ahora. Curiosamente, la mayoría me recibió bien y me entendió, pero también hubo muchos que estaban preocupados y me preguntaron si tenía un problema de adicción o si estaba drogada.

De hecho, no utilicé maquillaje hasta los 18 años. Mientras crecía, percibía el maquillaje como una máscara para disfrazar mi verdadero ser. Los medios de comunicación le dicen a las jóvenes que el maquillaje es un medio para atraer a los hombres y para verse como una "mujer más deseable". Odiaba eso y no quería tener nada que ver con esos productos que promovían la seducción. Era una chica profesional y quería evitar la misoginia. Fue sólo hasta que conocí a Steven que descubrí el lado divertido del maquillaje, y cómo puede usarse como una herramienta para la expresión personal.

La belleza puede significar lo que quieras que signifique. Todo se trata de percepción. No tiene nada que ver con la apariencia física, pero tiene todo que ver con cómo te sientes en tu interior. Una mente hermosa es más importante para nosotros que un cuerpo hermoso. La belleza en sí misma puede ser muy limitante, es por eso que nos gusta enfocarnos en áreas muy alejadas de ella. Áreas que no dependen de la belleza para funcionar. Encontramos libertad fuera de lo que se considera bello y atractivo. Cuando decimos áreas, no nos referimos a ubicaciones físicas reales, estamos hablando de lugares emocionales. Lugares en nuestras mentes que nunca visitamos porque nos da miedo. Encontramos belleza en lo que normalmente puede desagradarle al público en general. Encontramos belleza en el dolor y las heridas que nos causa la violencia y el abuso. Convertir lo negativo en algo positivo nos ayuda a sanar.

Hannah y Steven en Ciudad de México

Steven y yo nos ayudamos mutuamente en todas las maneras posibles. Es un desafío ser tan cercano a alguien y trabajar con esa persona y estar en una relación con ella, y que además esa persona sea tu mejor amigo. Crea mucha dependencia, pero es algo de lo que hemos aprendido lecciones muy valiosas. Nos hemos ayudado a ser mejores seres humanos.

Todavía estamos evolucionando. Es un viaje continúo. Perseguir tus sueños al lado de otra persona no es fácil. Al principio luchábamos contra esta idea de ser un dúo; queríamos estar juntos, pero hacer nuestros proyectos por separado. Cuando éramos niños, no imaginábamos ni veíamos el valor de crear junto con otra persona, pero eso fue antes de entender la importancia de tener a alguien que entienda por completo tu mente en toda su gloria y fealdad. Nos ayudamos mutuamente a aceptar nuestro verdadero yo y a valorar cuán rara es nuestra relación.

Hannah y Steven en la Ciudad de México

La entrevista apareció originalmente en i-D UK y se modificó por i-D México.

Fotografías cortesía de Fecal Matter.