Publicidad

¿cómo se hace para vivir de tu perfil de instagram?

Los Instagramers se han convertido en los nuevos bloggers: las marcas de moda les miman, los followers les quieren y, de momento, no existe ninguna nueva plataforma que amenace su reinado. Hablamos con algunos de ellos sobre su ascenso a la fama...

por i-D Team
|
10 Abril 2015, 10:15am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Los blogs de moda revolucionaron el mundo de la moda online hace unos diez años (como pasa el tiempo, ¿verdad?). Jóvenes con más o menos destreza a la hora de fabricar estilismos y un poco de gracia a la hora de posar empezaron a trepar por la escalera de la fama que terminaba en el front row de una marca de lujo en una semana de la moda. Respirar el mismo aire que Anna Wintour no es algo que se consiga todos los días, independientemente de que repare en la existencia de alguien que no sea ella misma.

@marcforne

Evidentemente, ese éxito no está al alcance de todas y todos los que lo intentaron. Que fueron muchos y muchas. Ayudaba bastante tener dinero o un familiar ya integrado en el sector para que el blog acapare la atención de público, medios y marcas mucho más rápido. No es lo mismo posar en las calles de Nueva York con un Vuitton y unos Manolos que hacerlo en la habitación de la casa de tus padres con una camiseta del Primark y unos tacones de Marypaz. El sistema influye en casi todos los actos que se llevan a cabo en el día a día y la diferencia de clases opera hasta en el mundo online, en el que el individuo muestra su yo aspiracional, no el real.

Tener un blog requiere tiempo, estrategia y dedicación. Buscar las prendas, combinarlas, elegir el entorno en el que se va a hacer la fotografía (y en muchos casos retocarla) y escribir un texto más o menos largo que la acompañe. Si se buscan visitas la actualización tiene que ser habitual y conviene tener ligeros conocimientos de SEO (poner los titulares adecuados, links, tags…). Todo un trabajo que en ocasiones se premia con algún obsequio de una marca, una invitación a un evento o, con un poco de suerte, dinero a través de un post patrocinado. Un porcentaje pequeño consiguió subir la escalera y otros directamente tenían la alfombra roja preparada.

@literaluis

Pero Instagram llegó y, de pronto, eliminó todas las trabas. Ahora mismo para conseguir seguidores sólo hace falta un smartphone, un poco de ojo para hacer una foto (una selfie siempre viene bien), aplicarle uno de los filtros que ofrece la propia aplicación y publicarla. También es conveniente añadir unas cuantas etiquetas (#tbt, #BFF, #love, #loquequieras). Aunque, como siempre, hay personas con más talento que otras. Estos y estas han conseguido un número francamente sorprendente de followers, convirtiéndose en influencers y objetivo de las marcas: una imagen suya con una mención es un caramelo para el departamento de marketing de la firma, que se ahorra dinero y esfuerzo en branding.

Eider Paskual tiene 19 años, es de Donosti y acumula 57.800 seguidores en Instagram. "Cuando me abrí el perfil prácticamente ni lo usaba. Alguna que otra foto con mis amigas o vídeos grabados cuando salíamos de fiesta. Desde siempre me ha gustado la fotografía, así que con el tiempo empecé a subir fotos un poco mejores, pero las que realmente tenían éxito eran en las que aparecían prendas que llevaba. La gente solía preguntar de dónde las sacaba, dónde las conseguía. Y así, poco a poco, fuí centrándome en la moda hasta hoy", explica.

@eiderpaskual

La experiencia de Marc Forné es parecida a la de Eider. Estudiante del Bachillerato de Artes, nació en Mataró, tiene 100.000 seguidores en Instagram y hasta representante. Las preguntas de este artículo le llegaron a través de la agencia Uno Models (la misma que gestiona la carrera de Alba Galocha o Irina Liss) que gestionó todo el proceso. Según sus declaraciones: "Empecé con Instagram creando un perfil, sin saber apenas cómo funcionaba ni qué utilidad podría tener. Al poco tiempo le empecé a dar más uso, pero era algo entre amigos y conocidos. Nunca llegué a pensar que habría tanta gente interesada en ver mis fotos…".

@marcforne

Sin embargo, el éxito del mexicano Luis R. Ruiz -con 38.800 followers- llegó gracias a la propia plataforma: "El desenlace de sorpresas comenzó después de haber sido promovido en el blog oficial de Instagram el verano pasado (...) Jamás había considerado lo mucho que puedes tocar y motivar a personas de todas partes del mundo, especialmente cuando no eres un fotógrafo, como me sucedió a mi".

@literaluis

¿Cobras dinero de las marcas? ¿Vives de tu perfil de Instagram? Dos preguntas que se pueden contestar con un simple sí o no y que los tres entrevistados evaden como pueden. Marc contesta: "Soy estudiante y por el momento no he llegado a vivir de ello. Siempre colaboro con marcas que verdaderamente me gusten y se ajusten a mi estilo. Hay marcas con las que tengo una gran relación y nos cuidamos mutuamente". Por su parte, Eider sostiene que: "Supongo que todo trabajo tiene su recompensa, y aunque no podría decir que vivo solamente de mi Instagram (también me dan de comer mis padres jajaja) es una muy buena forma de sacar provecho a lo que realmente me gusta, la moda y la fotografía". Luis es el único que parece no haber llegado a ese nivel de "colaboración" con ninguna, pero tampoco lo rechaza: "Si tengo la oportunidad de apoyar a una marca en el futuro, sé que puedo aportar con mi afición por los colores y la manera en la que me divierto con el estilógrafo".

Muchos de los o las bloggers tienen una cuenta en Instagram conscientes del tirón de la red social, pero los códigos que rigen una plataforma y la otra son diferentes y los instagramers nativos pueden superarles en éxito fácilmente ¿Es el fin de la era bloguera? Marc y Eider no creen que sea así, aunque la segunda reconoce que puede que Instagram les haya quitado algo de atención. Luis es más tajante: "Siento que se percibe un contacto mucho más cercano entre usuarios dentro de Instagram que en lo que solían ser los blogs convencionales de cualquier temática (...). Instagram ha sido la red social con mayor crecimiento durante los últimos dos años. Actualmente cuenta con más de 300 millones de usuarios activos al mes. Me parece muy congruente la transición de blogs a las app". Entre actualizarse o morir sólo hay un clic.

No te pierdas:
*Instagram: la aplicación que cambió nuestras vidas
*¿Deberíamos excluir a los blogueros de los desfiles de moda?

Recomendados


Texto Carmen López