Fotografía Rüdiger Trautsch 

imágenes que capturan las noches gays más salvajes de hamburgo en los 80

El Front no fue solo un club; era un espacio para que las personas viviesen su verdad y su libertad. Charlamos con el por entonces su DJ residente Klaus Stockhausen acerca de la cultura rave.

por Juule Kay
|
10 Diciembre 2018, 10:24am

Fotografía Rüdiger Trautsch 

Este artículo apareció originalmente en i-D Germany.

Pelo en pecho, cuerpos sudorosos, cuero por todas partes: cuando piensas en fiestas repletas de exceso, Berlín es probablemente el primer lugar que te viene a la mente. Sin embargo, lo que pasó en Hamburgo —al norte de Alemania— en la década de los 80 es realmente de lo que están hechos tus sueños más húmedos. Es más, hablamos de un lugar del que probablemente no hayas oído hablar jamás: un club gay llamado Front.

"Era un club enano situado en un sótano: estrecho, caluroso, repleto de sudor y muy ruidoso", dice Klaus Stockhausen, quien, junto a Boris Dlugosch, fue uno de los DJs residentes del club hasta 1992. "Te sentías como parte de una gran familia, perdiendo el control de ti mismo mientras te empapas de sonidos que no has oido antes y te pegas una buena rave sin que nadie te juzgue".

1544097387873-1543835250495-FRONT-Ruediger-Tra
1544096043525-jpeg
1544097263817-1543832338379-FRONT-80er-ruedige

Front, fundado por Willi Prange y su pareja Philip Clarke, es conocido por ser uno de los primeros clubs de música house en Alemania e impulsó la fama del acid house en el país. Hasta el legendario Frankie Knuckles llegó a pinchar en esa cabina. Sin embargo, fue Klaus quien ayudó a hacer del club un espacio seguro para la comunidad gay durante 14 años.

"Lo mejor de este sitio fue poder educar a la gente en un contexto musical", explica Klaus, quien recientemente ha colaborado con Dlugosch para lanzar un mix que resume el sonido de aquella era. Sin embargo, se muestra cauteloso a la hora de vivir en la comodidad de la nostalgia. "Esa mentalidad de 'las cosas eran mejores en los viejos tiempos' te hace sentir mayor", dice. "Está claro que el disco y el house son algo nuevo para los chavales: la mayoría de ellos conocen el remix y creen que es el original". Y tiene razón. Es probable que la mayoría de nosotros hayamos escuchado alguna canción alguna vez y no nos hayamos dado cuenta hasta años más tarde de que también existe una versión original. ¡Ups!

"Es importante hacerle caso a tu intuición", dice, explicando que siempre confió en su instinto y que nunca pensó demasiado en qué tenía que pinchar durante sus sesiones. "Un set fijo no funciona en la mayoría de los casos. Tienes que evaluar el estado de ánimo de la gente en la pista y reaccionar rápidamente si cambia. Lo que suena bien en casa puede resultar una mierda en un club".

Most of us usually forget that residents had to play all night long back in the 80s. An impressive feat coupled with the fact that it was as difficult to get your hands on all these tracks as on the drop of a new limited sneaker edition nowadays. “Everything was fresh, the music was new and there was hardly any club music playing on the radio,” Klaus says. “This slowly changed with MTV and the first video clips -- today everyone can access everything within no time.”

Muchos se olvidan de que los DJs residentes tenían que pinchar durante toda la noche en los años 80. Una hazaña impresionante si combinas eso con el hecho de que era más difícil conseguir todos esos temas que hacerte con unas zapatillas de edición limitada en 2018. "Todo era nuevo; la música era nueva y casi no había música de club en la radio", dice Klaus. "Eso fue cambiando poco a poco con MTV y los primeros videoclips: ahora todo el mundo puede acceder a todo en muy poco tiempo".

1544097367910-1543835025744-FRONT-80er-Ruedige
1544097352340-1543832567663-FRONT-80er-ruedige
1544097333351-1543832397308-FRONT-80er-ruedige

Pero eso no es lo único que ha cambiado. Ahora, la cultura rave es un fenómeno global que también se refleja en la moda. Marcas como Gosha Rubchinskiy y Heliot Emil te diseñan tu próximo look de fiesta y te permiten ponerte esa sensación de libertad. Esta tendencia es algo con lo que Klaus, quien lleva haciendo música para desfiles de moda desde mediados de los 80 y que ahora trabaja como director de moda en la alemana ZEITmagazin, se puede sentir identificado. "Cultura rave significa libertad, y hoy en día no hay nada más importante que eso".

Nowadays, with the advent of superclubs and action-packed events, it's easy to forget that the most important part of clubbing should be the music. And Front was a pioneer in this. “Today there are too many annoying posers and chi chi clubs,” Klaus says. “But there are also the ones which are all about the music -- you dance until you forget everything around you. That’s the real deal.”

Hoy en día, con la llegada de los superclubs y los eventos repletos de acciones, es fácil olvidar que la parte más importante de los clubes debe ser la música. Y Front fue un pionero en esto.

"Ahora hay demasiado 'poser' molesto y clubes 'chi chi'", dice Klaus. "Pero también están los que tienen que ver con la música: bailas hasta que te olvidas de todo lo que te rodea. Ahí está el quid de la cuestión".

1544097466211-1543835411284-FRONT-80er-037
1544097430337-1543835375122-FRONT-80er-014
1544097417574-1543835296632-FRONT-ruediger-tra

The Front Mastermix de Klaus Stockhausen y Boris Dlugosch ha sido lanzado en Back Records y está disponible aquí.

Tagged:
Berlin
Hamburg
Cultură
vida nocturna
anos 80
fiestas gays