una productora le pidió a jennifer lawrence que mirara sus propios desnudos para adelgazar

La actriz acababa de empezar su carrera en Hollywood cuando unos productores le dijeron que perdiera 7 kilos en dos semanas.

|
oct. 19 2017, 7:11am

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

En 2012, Jennifer Lawrence recibió muchas miradas de incredulidad cuando se refirió a sí misma como una "actriz gorda". "Obesa", llegó incluso a decir. La joven, que por entonces tenía 22 años, acababa de terminar de rodar la primera película de Los juegos del hambre cuando hizo esos comentarios durante una entrevista concedida a Elle. "En Hollywood, soy obesa", bromeó Lawrence, al parecer sin motivo alguno. "Se me considera una actriz gorda, soy como Val Kilmer en esa película en la playa".

Algunas personas se sintieron identificadas con esos comentarios y los encontraron divertidos, pero otras pensaron que estaba riéndose de la mayoría de mujeres norteamericanas, que llevan una talla superior a la 38 (Kilmer no hizo ningún comentario).

Cinco años más tarde, Lawrence parece haber explicado qué fue exactamente lo que la llevó a ser tan crítica consigo misma. "Cuando era más joven y estaba empezando, los productores de una película me dijeron que perdiera 7 kilos en dos semanas", dijo Lawrence ante el público del evento "Women in Hollywood" (Las mujeres en Hollywood) organizado por Elle el pasado 16 de octubre. Y añadió que otra actriz había sido despedida por no conseguir perder peso a esa peligrosa velocidad.

"Durante esa época, una productora me obligó a formar fila desnuda con unas cinco mujeres que eran mucho, mucho más delgadas que yo. Ahí estábamos todas, una junto a otra, con nuestras partes privadas únicamente cubiertas con cinta adhesiva", continuó. "Tras aquella denigrante y humillante fila, la productora me dijo que debería emplear fotos desnudas de mí misma como inspiración para perder peso".

En aquel momento, otro productor —esta vez un hombre— trató de consolar a la estrella de Los juegos del hambre diciendo que "no entendía por qué todo el mundo pensaba que estaba tan gorda", ya que él creía que estaba "perfectamente follable".

La de Lawrence es tan solo una de las innumerables historias de acoso que las mujeres han estado compartiendo durante las dos últimas semanas, impulsadas por las acusaciones de agresión sexual vertidas sobre el productor de Hollywood Harvey Weinstein. La protagonista de madre! ya había tenido que enfrentarse a su ración de acosos en el pasado: en 2014 le robaron fotos desnuda como parte de un 'hackeo' a la página 4chan, que finalmente provocó que Apple y el FBI emprendieran acciones.

El hecho de que Weinstein no estuviera involucrado en el angustioso suceso que vivió Lawrence al inicio de su carrera no hace más que demostrar que el problema del acoso dentro de la industria es sistémico. Ahora Lawrence, la actriz mejor pagada de Hollywood, quiere ofrecer su apoyo a las víctimas de acoso que no tienen ese tipo de influencia. "Prestaré mi voz a cada chico, chica, hombre o mujer que no sienta que pueda protegerse a sí mismo".