Publicidad

Las fundaciones de moda trascienden más allá del lujo

El arte proporciona estatus. Y quizá la satisfacción personal que el dinero no da. La relación con los creadores y el reconocimiento del mundo del arte ha sido siempre el anhelo de los mecenas, la gratificación frente a su inversión. Y no hay que ir...

por i-D Team
|
25 Noviembre 2014, 3:20pm

Fundación Louis Vuitton

Fondazione Prada

El matrimonio intelectual formado por Patrizio Bertelli y Miuccia Prada fue de los primeros en explorar el formato de la casa de lujo derivada en fundación. Así, en 1993 crearon PradaMilanoArte, un espacio para presentar, en palabras de la propia Miuccia, "proyectos profundos que inviten a la reflexión". En 1995 se convertiría en la Fondazione Prada y desde entonces ha expuesto a artistas de la talla de Louis Bourgeois, Walter de Maria o John Baldessari. Desde 2011 tiene una sede permanente en Venecia, en un palacio del siglo XVII. Y para el 2015 prevé la inauguración de un espacio de más de 20.000 metros cuadrados en Milán. Prada siempre se ha movido en las periferias del arte, lo que le valió que en 2011 el Museo Metroplitan de Nueva York asimilara su trabajo junto a artistas contemporáneos con el de Elsa Schiaparelli.

Fondation Louis Vuitton

Se dice que la Fondation Louis Vuitton es un viejo sueño de Bernard Arnault, propietario del conglomerado del lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), y la segunda persona más rica de Francia. "Este es un lugar poético, lírico, espectacular e inédito, que estará al servicio de la creación artística y de la reflexión intelectual", dijo tras la inauguración el pasado 17 de octubre. Con el magno edificio de cristal de 11.000 metros cuadrados del arquitecto estrella Frank Gehry reafirma el compromiso de la marca con el patrocinio artístico. Algo que comenzó a hacer en 1991, cuando con su política de mecenazgo LVMH se convirtió en uno de los grandes patrocinadores del arte en Francia.

Fondazione Gianfranco Ferré

El primer objetivo de la Fondazione Gianfranco Ferré, establecida en Milán en febrero de 2008, a ocho meses de la muerte del diseñador, es el de preservar y organizar sus creaciones y ofrecérselas al público en un archivo digital. Pero eso no es todo: también aspira a "promocionar, perseguir y llevar a cabo proyectos relacionados con la filosofía y la cultura del diseño del maestro, con su concepción de la moda y su exquisita sensibilidad estética", según reza su página web. Su eco resuena más bajo que el de las fundaciones de Prada-Bertelli y de Arnault; hasta el momento organiza charlas y exposiciones relacionadas con la moda, lanza publicaciones y ofrece una beca anual para estudiar en la Parsons de Nueva York.

Fundación Cristóbal Balenciaga

La firma Balenciaga y la Fundación Cristóbal Balenciaga sólo tienen en común parte del nombre y el punto de partida: Cristóbal Balenciaga, el diseñador.
La fundación nació en 1999 con el objetivo de crear un museo dedicado al de Getaria, y no tiene detrás un gran grupo de lujo, sino entusiastas y clientes del modisto, Humbert de Givenchy y representantes de instituciones públicas.

Foundation Cartier

Si los Prada fueron de los primeros, Cartier fue EL pionero. La Fondation Cartier pour l'art contemporain fue inaugurada el 20 de octubre de 1984, en Jouy-en-Josas, cerca de Versailles. Y en mayo de 1994 se trasladó a París. Como otras de más reciente creación, la fundación se dedica a la promoción y subvención de la creación artística contemporánea internacional, y está inmersa en las celebraciones de su 30 aniversario. El líder en el sector de la joyería y la relojería es tajante en cuanto a la razón de ser de la fundación: "La Fondation Cartier pour l'art contemporain permite a Cartier mantener su imagen de empresa en sintonía con las últimas innovaciones creativas, proporcionando un foro en el que la libertad y la originalidad pueden prosperar".

Recomendados


Texto Leire Ventas

Tagged:
Paris
Balenciaga
Louis Vuitton
Milan
Givenchy
prada
Cultura
arquitectura
Venecia
Cartier
Μoda
Read
LVMH
Frank Gehry
Elsa Schiaparelli
getaria
bernard arnault
gianfranco ferre
patrizio bertelli