Publicidad

erika lust reinventa el cine para adultos

"El porno es la educación sexual del siglo XXI y ya es hora de que cambie. Lo que yo hago es luchar por romper los clichés de la industria 'mainstream'. Hay muy poca gente 'guay' rodando porno: si eres creativo, triunfas".

por i-D Staff
|
10 Febrero 2015, 8:50am

Erika Lust (Estocolmo,1977) ha convertido la renovación del cine para adultos en emblema de su productora Lust Films & Publications. Desde su base de operaciones en Barcelona, esta pionera del porno feminista escribe libros y sobre todo produce, dirige y distribuye películas eróticas en las que el sexo explícito se muestra con cuidado estético, credibilidad argumental y una refrescante naturalidad que devuelve a la mujer la dignidad arrebatada por décadas de producción masiva de porno comercial.

¿Otro porno es posible? ¿En qué se distingue el cine erótico que tú facturas del porno convencional? ¿Es porno para mujeres?
Erika Lust: Claro que es posible otro cine adulto, ¡yo lo estoy haciendo! Y muchas personas que vienen de sectores distintos a la pornografia tradicional lo están haciendo. El cine que yo hago no es solo para mujeres, está hecho con una visión femenina pero destinado a todo aquel que disfrute del erotismo y del cine de calidad. Lo que yo hago es cine indie erótico, un nuevo género que lucha por la ruptura de todos los clichés del porno mainstream. Lo puedes llamar porno, si quieres, porque rodamos sexo explícito, pero con la calidad audiovisual de una producción cinematográfica de autor: un guión inteligente, una estética definida y una puesta en escena atractiva. También somos diferentes al mainstream en cuanto a valores. Defendemos el derecho de la mujer a tener su propia elección sobre las representaciones sexuales a su disposición. Los hombres también pueden disfrutar de mis películas, sin duda. ¿Qué parte del placer femenino no atrae?

En los últimos años has vinculado tu producción a Internet, pero, ¿no ha matado Internet al erotismo?
E.L: Internet ha sobre explotado al erotismo, pero no está muerto. La sexualidad sigue siendo un pilar integral del ser humano, así que el erotismo sigue siendo un recurso interesante sobre el que trabajar. Mi propuesta representa una nueva ola de cine erótico, el indie erótico, aire fresco para el género, como lo fueron el cine y la música indie en su momento. Así que en vez de hablar de la muerte del erotismo, hablemos de su renacimiento. Ahora es el momento de recuperar la iniciativa para que surja de nuevo un cine X más arty, inteligente y creativo, como en los años 60 y 70.

En XConfessions seleccionas fantasías que te proponen colaboradores anóninos a través de la web del proyecto para rodar cortos eróticos que divulgas en la misma plataforma. ¿Qué elementos debe tener una historia ajena para que quieras dirigirla?
E.L: Se trata de un proyecto muy dinámico que nos hace ver lo maravilloso de la diversidad sexual del ser humano, de modo que en el momento de escoger, ese es el primer factor que valoro: la diversidad. Piensa que rodamos 26 cortos anuales. Necesitamos que sean distintos, con diferentes personajes, situaciones, morbos, tramas, fetiches... Luego hay que ver las posibilidades cinematográficas que cada historia nos ofrece. Algunas son muy descriptivas y nos inspiran directamente ciertas elecciones de set e iluminación. Otro factor muy importante es la originalidad, detectar que una confesión representa la fantasía de una persona real, interesante, con una historia que contar. Finalmente, la viabilidad: deben ser historias realizables. Aunque nos encantaría filmar mega producciones en localizaciones lejanas y exóticas con cientos de extras, nuestra realidad es otra.

Hay expertos que alertan del peligro de dejar la educación sexual de los adolescentes a cargo del porno al que acceden a través de Internet. ¿Crees que pueden adquirir una visión distorsionada del rol de la mujer en las relaciones sexuales mediante el consumo de porno comercial?
E.L: El porno es la nueva educación sexual del siglo XXI. Un tercio de todo el tráfico en Internet es porno. La realidad es que los adolescentes están mirando porno por Internet incluso antes de tener relaciones sexuales. Por eso, ahora es el momento de propuestas nuevas con los valores y mensajes correctos para que el sexo sea percibido como algo natural, sano y placentero. ¡El porno importa! Y más de lo que la gente cree. Justamente para evitar que el rol de la mujer sea percibido errónamente hago el cine que hago. En mis películas, tanto el hombre como la mujer son protagonistas, se comportan con naturalidad, se están divirtiendo y teniendo placer. Esta es la imagen sexual que quiero que los jóvenes tengan. El sexo como algo bello, no como algo atlético, agresivo, ginecológico ni vergonzoso. Precisamente ese fue el tema central de mi Ted Talk de noviembre pasado en Viena.

