Tallulah y Elijah

¿cómo es una relación donde uno de los dos está en plena transición de género?

Para Elijah y Tallulah, experimentar su transición juntos les ha unido todavía más.

por Tish Weinstoc; fotografías de Tallulah and Elijah
|
31 Mayo 2018, 7:48am

Tallulah y Elijah

Tallulah Haddon y Elijah Harris son compañeros de trabajo, compañeros en el amor y socios en el queerness. O, como se describen poéticamente, "una pareja queer femme-daddy y trans sissy". Observando a Tallulah en una actuación de cabaret organizada por Fagulous, Elijah pensó por primera vez: "¿Quién es este bicho raro haciendo un surrealista espectáculo sobre canibalismo? mientras hace beatboxing?" No hace falta decir que se caen bien. En ese momento, Elijah estaba en proceso de transición. Todas las relaciones son únicas, y aunque la experiencia de Tallulah y Elijah no es una a la que muchas parejas se enfrentan, fue lo que finalmente les acercó más.

Según ellos, han pasado los últimos 42 años como pareja (o eso dicen, no estamos tan convencidos sobre este punto), y ahora se pasan el día cuidando 700 conejos, haciendo performances, compartiendo saliva y actuando como embajadores queer. Pero, sobre todo, se apoyan mutuamente para lograr sus objetivos. Hablamos con ellos para descubrir su bonita y única visión de las complejidades de una relación queer.

¿Cómo os conocisteis?
Tallulah: Nos conocimos en un evento de Gay Shame. Elijah llevaba pantalones dorados. No recuerda nada porque estaba demasiado borracho. Tengo el recuerdo de mirar su trasero mientras se alejaba con esos pantalones dorados. Tiene muy buen culo. Era, con mucho, la persona más hermosa que había visto en mi vida, no estaba seguro de que fuera real. Nos conocimos alrededor de un año después, Elijah me estaba acechando. Estaba actuando en una competición de cabaret, llegué unos tres minutos antes de que empezase a actuar. Después de eso, empezamos a hablar.

Eli: Nos encontramos en una noche de cabaret organizada por el maravilloso Fagulous. Estaba apoyando a un amigo que estaba actuando y Tallulah estaba haciendo una presentación. Solo pensé: "¿Quién es este bicho raro que hace una interpretación espeluznante y pervertida sobre el canibalismo, mientras hace beatboxing?" Parecía una pequeña criatura mítica brillante. Nos orinamos encima el uno al otro toda la noche y luego la invité a salir. Realmente no sabía cómo se veía por el maquillaje, pero sabía que me gustaba la manera en que su boca formaba palabras. No le molestaba que estuviera en plena transición de género, pensaba que me sentía como una figura a medio formar, en un estado de devenir. Vomité en nuestra primera cita porque iba muy borracho, pero aún así me besó. Luego, se convirtió en una obsesión mutua.

¿Os habéis cambiado el uno al otro? ¿Si es así, cómo?
Tallulah: Sí, lancé un hechizo sobre Elijah y se convirtió en un hombre. Fui yo. En los primeros días teníamos bromas de que Elijah se estaba convirtiendo en un oso, posiblemente un camaleón, que es un cambiaformas, y no podía aferrarme a él. Realmente no quisiera cambiar a Elijah. Sin embargo, creo que lo he alentado a que use ropa rosa y otro tipo de cosas que nunca habría hecho. Le he teñido el pelo con todo tipo de colores y lo he hecho escupir y llorar en frasquitos para hacer un colgante de ellos.

Eli: Como si fuera un cangrejo ermitaño, nuestra relación me ha dado el coraje de salir de este pequeño caparazón y buscar uno más grande un poco más cerca de la playa, más cerca del agua o algo así. ¿Tal vez Tallulah diga que se ducha más por mi culpa?

¿Cómo la relación os ha cambiado como personas?
Tallulah:
¿Cómo puedo explicarlo? ¿Cómo puedo describir algo que siento parte de mí? No sé cómo analizarlo la verdad.

Eli: Cuando nos conocimos llevaba tomando hormonas un mes, así que he pasado por muchos cambios físicos. A los pocos meses de nuestra relación, me sometí a una cirugía superior, así que fue muy intenso para ella, para mí y para nosotros como pareja. Fue bastante extraño. Ahora está todo bastante asimilado, tanto mi transición como nuestra relación. No digo que hubiera sido una persona diferente sin ella, simplemente que habría sido todo muy distinto.

¿Qué habéis aprendido el uno del otro?
Tallulah: Él me enseñó lo que es un "palo francés", lo que se siente cuando el mar me toca los pies y lo que significa ser valiente. Siempre he sido valiente, pero he visto un tipo diferente de valentía en Elijah. Me ha hecho mantener la cabeza a raya a veces, cuando siento que quiero huir de toda la mierda. Me gusta verlo nadar, ver su pequeño cuerpo flotando dentro y fuera de la marea, su nuevo pecho carnoso. También es la razón por la que adoro a Ariana Grande.

Eli: Mi familia no es ni remotamente religiosa así que ser parte de las tradiciones judías de su familia ha sido realmente genial, y ellos son liberales, así que todo está bastante relajado. Juego un papel especial en la cena de la Pascua, donde dejas la puerta abierta para el Profeta Elijah. Así que me fui justo antes de esa parte de la ceremonia y me abrieron la puerta. Es un momento agradable más que nada, y resume cuán abierta y amable ha sido su familia conmigo. Otra cosa que me ha enseñado es cómo hablar sobre la caca. Tallulah derriba las capas de mi ser reprimido. Ahora soy mucho mejor conversando, y también me siento cómodo diciéndole lo que necesito. Es lindo, esto que tenemos.

¿Qué significa estar en una relación queer?
Tallulah: Varias cosas. Por un lado, es una rebelión contra la cultura heteronormativa, una acción política. También es muy divertido y extraño, incluso surrealista. Situaciones como que tu pareja se corte las tetas no son un problema en las relaciones de otras personas. Ver a alguien que amas con dolor y angustia por culpa de su cuerpo, cómo se siente consigo mismo y cómo los tratan las otras personas realmente es jodido. Y si luego no haces chistes acerca de que sus tetas están en frascos de laboratorio, podrías llorar sobre lo intenso que es todo.

Me encuentro adaptándome todo el tiempo, evolucionando. Si una cosa no funciona, lo dejamos e intentamos otra cosa. La necesidad es la madre de la invención. Nuestra lengua vernácula también puede ser una barrera: expresarse puede ser difícil cuando los términos correctos, el idioma correcto, aún no se ha inventado. 'Novio' no suena bien, por ejemplo. No describe las complejidades y la alegría de lo que he experimentado. Normalmente me gusta decir socio porque siento que somos socios; socios enamorados, en solidaridad.

Eli: Creo que para nosotros es político. Definitivamente no somos una pareja cis-het. Somos raros, estamos indignados y orgullosos. A veces, si estamos en un espacio extraño y T está haciendo una performance, la gente evita mirarme y habla con ella. Entiendo que ella tiene un aspecto extraño y genial, pero yo no soy su novio cis. Eso me vuelve loco. Para la mayoría de las personas, nuestra relación es 'otra'. No todos pueden entenderlo y sienten la necesidad de etiquetarnos, especialmente cuando se trata de la sexualidad de T. Lo cual es jodidamente básico realmente. Por lo tanto, nuestra rareza y mi identidad como una persona trans, es parte de nosotros como pareja. Creamos espacios el uno para el otro de formas que no he experimentado antes.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.