el espíritu adolescente en nostálgicas imágenes de color pastel

La fotógrafa Ophelie Rondeau comparte su opinión sobre el poder de la mirada femenina y sobre por qué es preciso que haya más mujeres tras la cámara.

por Tish Weinstock
|
19 Octubre 2016, 9:42am

Cuando era niña, Ophelie Rondeau no tenía ni idea de qué quería hacer con su vida, así que decidió hacerlo todo. A los 15 años presentaba un programa semanal de radio en el que hablaba con los oyentes sobre sus problemas personales y sus relaciones sentimentales y de amistad. Cada noche un nombre diferente, una ciudad diferente, una historia diferente. 

A los 16 años empezó a estudiar arte dramático para probar a ver qué tal se le daba ser actriz, pero como no le fue bien se decidió por la escritura. A los 19 años se mudó desde la campiña francesa hasta las brillantes luces de París, donde escribió su primera novela; pero cuando su ordenador portátil se estropeó tan solo unas semanas de haberla completado, se vio una vez más obligada a cambiar de tercio y optó por el tablero de dibujo. 

Lo siguiente que hizo fue probar suerte en la industria de la música: se mudó a Londres a los 22 años para trabajar en el lanzamiento de nuevos artistas y entrevistar a grupos de música. Ahí vendió merchandising, salió de gira, elaboró listas de invitados e incluso conoció a Jarvis Cocker. A los 25 años dio a luz a una preciosa niña y dos años más tarde encontró por fin su vocación, cuando su abuela le regaló una vieja cámara. 

A un año de los 30, Ophelie está ahora forjando una impresionante carrera como fotógrafa. Su serie de fotografías #ophelieandthegirls -un retrato íntimo de la adolescencia y la amistad femeninas- ha conseguido acaparar mucha atención. Ahora vive en Berlín y se encuentra trabajando en un proyecto llamado Mouthful, una plataforma dedicada a promocionar el trabajo de artistas jóvenes, tanto a través de internet como en la vida real, que espera poder lanzar a finales de este año. Hemos hablado con ella acerca del poder de la mirada femenina y sobre por qué es preciso que haya más mujeres detrás de la cámara.

¿De quién o de dónde obtienes tu inspiración?
Todas las cosas y todas las personas pueden ser fuente de inspiración, todo depende de cómo las mires. Creo que la exposición permanente de Helmut Newton Private Property en el Museo de Fotografía de Berlín es lo que más me inspira actualmente. Influye en todo lo que hago.

¿Cómo describirías la estética general que empleas?
Mi estética es una representación fidedigna de mi personalidad. Mi obra se basa en los conceptos de repetición y simetría, estoy obsesionada con el aspecto de las cosas, tanto en la vida como en mis fotos. Diría que mi estética es ordenada.

¿Qué significa para ti la mirada femenina?
Creo que la mirada femenina es igual de importante que cualquier otra mirada. Todos vemos y percibimos las cosas de manera diferente, por lo tanto es importante evolucionar hacia una cultura en la que todas las miradas tengan su representación, para que podamos comprender mejor a los demás, por ejemplo. Estos días hay como una obsesión con la mirada femenina y creo que es fantástico que se cree un espacio para que las mujeres compartan su visión, pero los puntos de vista no solo difieren en función del género sino también en función de la generación, el origen, la religión y muchos otros aspectos.

¿Por qué es tan importante que haya más mujeres detrás de la cámara?
Necesitamos más mujeres detrás de la cámara para que los demás géneros las comprendan mejor, del mismo modo que necesitamos más personas trans detrás de la cámara para que todos los demás puedan conocerles mejor. Creo que es importante que haya todo tipo de individuos tras la cámara en general. Es posible que nosotras, las mujeres, seamos todas del mismo género, pero eso no significa que todas veamos las cosas del mismo modo.

¿El trabajo de cada uno debería estar determinado por su género?
En absoluto. El arte no debería tener género. En un mundo ideal, todas las oportunidades de trabajo deberían carecer de género y crearse en base a las habilidades y los méritos, no a un rasgo heredado que otorga cierta compensación debido a una asociación mental que realiza la sociedad o a una percepción preconcebida de la biología.

El feminismo nunca había estado tan presente en el ámbito cultural como ahora, ¿a qué crees que se debe?
El feminismo no nació ayer y es maravilloso ver que sigue presente en las conversaciones, pero al mismo tiempo significa que después de todos estos años y todo este esfuerzo, los problemas siguen siendo los mismos. Hablar sobre un tema es bueno y puede desembocar en progreso, pero hacer algo al respecto es mucho más gratificante. El problema con el feminismo hoy en día es que a menudo se relaciona con partes del cuerpo sin depilar y parece que es eso lo que acapara la conversación. Se ha desarrollado una especie de tendencia dentro de las redes sociales. Es fantástico enseñar a las generaciones futuras a amar sus cuerpos y a sentirse libres de hacer lo que quieran, pero creo que si queremos dar un paso real hacia un mundo igualitario y unido, debe ser abordando temas más amplios que nos afectan día a día.

¿Qué es lo más valiente que se puede hacer siendo joven?
Por muy loco que suene, lo más difícil es hacer lo que uno quiere. Suena de locos porque en realidad no debería ser difícil, pero lo es y a menudo se debe a que los padres creen que tienen potestad para decidir qué quieren hacer sus hijos con su futuro. De modo que lo más valiente que se puede hacer siendo joven es dar ese paso y conseguir hacer lo que uno quiere teniendo a sus padres de su parte.

¿En qué estás trabajando actualmente?
Ahora mismo estoy trabajando en una nueva plataforma de comisariado artístico llamada Mouthful, para la que mantengo conversaciones con artistas a través de las redes sociales. El proyecto se lanzará en octubre y poco después se celebrará una exposición física en Berlín. Estoy tremendamente emocionada con esta plataforma porque creo que es importante dar la oportunidad a los artistas de que hablen sobre temas que a menudo no suelen surgir, en forma de conversación informal para que todo sea más natural. También me encantaría moderar debates online, con unos 4 o 5 artistas cada vez y en torno a un tema principal.

ophelierondeau.com

Recomendados


Texto Tish Weinstock
Fotografía Ophelie Rondeau

Tagged:
Feminismo
adolescência
mirada femenina
ophelie rondeau