En plena era del consumo gratuito de porno comercial en Internet ¿en qué momento crees que se encuentra la producción y el consumo de porno amateur?
E.L: Esta en auge, pero a mí personalmente no me gusta. Lo veo antierótico y antiestético. ¡Y desde luego no es cine! Además me inquieta porque sospecho que detrás de muchos clips amateur puede haber historias de abuso de derechos de imagen. Y muchas veces ese abuso se comete contra una mujer.

¿Nos puedes dar tres o cuatro consejos fundamentales que debamos seguir si queremos rodar porno?
E.L: En primer lugar, sé creativo. Porque ruedes sexo no quiere decir que solo puedas rodar sexo, crea un contexto. En segundo lugar, cuida la privacidad: si grabas algo con tu pareja, deja clara las condiciones de difusión de ese material. Tercero, sé natural: no filmes prácticas sexuales que no te hagan sentir cómodo. Y por último: ¡Atrévete! Hay muy poca gente guay rodando sexo, la mayoría son chulazos y bakalas. Si eres original tendrás éxito. Tienes más consejos en mi ebook gratuito "Cómo rodar sexo".

El selfie parece estar convirtiéndose a toda velocidad en un género erótico en si mismo. ¿Qué opinas del móvil como dispositivo para la producción o el consumo de porno?
E.L: El móvil es una herramienta muy útil pero también muy peligrosa. Mucha gente utiliza los selfies como un medio de expresión y de explotación de su propia imagen y también de su sexualidad. Los selfies son una elección personal y como tal pueden representan un arma muy podrosa para luchar contra la censura. Pero a veces la gente que los hace es muy joven y olvida que en el momento en el cual liberas una foto en Internet se acaba tu control sobre ella. ¡Ojo!

¿Te resultan estimulantes las imágenes eróticas que encuentras en las campañas publicitarias de moda?
E.L: Estéticamente la gran mayoría es muy atractiva y sensual, pero me sobra la objetificación de la mujer y me faltan hombres erotizados. Entiendo que es ficción publicitaria, pero es una ficción que ven todos los públicos, incluidos niños y niñas. Y yo opino que una cierta regulación no estaría de más. A veces se pasan bastante.

Como feminista, ¿cómo valoras el uso del cuerpo de la mujer que realizan las activistas de Femen?
E.L: Creo en el poder de la elección. El feminismo trata sobre la capacidad de la mujer de escoger sus acciones y pensamientos sin ser juzgada o censurada. Femen ha sabido demostrar esto tomando decisiones que muchos consideran extremistas o polémicas sobre sus cuerpos para transmitir mensajes poderosos que no pueden ser pasados por alto.

¿Qué opinas de los intentos de algunos cineastas por acercarse al porno desde el cine de autor, como Lars Von Trier en Nymphomaniac?
E.L: El sexo siempre ha sido parte del cine, pero en la última década la confluencia de diferentes movimientos liberales y de la revolución del porno femenino han pemitido al cine de autor experimentar y tomar decisiones arriesgadas dentro de sus producciones. Cuando directores como Lars Von Trier utilizan el sexo explícito como un recurso estético y narrativo importante en sus proyectos y estos son galardonados y celebrados, entiendo que la audiencia está cambiando y que existe un público que demanda el tipo de cine que yo hago. Estamos en el camino de normalizar el sexo. Dicho todo esto, la peli me pareció bastante mediocre.


¿Nos puedes revelar algún detalle sobre tu próximo proyecto después de XConfessions?
E:L: Xconfessions.com es un proyecto permanente: rodamos y estrenamos 26 cortos al año, y eso seguirá así mientras se mantenga la excelente acogida de público y crítica que estamos teniendo. Este año seguiré puliendo el proyecto, que en abril presentaré en el festival South by Southwest (SXSW) en Austin. En 2016 es posible que me involucre en la dirección de un largometraje, pero aún está por confirmar.

Erika Lust

Recomendados


Texto Emilio Calzada
Imágenes cortesía de Erika Lust

Tagged:
Porno
sexo
feminismo
Cultura
erika lust
emilio calzada