la cuenta de instagram que reúne la mejor moda sostenible del mundo

“Nos guste o no, todo lo que hacemos y compramos algún día será inútil".

por Liam Hess
|
19 Agosto 2019, 4:28pm

Durante el verano de 2019, una serie de olas de calor en Europa y Estados Unidos sirvió como un sombrío telón de fondo para las huelgas y protestas que se extendieron por muchas de las principales ciudades. Organizado en gran parte por el colectivo de activismo climático no violento Extinction Rebellion, el grupo que en menos de un año se ha convertido en la cara más visible que aboga por un cambio urgente en la forma en que los políticos están abordando la crisis climática, comenzó a sentir que las temperaturas récord fueron deprimentemente apropiadas.

Hay pocas industrias importantes que no se hayan visto obligadas de alguna manera a responder a la crisis, pero (tal vez, por ser de las más contaminantes del mundo), la moda ha ocupado un lugar destacado en la agenda del grupo. Fashion Revolution, una iniciativa que trabaja en conjunto con Extinction Rebellion para presionar por el cambio dentro de la industria de la moda, ha publicado una carta de emergencia a la que se han inscrito los conglomerados de H&M a Kering; Stella McCartney, defensora de la sustentabilidad desde hace mucho tiempo, ha lanzado una carta de la ONU para la moda sustentable; y Nike ha publicado una guía para diseñadores que esperan trabajar de manera más responsable.

Si bien cualquier acción es mejor que ninguna, estas iniciativas plantean la pregunta: ¿realmente se debe confiar en los gigantes del fast fashion y del lujo con la responsabilidad de liderar un cambio? ¿Podemos realmente depender de estas empresas con ánimo de lucro para poner las obligaciones éticas por encima de su codicia corporativa? Para comprender cómo podemos hacer cambios reales (y duraderos) dentro de la industria, son las voces más pequeñas las que a menudo han demostrado ser las más convincentes.

Una de esas voces es Alec Leach, ex editor de Highsnobiety, que tiene un amplio conocimiento de marcas jóvenes y emergentes, así como una frustración personal con la perspectiva de la industria sobre la crisis climática que estaba ansioso por encontrar una manera de abordar. "Estaba investigando la sustentabilidad el año pasado, y seguí encontrando cosas interesantes en línea que se hicieron de manera responsable, pero de una manera discreta", dice. "Así que pensé que sería útil para las personas tener este tipo de cosas en un solo lugar, como un recurso al cual recurrir para cosas geniales y sustentables –algo que me hubiera encantado cuando era editor".

El resultado es Future Dust, una cuenta de Instagram que destaca y cataloga piezas de algunos de los diseñadores más interesantes de la actualidad, todos los cuales priorizan el diseño de vanguardia como una producción altamente responsable. "Elegí el nombre Future Dust porque, nos guste o no, todo lo que hacemos y compramos algún día será inútil", explica Alec. "Una vez que aceptas eso, la importancia del consumo responsable se vuelve mucho más clara".

La idea de colocar un diseño innovador en el mismo pedestal que el impacto ambiental podría no ser nueva. Pero lo que ha cambiado en los últimos años es el creciente número de diseñadores para quienes esto se ha convertido en una prioridad importante, pero poco llamativa, ya sea a través del reciclaje, telas de material muerto o el uso de telas menos dañinas para el medio ambiente. "Si eres como yo, quisquilloso, pero también preocupado por lo que el consumismo le está haciendo al planeta, entonces en realidad hay muchas opciones", dice Alec. "Solo necesitas saber dónde buscar y tener un poco de paciencia".

También hay, señala, muchas marcas que han trabajado de manera responsable durante décadas que pueden usarse como modelo para los nuevos, algunas de ellas más improbables que otras; en la lista de Alec, por ejemplo, está la marca de outerwear que ha disfrutado de una nueva oportunidad de vida gracias a la tendencia del 'dadcore', Patagonia. "La responsabilidad está en el ADN de la marca", dice Alec. "Todas las empresas deberían aspirar a trabajar como Patagonia". También en el pequeño libro negro de Alec se encuentran marcas más jóvenes como Marine Serre, Story MFG y Bode, quienes han recibido una atención significativa de la industria por sus diseños reflexivos y por su ética.

Es un énfasis en la reutilización de telas o prendas desechadas que Alec ve como la ruta más convincente para que los diseñadores sigan adelante, o al menos la mejor opción de un grupo malo. “Realmente, necesitamos hacer la transición a un modelo circular, donde todo lo que hacemos está diseñado para ser reciclado, y la fabricación y extracción de materias primas se realizan de una manera que funcione con la naturaleza, no en contra de ella. Es por eso que el modelo reusable es tan perfecto. Va de la mano con el diseño circular porque crea un claro incentivo comercial para la sustentabilidad".

El difícil equilibrio entre los diseñadores destacados que se están acercando al problema con ingenio y creatividad, sin querer contribuir más al ritmo incesante del ciclo de la moda, es un enigma del que Alec es muy consciente y que está tratando de navegar de manera responsable. "Una cosa que realmente necesito enfatizar es que no podemos salir de la crisis climática comprando", dice. "Comprar incluso el producto más 'sustentable' del mundo no resolverá eso. Es por eso que no estoy publicando enlaces de compra o precios o ventas o lo que sea: el punto no es venir aquí para comprar más cosas, es para educarte. Estoy usando productos como una plataforma para comunicar los problemas más importantes de una manera que se pueda identificar".

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria es el hecho de que las compras responsables inevitablemente conllevan un precio más alto –la epidemia del fast fashion, donde las prendas se pueden comprar, usar una vez, luego devolver o tirar por poco más que el precio de una hamburguesa promedio–, ha fomentado una cultura donde el verdadero costo de producir ropa se ha torcido. Al hacer hincapié en la calidad y el diseño inteligente, y destacar las prendas deseables que justifican su precio con un menor impacto ambiental, Alec presenta un argumento convincente para la inversión de una pieza. Estas son prendas que durarán más en tu armario, y también ayudan al planeta a durar más.

"En un mundo ideal, Future Dust ni siquiera existiría", agrega. “El tipo de cosas de las que hablo debería ser la norma. Es una locura pensar que esto es de alguna manera un problema de nicho, cuando la emergencia climática es tan grave. ¿Por qué compramos lo que compramos? ¿Y cómo hemos logrado caminar dormidos en un lugar donde nuestra adicción a la basura barata está destrozando el planeta?

En contraste con todo el humo y los espejos de los programas de sustentabilidad corporativa que se están implementando, Future Dust es acerca de una transparencia cristalina: una plataforma refrescante y directa para las voces de la industria más pequeña que ofrece alternativas inteligentes y consideradas. Es hora de escuchar.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Instagram
sustentabilidad
medio ambiente
moda sustentable
Extinction Rebellion