conoce a los jóvenes gay árabes que están causando conmoción en tel aviv

Estos chicos gay son veinteañeros y palestinos y están desafiando las identidades sexuales y políticas desde el corazón de Tel Aviv.

por i-D Staff y Colin Crummy
|
18 Junio 2015, 7:35am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Fadi tiene un problema: sigue acostándose con hombres inadecuados que encuentra en los clubes gay de Tel Aviv. Son chicos judíos buenos, guapos y con encanto. ¿Cuál es el problema entonces? Su ferviente nacionalista palestino. "Me estoy enamorando de un sionista", Fadi le explica a su mejor amiga Nagham en el nuevo documental, Oriented. "Estoy enamorado del enemigo".

El peligro de salir en Tel Aviv es solo uno de los complejos dilemas sociales, culturales, políticos y personales que presenta Oriented en su estreno mundial en el Sheffield Doc/Fest de este mes. La primera película como director del británico Jake Witzenfeld sigue a tres chicos palestinos gay en sus veintitantos que viven en la zona de Yafo en Tel Aviv, un enclave costero de moda justo al sur de la ciudad en la costa mediterránea.

Khader es un activista extrovertido que vive con su novio judío David; Naeem se siente cómodo en la burbuja de Tel Aviv, pero no ha revelado su orientación sexual frente a sus padres en casa; Fadi está teniendo problemas para conciliar su profundo nacionalismo palestino con su hábito de enamorarse de hombres israelíes con uniforme.

Hablamos con los protagonistas de la película en una cafetería iluminada por el sol el día después del estreno de la película. Khader Abu Seif, (28, trabaja en publicidad) es divertido, coqueto y parlanchín; Fadi Daeem (27, enfermero) es inexpresivo, conciso y tiene piercings y gafas de sol que parecen decir "fuck off"; Naeem Jiryes (26, también enfermero) es sincero, dulce y lleva una gorra de béisbol y barba.

Al convivir con ellos, se entiende por qué el cineasta Jake Witzenfeld decidió seguir a estos chicos durante 18 meses. Los tres jóvenes palestinos son divertidos, estridentes, inteligentes y a todos les gusta la bebida. Piden gin tonics. Intentan ligar con el camarero (Khader) y luego le echan la bronca por su lentitud con la comida (también lo hace Khader). "Quiero matarlo", ríe.

Witzenfeld se encontró con los chicos por un video de YouTube que hicieron con el nombre Qambata. Los vídeos se hicieron virales después de que destacaran algunos temas tabú -como la homosexualidad y la igualdad de género- en el mundo árabe. Decidieron hacerlo una noche de borrachera, dice Khader, porque querían expresar los sentimientos de una nueva generación árabe. "Nosotros no teníamos un modelo gay, de lesbianas ni de queer al que seguir; así que, al no tener uno, nosotros podemos ser ese modelo".

En Oriented, ese desafío a la cultura tradicional árabe se manifiesta en la historia de Naeem, cuando decide hablar de su orientación sexual con su familia, que no pueden entender por qué no puede simplemente regresar a su aldea, estabilizarse, casarse y tener hijos. Naeem lleva al grupo a visitar a su familia donde, durante la cena, su padre le sugiere que sacrifique el 10 por ciento de su felicidad y siga la tradición. Nagham, la amiga de los chicos, responde: "Y bien, ¿por qué ustedes no pueden sacrificar el 10 por ciento de su felicidad para que él sea feliz?".

La película se burla sutilmente de este tipo de tensión cultural a través de historias personales. Allá en Tel Aviv, surge un tipo diferente de tensión: ¿Cómo es que los jóvenes palestinos, dadas las intensas tensiones históricas, viven en Israel? Como judío británico heterosexual que vive en la ciudad, Wizenfeld admite que no entendía realmente las complejas y cambiantes identidades con las que estos hombres tenían que lidiar.

El cineasta documenta sus vidas desde 2013 a 2014 mientras las tensiones entre Israel y Gaza aumentan una vez más. Vivir en la burbuja liberal de Tel Aviv mientras el conflicto con su propia gente tiene lugar más allá de ésta, admiten, puede ser frustrante.

"Esta es nuestra vida, y es constantemente confuso", dice Fadi. "Si hago algo, pienso: ¿Estoy apoyando a Israel? ¿No soy un buen palestino? Pasa con las cosas más sencillas de la vida, desde dónde estudio, a dónde trabajo, a dónde salgo, o con quién salgo. Está en todo lo que hacemos. Madonna estuvo en Israel hace seis meses y la adoramos. Pero no fuimos, y no quisimos ir porque eso sería apoyar a que los artistas vayan a Israel y piensen que es un buen lugar".

Pero Oriented no es una protesta severa y anquilosada. La película se caracteriza por sus vibrante sensibilidad de docu-serie que refleja la energía joven de sus personajes. Se habla de la parte política mientras consumen cócteles y cigarrillos. Para el director, esto significa tratar de capturar el activismo de una manera íntima: "El cambio social no es lo que se transmite como historia en los libros de texto", dice. "Son las palabras y acciones de las personas que viven su vida cotidiana, ya sea mientras se acuestan con alguien, cuando están en una cita o cuando deciden a dónde salir". 

Aún así, el grupo se da cuenta de que hacer una película como Oriented es exponerse. Están preocupados por cómo será recibida la película en casa, incluso entre sus colegas israelíes en el trabajo. La política puede dominar la conversación en Tel Aviv, pero para los jóvenes palestinos que viven allí, es difícil expresar la complejidad de sus sentimientos. "No se nos permite hablar de política, ni sobre nuestro apoyo a Palestina", dice Naeem. "Es lo que está bajo la superficie, pero no se nos permite mostrar nuestros sentimientos... Sentirnos legítimos".

Aún así, los chicos de Oriented están acostumbrados a la reacción del público. Sus vídeos virales originales de YouTube recibieron comentarios del tipo: "Prostitutas lesbianas y gays"," traidores" o "árabes israelíes". Tienen el apoyo de algunos israelíes en Tel Aviv, aunque a veces eso puede parecer cínico, como la vez que un chico se acercó a Khader en la calle gritando burlonamente: "Palestina libre". Pensé: "Tranquilo", señala Fadi. "No grites 'Palestina libre' cuando nos veas".

También están acostumbrados a ser criticados por ser "víctimas" o por presentarse como tales. "Creo que los palestinos están acostumbrados a ser presentados como víctimas en las películas", dice Fadi, "es muy difícil para ellos ver a una persona que se identifica como palestina y que no sufre de la misma manera que ellos. Y lo entiendo. No estoy comparando mi dolor con el dolor de un adolescente en Gaza".

Aún así, tienen la esperanza de poder ayudar a algunos adolescentes árabes con la película, que se acaba de presentar en el festival de cine de Los Ángeles, aunque todavía no se ha distribuido en muchos lugares. "Nuestro sueño es lograr que la película sea mostrada en los países árabes", dice Naeem. "Esa es la audiencia que queremos alcanzar". 

Khader quiere que los adolescentes árabes homosexuales vean Oriented y se identifiquen de la misma manera que él experimentó cuando vio Hedwig and the Angry Inch. "A la persona joven árabe y gay que la vea no le puedo prometer la noche de fiesta con glamour y diversión si vive en Kabul, pero cuando vi Hedwig, me sentí tan profundamente conectado con su historia; me sentí inspirado. Mi esperanza es que 50 adolescentes árabes jóvenes vean Oriented: para mí eso sería suficiente ".

orientedfilm.com

Recomendados


Texto Colin Crummy

Tagged:
gay
queer
Cultură
Documentales
medio oriente
LGTB