los adolescentes están comprando drogas en instagram y tinder

Los traficantes están convirtiendo Internet en su guarida particular, haciendo de las redes sociales un refugio digital definitivo.

por Hannah Ongley
|
12 Abril 2016, 12:05pm

No hace falta indagar mucho en el universo de Tinder e Instagram para descubrir que estas plataformas no sirven únicamente para buscar citas y presumir de un elaborado desayuno. Ahora, las redes sociales se utilizan tanto para ligar como para promocionar campañas políticas, activismo feminista, proyectos artísticos y hasta para vender la ropa que no te pones.

Si podemos comprar un par de zapatillas con tan solo deslizar el dedo hacia la derecha, ¿por qué no iba a ser igual de fácil conseguir un gramo de mdma? Los jóvenes en 2016 prefieren enviar mensajes privados a deambular por un callejón oscuro a la espera de que aparezca un extraño con su ansiada mercancía (y la verdad es que no nos sorprende). 

Esta tendencia es alarmante, pero no deja de ser una progresión natural de una cultura joven que está usando la tecnología para facilitar, o incluso sustituir por completo, la interacción cara a cara.

En Instagram, los compradores de droga normalmente empiezan con una búsqueda de hashtags como #mdma o #weed4sale, según informa The Guardian, y luego la transacción ya se hace en persona o inculso online, a través de métodos de pago encriptados o rastreables. Sin embargo, después de hacer búsqueda rápida con el hashtag #mdma, hemos visto que Instagram está poniendo medidas al respecto, pero también que los nuevos camellos no son lo que se dice sutiles a la hora de presentar su mercancía. 

"Nos acaba de llegar el mdma de Bob Esponja", dice uno de los primeros ejemplos que nos aparecen en un perfil que nos hace llegar el siguiente mensaje: "En busca de posibles contribuyentes. Tengo un par de cosas que necesito sacarme de las manos, envíame un mensaje si hay algo que te interese". Moe, un antiguo cliente que solía comprar drogas online desde que tenía 16 años, dijo a The Guardian que la mayoría de traficantes que trabajan en Internet vencen sus drogas como forma de "investigación", según explica: "A pesar de empaquetarla específicamente para que sea consumida por humanos, los vendedores intentan poder esconder de forma verosímil lo que venden". Por otro lado, un periodista infiltrado que trabaja para el Liverpool Echo pudo comprar dos bolsas de marihuana por 20 euros a una persona llamada "Jack" con tan solo ojear sus 'matches' de Tinder.

Sin embargo, no son solo sustancias ilegales lo que se vende a través de las redes sociales. The Guardian señala que Internet actúa también como un canal natural y necesario para los adolescentes transgénero que no tienen acceso a hormonas. Las compras online permiten a estos jóvenes pasarse por alto las restricciones de tanto sus padres como de la ley. 

"El sistema no cubre las necesidades de la gente transgénero y por eso han de recurrir a vías ilegales y clandestinas para conseguir lo que necesitan. Algo que a su vez deriva en problemas sistémicos, incluyendo a todos aquellos que optan por convertirse en profesionales del sexo para pagar las sustancias", explica el sociólogo Bilal Zenab Ahmed.

Instagram ya ha mostrado su desaprobación ante las alegaciones que dicen que está sirviendo como guarida digital para el tráfico de drogas. "La venta y la promoción de la venta de marihuana y otras drogas va en contra de las directrices de nuestra comunidad", ha dicho un portavoz de Instagram. "Animamos a cualquier persona que encuentre contenido infractor a que lo denuncie a través de nuestras herramientas para hacerlo". Tinder, de momento, se ha negado a hacer comentarios. 

Hechos como estos hacen que nos cuestionemos el extraño nuevo mundo en el que vivimos, donde podemos comprar #mdma en Instagram, pero las mujeres no pueden enseñar los pezones.

Recomendados


Texto Hannah Ongley

Tagged:
Tinder
Instagram
2016
Drogas
Cultură
redes sociales