Quantcast
Fotografía Marina de Luis

kyne es la última abanderada del r&b en españa

PorMireia Pascualfotografías deMarina de Luis

“Le canto a mi 'yo' más profundo, al que pretendo salvar cada puto día de mi vida”. Kyne es el más fresco epítome de sensibilidad, actitud y trabajo bien hecho de nuestra escena.

Fotografía Marina de Luis

La artista barcelonesa se dio a conocer años atrás compartiendo su música a través de una webcam y un perfil en Facebook. Posteriormente, colaboró en una actuación con Team Backpack y, desde entonces, su presencia ha seguido invadiendo nuestras pantallas y escenarios, desde Cha Chá The Club en Madrid hasta Nike Box en Barcelona.

Cual rito de homenaje a sus antecesores, Kyne mezcla r&b y soul de antaño con su propia esencia más hip hop para dar luz a trabajos como "Light It Up" o "I'm So Lost", cuyos videoclips acumulan cientos de miles de visitas en Youtube.

Aprovechando el cercano lanzamiento de su nuevo trabajo, charlamos con ella para conocerla en profundidad y prepararnos para lo que viene. Hablamos sobre lo que esconden sus barras, sus objetivos profesionales y la reciente ruptura de arquetipos relacionados con la escena hip hop nacional.

¿Tienes alguna manía antes de actuar o de grabar en el estudio?
Haber comido muy bien horas antes, estar bien acompañada, tener petas y que no aparezca nadie con alguna chorrada el segundo antes de empezar. Por lo demás, en general, son momentos en los que necesito abrazar y que me abracen mucho.

¿Cómo es Kyne? ¿Cómo empezó a germinar tu vocación por la música?
A raíz de escuchar el techno que mi hermano ponía en casa. Creo que se me incrustó en el cerebro y, a partir de ahí, tuve la necesidad de seguir conectada a eso —primero como espectadora y finalmente como creadora—.

¿Cómo viajas del techno al género que trabajas actualmente?
Supongo que lo primero que aprendí a hacer fue cantar, y a partir de entonces lo que más me interesó fue la música relacionada con las voces; lo único que podía imitar o en lo único que me podía reconocer. Eso fue lo que me enganchó, temas con un lead súper potente o con modulaciones vocales. Ahí fue cuando se afianzó mi amor por la música, cuando había voces con muchos giros, con la voz como principal.

¿De la mano de qué referentes e influencias artísticas has crecido?
Destiny's Child, D'Angelo, Lauryn Hill, algo de old school tipo Mos Def, DMX...

A medios términos entre el hip hop, el r&b, el soul… ¿Te identificas con un estilo concreto? ¿Crees que es implícitamente necesario encasillarse?
Al contrario, creo que cuanta menos necesidad de encasillarte tengas mejor, menos límites tienes para crear. Aún así, sí que me siento un poco defensora del r&b; es el estilo con el que más me identifico y el cual me gustaría representar.

Te descubrimos hace unos años en el cypher de Team Backpack y MPC Sessions junto a algunas de tus compañeras, como Marga Mbande y Zeidah. ¿Cómo crees que ha evolucionado la situación del hip hop nacional desde que limitaban a la mujer a hacer coros y estribillos?
Esta país va a remolque de lo que pasa en otros países. Creo que, de esta forma, empezó pasando en otros países que la canción completa era de la mujer y había una estrofa cantada por un hombre. En este aspecto ha habido una evolución súper potente y lo bueno es que ha sido en poco tiempo. Espero que por eso no sea solo un "sube y baja", sino que sea un click que mucha gente tenía pendiente por hacer y por fin ha sucedido.

Indigo Child (2016) fue tu primer álbum. ¿Qué representa a nivel personal? ¿Qué defiendes en sus barras?
Defiendo el tener criterio propio y que, a pesar de haber momentos en la vida que sientas estar moviéndote a contracorriente, debes seguir esa dirección porque, por muy costosa que sea, dará resultados. Es un disco de emociones, así que principalmente es eso. Es una pequeña muestra de quién es Kyne, aunque aún falta mucho por saber, pero con este trabajo ya pude dar un pequeño pincelazo de lo que soy. Para mí, es un trabajo en el que está puesto todo mi cariño.

