Fotografía Felipe Nogueira

loyal lobos es la artista colombiana haciendo un folk-pop inquietante

La cantante y compositora Andrea Silva nos cuenta cómo no dejará que el sentimiento anti-inmigrante la detenga.

por Ariana Marsh
|
25 Octubre 2018, 1:00pm

Fotografía Felipe Nogueira

Donde Andrea Silva creció, en las afueras de Bogotá, Colombia, cantar significaba no asistir a la escuela. Los estudiantes miembros del coro se presentaban en eventos religiosos que a menudo ocurrían durante las horas de clase, por lo que cuando la maestra de música de la escuela escuchó la voz de Andrea y le pidió que fuera solista, estaba más que interesada. "Siempre interpretaba 'Ave María'; mi abuela asistía a todos los funerales y a primeras comuniones solo para escucharme, aunque no conociera a la familia involucrada", le dice Andrea a i-D con una sonrisa. "Así es como empecé a cantar, solo quería saltarme las clases cuando sea que pudiera".

Diez años después, y la tendencia de Andrea de abandonar la escuela no había cambiado. Excepto que esta vez ella estaba faltando a clase en su universidad de música de Los Ángeles para escribir y grabar su primer EP. Todavía se estaba acostumbrando a Hollywood después de su solitaria mudanza al extranjero, sufría de corazón roto, y estaba batallando financieramente hasta el punto en que puso su apartamento en Airbnb y vivía de los pocos dólares extra que esto le daba. Además, Donald Trump estaba en campaña para la presidencia y, aunque todavía no lo sabía, su discurso anti-inmigrantes y su cruzada de duras políticas de inmigración la afectaron a ella, una inmigrante latina, de la manera más frustrante. "Estaba bastante deprimida", admite Andrea sobre ese momento. "Las canciones que estaba escribiendo capturaban ese período".

Eso fue hace hace casi dos años y Andrea es conocida profesionalmente como Loyal Lobos, quien decidió lanzar algunas de las canciones en forma de EP. "Quiero publicarlo porque es muy importante para mi corazón y fue el comienzo de muchas de las grandes experiencias musicales que tuve", explica. Llamado The Fall, el proyecto consta de cinco canciones sobre un corazón roto con matices folklóricos en su máxima belleza. Hoy en día, i-D estrena el tema Wrong, con preciosas vocales que suenan como un día bañado por el sol y sirven como un brillante contraste con las letras melancólicas que expresan.

A continuación, i-D habla con Loyal Lobos sobre su inquietante EP y cómo es para una inmigrante latina crear, vivir y simplemente estar en Estados Unidos bajo el mandato de Trump.

Después de cantar en el coro de tu escuela, dejaste de buscar una carrera en la música al llegar a la preparatoria. Entonces, ¿por qué decidiste especializarte en ello?
Originalmente iba a estudiar derecho, pero la música era algo que me permitiría mudarme del país. Tuve muchos problemas con el slut-shaming y el bullying en la preparatoria. Crecí en una sociedad de mentalidad muy cerrada y realmente quería irme. Sabía que la música era lo único que mis padres me permitirían estudiar fuera del país porque podía obtener una educación del mismo nivel para casi cualquier otra carrera en Colombia.

¿Cómo terminó siendo tu experiencia universitaria?
Ugh - la odiaba. Fui al Instituto de Músicos y me salté todas las clases que pude. Tenía este sistema en el que calculaba cuántas veces tenía que ir a clase y exactamente qué calificaciones tenía que obtener para no reprobar. Más que nada, me quedé en casa haciendo mi demo o iba a shows.

Estabas escribiendo el EP durante ese tiempo emocional y financieramente volátil. ¿Cómo pudiste armarlo?
El EP es mi primer proyecto y es muy querido para mi corazón. Fue grabado muy orgánicamente y es bastante directo y sencillo. Lo escribí cuando estaba deprimida; me acababa de mudar a un nuevo país donde apenas conocía gente, me había enamorado y tenía el corazón roto, y estaba en medio de un ambiente tóxico. Me estaba quedando en los sofás de mis amigos porque estaba en una situación en la que no podía ir con mi familia por dinero y no podía trabajar debido a mi visa. Escribí de todo eso. El EP trata de tener el corazón roto, pero también de salir de ese período y apreciar la tristeza y no luchar contra ella.

Tiene tintes muy folk: ¿es ese el género que siempre te ha atraído?
Mi intención no es ser una artista folk. Cuando llegué a la universidad, hice primero synth-pop, pero no me sentía bien. Casi al mismo tiempo que empecé a escribir el EP, empecé a salir con un grupo de personas y lo que estaban haciendo era muy folk, por lo que eso me influenció un poco. Estaba más obsesionada con la idea de tocar mi guitarra y cantar una canción y ser real. En este momento estoy trabajando en cosas nuevas que tienen muchos elementos electrónicos, pop y percusivos.

La escena folklórica estadounidense está compuesta en gran parte por artistas masculinos blancos. ¿Alguna vez sentiste que no había espacio para ti?
La escena folclórica aquí es un cierto grupo de personas y realmente no hay espacio, es muy estadounidense y muy blanco, ¿sabes? Realmente no me siento parte de la escena, pero estoy de acuerdo con eso porque de todos modos no me siento a mí mismo como parte de un género. He recibido mucho apoyo de personas sudamericanas que realmente aprecian la música folk y eso es lo que realmente me emociona.

Trump estaba haciendo campaña para presidente en la época en que escribías el EP. Dijiste que su postura respecto a los inmigrantes y la inmigración realmente no te afectó, ¿cómo ha cambiado eso?
En ese entonces, Trump y su discurso de odio eran solo este gran alboroto. Pero ahora realmente me está afectando. He estado en muchos ambientes muy blancos donde la gente dice que odian a Trump, pero al mismo tiempo hacen comentarios sobre mí o tienen una actitud hacia mí que claramente no es inclusiva. Las personas que dicen que se oponen a ciertas creencias, pero en realidad no lo muestran a diario, el hecho de haber sido testigo de ese doble discurso ha sido muy irritante para mí. Y, por supuesto, el sentimiento generalizado contra los inmigrantes es muy decepcionante. Sin embargo, lo que es específicamente frustrante son las limitaciones que el gobierno ha implementado para paralizar a propósito los procesos de inmigración. Hacen que todo sea un proceso de acoso y pasas por eso o pierdes.

No tener un número de seguro social es un recordatorio constante de que no eres una persona real, un ciudadano que existe en el sistema. Tengo uno, pero ahora no he podido salir del país desde febrero y van a pasar otros seis meses hasta que pueda. Me siento muy nostálgica, y a pesar de que legalmente se me permite estar aquí, actualmente no puedo trabajar. No puedes trabajar, no puedes regresar a tu casa y, si solicitas beneficios de salud, te deportan. Es triste. El gobierno es un bully.

¿Alguna vez ha considerado mudarte a Europa para seguir su carrera debido a las políticas de inmigración de Estados Unidos?
En Colombia, me sacaron de mi casa cuando era pequeña porque los guerrilleros se apoderaron del área en la que vivía. Cada país tiene sus propios problemas. No importa dónde viva, siempre habrá limitaciones y obstáculos, pero para mí, eso no significa que la solución sea irse. Tengo gente aquí que amo y no voy a desechar a la familia que he construido aquí porque no estoy de acuerdo con la política.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
COLOMBIA
Bogotá
latin
Loyal Lobos