Publicidad

victoria's secret, las olimpiadas de la moda

Victoria's Secret es la multimillonaria empresa que ha conseguido que las modelos se pongan a hacer deporte como si fueran atletas, ha hecho que las chicas de todo el mundo compren sujetadores como si no hubiera un mañana y su desfile anual se ha...

por Lynette Nylander y Adam Fletcher
|
04 Diciembre 2014, 8:50am

Googlea Victoria's Secret. ¿Qué encuentras? Más de 31 millones de resultados y, tras el show del pasado 9 de diciembre, seguro que podemos sumarle algún milón más pronto. Nació como una supermarca americana que no tenía mayor repercusión más allá de EEUU, pero en los últimos años ha entrado con tienda propia en otros mercados para poner una semilla que ya ha comenzado a germinar. En Inglaterra, por ejemplo, su tienda en la New Bond Street se ha convertido en solo dos años en un centro de peregrinación para todas las amantes de la lencería (que a tenor de las cifras parecen ser muchas). Se han visto colas que daban la vuelta a la manzana para ver a los 'Ángeles' (o sea, a las modelos protagonistas de su desfile anual) y los elaborados outfits del desfile del año anterior fueron expuestos en sus escaparates para placer de sus fans.

Este año el desfile se celebró en Londres, en lo que es la segunda vez que el show sale de Estados Unidos. La marca ha leído muy bien lo que este acontecimiento significa para medio mundo (y no sólo hablamos de la moda) y cada una de las chicas representa a su país, lo que multiplica las posibilidades de que su leal séquito (offline y sobre todo online) esté conectado durante la noche para ver a su ídolo en directo. Es decir, en término de espectadores es lo más parecido a unas Olimpiadas de la moda que conocemos.

47 chicas que representan a más de 20 países (¡incluida a la española Blanca Padilla) han sido las elegidas en esta ocasión. El proceso de selección sigue una rigurosa estructura y su jurado está formado por Ed Razek (Director de Marketing de VS), el director de cásting John Pfieffer, la directora creativa Sophia Neophitou-Apostolou y Monica Mitro, EVP de relaciones públicas.

Comienzan por ver la selección de modelos de los desfiles más importantes de Londres, Nueva York, Milán y París y siguen la carrera a lo largo del año de modelos que piensan que pueden tener el factor X, además de invitar a otras modelos que piensan que pueden funcionar bien en el desfile. A las chicas se las juzga por su personalidad, belleza y forma física. ¿Suena demasiado? Pues así es. A cambio, la recompensa es enorme: las modelos que consiguen entrar en este desfile automáticamente aumentan su prestigio y caché (siguiendo con el símil olímpico, sería como si de repente hubieran ganado una medalla). En el mundo de la moda, ser un 'Ángel' es como ser una Rock Star.

Gisele Bundchen, Doutzen Kroes, Adriana Lima y Miranda Kerr son solo algunos de las ángeles más conocidos (y que no casualmente alcanzaron los puestos 1, 2, 3 y 6, respectivamente, en la lista de Forbes de las modelos que más dinero ganaron en 2014). Victoria's Secret convierte a las chicas que toca en oro.

Este año el desfile ha incluido a habituales de la marca como Alessandra Ambrosio o Adriana Lima, a las espectaculares Candice Swanepoel, Doutzen Kroes, Elsa Hosk, Karlie Kloss, Lily Aldridge y Behati Prinsloo -entre todas ellas tienen más de 17 millones de seguidores en redes sociales, que se dice pronto-. La marca las convierte en súper estrellas que a su vez se transforman en populares embajadoras que ayudarán a aumentar la popularidad de VS. Este tipo de marketing es mucho más personal y auténtico que el de resto de firmas de moda, ya que consigue que sus embajadoras hablen de su ropa de tú a tú a aquellos que las admiran y siguen sus pasos. Una acción de marketing extremadamente inteligente para una marca que, por lo demás, podría permitirse una doble página de publicidad en las revistas de moda más importantes de todo el mundo.

Por cierto, que en el desfile también hay medallas: la de oro se la lleva aquella o aquellas que llevan el sujetador con joyas y diamantes especialmente hecho para ellas y que cada año se prepara para el look que cierra el desfile. Este año hubo dos ganadoras -las más longevas-: Alessandra Ambrosio y Adriana Lima.

Las chicas entrenan durante meses, y practican todo tipo de actividades físicas: desde boxeo hasta ballet pasando por circuitos de running en el Central Park que son inteligentemente hastaggeados como #trainlikeanangel [literalmente, 'entrena como un ángel']. La preparación a la que se someten estas chicas es crucial, ya que todos los ojos están puestos en ellas.

Ya en el desfile, conseguimos hablar con Jourdann Dunn, que se preparaba para su tercer desfile de VS: "Todos los ojos están puestos sobre nosotras, y nos encanta. No se trata sólo de Inglaterra o Estados Unidos: es todo el mundo".

Una de las nuevas caras fue Grace Mahary, de 25 años, que estaba muy ilusionada con este reto: "Soy la única canadiense que desfila este año. Estoy muy orgullosa de poder representar a las mujeres de mi país".

La brasileña Isabeli Fontana, la supermodelo polaca Magdalena Frackowiak, la californiana Jasmine Tooke, la holandesa Imaan Hammam o la española Blanca Padilla parecían ser muy conscientes de lo que significa representar a sus países en un espectáculo así. Por lo demás, la marca intenta que haya una cierta representación de un gran número de países -expansión internacional obliga-.

El último desfile se ha emitido en 192 países y lo han visto más de 500 millones de personas. Ha sido una oportunidad de oro para ver a las mejores modelos en perfecta forma y en acción. Una nueva versión del mayor espectáculo de la tierra que, de algún modo, consigue competir con la atención de una ceremonia de apertura de unos Juegos Olímpicos. La diferencia es que en este caso hay que los cinco anillos olímpicos son reemplazados por las alas de los ángeles, y el pódium del ganador se transforma en una enorme exposición mediática y en el lanzamiento de las modelos participantes al estrellato mundial.

victoriassecret.com

Recomendados


Texto Lynette Nylander
Fotografía Oliver Hadlee Pearch