Desde "Light it up" hasta la última interpretación del clásico "Ain't no mountain high enough" de Marvin Gaye y Tammi Terrell, cada una de tus creaciones es un aullido que araña. ¿A qué —o a quién— cantas?
Supongo que a mi 'yo' más profundo, al que pretendo salvar cada puto día de mi vida. Al final creo que hay mucho reflejo [de ello] en las canciones. Muchísimas son las veces que estoy hablando de tú, pero realmente hablo de algo que he sentido yo y está siendo necesario que me cante a mí. Quizás suena un poco ególatra pero sí, es así, aunque siempre está enfocado al entorno en el que vivo y al que me duele.

Precisamente los temas de mi primer álbum son canciones que llevan escritas mucho tiempo, por lo que hay incomprensión, resignación de cuando era más pequeña… Conviven muchos puntos de vista de diversos momentos diferentes, por lo que mola con el cómputo que ha salido. En realidad canto mucho de cosas que me tocan los cojones; menciono poco lo "guay", aunque siempre hay mensaje positivo al final.

Este último año está siendo un soplo de aire fresco para la escena musical española. ¿Qué opinas del panorama?
Estoy contenta de poder tener mil cosas diferentes que escuchar y tanta variedad de referencias a nivel local, cosa que hace tres días no había. A parte de eso, sí que echo en falta aún más diversidad. Me encantaría que saliese, por ejemplo, una rapera súper rapera, como Nathy Peluso, que abre campo a que muchas más lo hagan.

Esto debe volverse viral en cuanto a energía y a movimiento, en el sentido de que si hay chicas que lo hacen, las demás deben sentirse capaces de hacerlo también, porque se puede. Yo creo que vamos en una buena línea, y estoy muy contenta.

¿Encaja tu trabajo en esta escena?
Yo creo que sí, pero quizás mi música no sea para todos los públicos, quizás mi música no es la más clubber —algo que para mí también sería un reto, y me encantaría probar pegándome un cante encima de cualquier tema de Lil Uzi Vert, por ejemplo—. Aún así, yo creo que sí.

Por referentes como Dano o gente más hip hopa, creo que sí que tengo cabida. Lo único que me preocupa un poco es el lenguaje; no quiero que, al cantar en inglés, la gente deje de entenderme. Creo que por ello voy a empezar a incluir cosas en castellano o en cualquier otra lengua. Si eso facilita que la gente comprenda mi mensaje, me sale a cuenta, y todo lo que sea un reto me mola intentarlo.

Nos quedamos con una declaración de intenciones que publicaste en tus redes sociales: "no tengo prisa bc vengo pa quedarme".
Para mí, la importancia que tiene esto y la intensidad con la que lo vivo es muy seria; para mí es un puto 'tripi' y vivo 'tripada' por la música. Por esa importancia que me representa, considero esto como una carrera de fondo. Quiero estar mucho tiempo en esto, que mi voz aprenda de esto, aprender del proceso y no solo del hecho de sacar y sacar y sacar...

Tuve una reciente operación de cuerdas vocales el noviembre pasado y la recuperación es de un año. He necesitado un tiempo para recuperarme y, claro, he tenido que tomármelo así. Quizás soy lenta para el mercado actual y tengo que ponerme las pilas en muchos aspectos, pero mi idea es no tener prisa y que las cosas se maceren sin una ansiedad al respecto. No quiero sentir una obligación con esto. Me gusta el proceso de mi música, que salga poco y muy bien hecho, porque lo importante es que [yo] esté contenta con el resultado de mi trabajo. Me encanta hacer esto, y precisamente por eso lo voy a cuidar.

¿Qué será lo próximo?
Estoy haciendo colaboraciones a nivel productor/cantante y trabajando con Itchy & Buco —que han trabajado con Rels B y Epla Halpe—. También tengo una colaboración pendiente con Griffey y, bueno, sí que me encantaría hacer colaboraciones en breve con gente de la escena local como Dano, Big Menu.... Por lo general, lo nuevo son canciones muy diferentes a lo que he sacado hasta ahora. Espero que os guste. Estad atentos a final de año.

¿Cual sería tu grito de guerra?
O un riff de Kim Burrell o un "WAKE UP BEETCHEZ", así como mal dicho.

¿Sobre qué cantarías si solo te quedase una canción por escribir?
Probablemente sobre lo primero en mi vida, lo más básico, la familia y el amor que me dan. Mi familia de sangre y la que no también. Eso o algo muy pro-amour y anti-violencia.

Dedícanos un tema.
"Sober", de Mahalia.