¿es la mejor opción dejar de lado el maquillaje?

En las propuestas para la primeravera/verano de 2015 hemos visto a un séquito de modelos desfilando por las pasarelas con un maquillaje muy escaso inspirado por el encanto del 'normcore', y parece que todo editor y blogger de moda del planeta quiere...

por i-D Staff y Courtney Iseman
|
05 Diciembre 2014, 12:40pm

Este septiembre, el desfile primavera/verano 2015 de Marc Jacobs inundó Instagram por romper con una de las "normas" de semana de la moda que se precie; las modelos no estaban maquilladas. Pero no el "maquillaje estilo cara lavada", no. Iban con la cara lavada de verdad. El concepto "sin maquillar" lleva unos meses apareciendo en varias revistas y algunos hashtags de Instagram y parece que ahora le toca a la realeza de la moda decidir si la apuesta de Marc Jacobs es algo innovador y arriesgado o simplemente lo nuevo en tendencias de belleza. Algo que se están cuestionando redactores, bloggers y editores de moda; ¿es ir sin maquillar realmente una tendencia? O es algo que siempre ha estado siempre ahí y se está intentado introducir a modo de nueva propuesta? Y, por tanto, ¿es mejor maquillarse o no hacerlo?


El maquillaje va y viene a lo largo de la historia. A principios de los 90, el 'no maquillarse' se popularizó entre las jóvenes a causa del grunge y en consecuencia al glamour excesivo de los 80.


El concepto de maquillarse nace en el antiguo Egipto y, mientras los hombres solo usaban algo de colorete de vez en cuando, las mujeres se obsesionaban en ocultar sus 'imperfecciones' y realzar sus encantos. Antes de que surgieran las empresas de cosméticos, algunas mujeres usaban cerillas usadas como lápiz de ojos y 'orina de chicos jóvenes' como bálsamo para hacer desaparecer las pecas (según la sección de historia del maquillaje de WebMD, una página de salud e información). 

Hoy en día, maquillarse conlleva un tiempo y un dinero extra que no todas las mujeres quieren desperdiciar. Entonces, ¿por qué no nos olvidamos del tema? A lo largo de los años no paramos de ver imágenes de lo más hermosas de mujeres al natural y muchas de las más poderosas del mundo ya han sido retratadas sin maquillar. Aunque los estándares de la imagen son difíciles de derrumbar en las altas esferas de la comunicación, parece que estamos entrando en una nueva era donde se apoya a la mujer y a su belleza natural. ¿Realmente seguimos necesitando maquillaje?

El maquillaje va y viene a lo largo de la historia. A principios de los 90, con la llegada del grunge, el maquillaje desapareció gracias a subcultura construida sobre el concepto de dejar de preocuparse en estar arreglado. En respuesta al glamour excesivo de los 80, el grunge y sus fans dejaron de fijarse en la apariencia. En poco tiempo, esa filosofía se introdujo en la moda y, lo que parecía algo espontáneo, se convirtió en toda una estrategia y la estética 'al natural' empezó a expandirse. Pasó de ser algo que habían iniciado unos chavales de Seattle a una tendencia promulgada por arsenales de modelos en las pasarelas y famosos en el interior de las revistas pero, en lo que a la belleza se refiere, la estética se depuró mucho más. Las caras lavadas eran lo más y quedó muy bien reflejado en las campañas de Calvin Klein y las archiconocidas fotos que Corinne Day le sacaba a Kate Moss.

De ahí viene nuestra fascinación por las mujeres francesas (que también es algo que siempre está ahí, pero que viene y va de vez en cuando). Gracias a publicaciones como 'How to be Parisian Wherever You Are' de Caroline de Maigret podemos recordar porque estas mujeres tienen tanta razón en todo. Las francesas son la prueba viviente de lo elegante que puede llegar a ser una cara lavada: Su mezcla entre un pelo de "recién levantada", la falta de maquillaje y vestirse sin pensárselo demasiado es una apuesta segura. ¿Te imaginas a Caroline o a Lou Doillon poniéndose litros de máscara de pestañas? Chicas como ellas hacen que nos demos cuenta de que el maquillaje puede que sea una pérdida de tiempo y de que estamos esforzándonos demasiado. Puede que para ser sofisticada, lo único que tenemos que hacer será dejar de preocuparnos tanto.


Si la 'cara lavada' como tendencia es algo que no perjudica en absoluto, puede que se extienda la idea de que no llevar maquillaje significa dejarse llevar y que puedes estar guapa sin necesidad de ponerte nada en la cara.


Seas parisina o no, sería absurdo afirmar que el concepto de maquillaje (a la falta del mismo) es solo una tendencia. Apostar por una imagen natural en la moda y la comunicación es algo muy voluble y depende mucho del contexto desde el que lo analicemos. El grunge, el normcore y la obsesión por lo francés pueden que llegue a hacer que, incluso las mujeres que se maquillan habitualmente, dejen de hacerlo. Entendemos que la industria de la moda pueda hacer de esto una tendencia pero, en realidad, es más un estilo de vida que otra cosa.

Dejar de lado el maquillaje no debería estar anclado a las modas (y, seguramente, no es en lo que estás pensado cuando te olvidas de hacerlo por la mañana cuando llegas tarde a trabajar) pero hay varias opiniones feministas entorno a la decisión de llevarlo o no llevarlo. En el artículo del New York Times, Beauty Unmasked for All to See, la profesora de la Universidad de Standford y autora de 'Los Prejuicios de la Belleza', Deborah Rhode, nos habla sobre una doble realidad: los hombres llenan los despachos de Silicon Valley en camiseta mientras las mujeres recorren los pasillos de la oficina maquilladas. Emplear tanto tiempo en nuestros hábitos de belleza es pura vanidad y abandonar el maquillaje significa una liberación total. Si la 'cara lavada' como tendencia es algo que no perjudica en absoluto, puede que se extienda la idea de que no llevar maquillaje significa dejarse llevar y que puedes estar guapa sin necesidad de ponerte nada en la cara. En el mismo artículo, la maquilladors Diane Kendal nos cuenta que ir sin maquillar es algo "moderno y dinámico e ir con la cara 'al natural' es una demostración de confianza". Nombra a mujeres como Emmanuelle Alt y Tonne Goodman, editoras de Vogue a las que raramente verás maquilladas y que son admiradas por su estilo.

El maquillaje es cuestión de comodidad. ¿Te sientes segura llevándolo? Pues no llevarlo debería ser lo mismo. Si te gusta llevar lápiz de ojos y pintalabios, llévalo, pero si realmente te molesta, no debería importante si está de moda o no. Podemos sacar muchas conclusiones sobre el hecho de no pintarte la cara y del interminable debate sobre si es un asunto feminista o simplemente decisión propia, pero lo que podemos asegurar es que no deberíamos sentirnos forzadas a usar productos cosméticos si no queremos. Y, sinceramente, con el auge de 'lo natural', ¿para qué preocuparte? ¿A quién no le gustaría tener la cartera más llena o 20 minutos más para estar en la cama por las mañanas? Si a Caroline de Maigret le parece bien, a nosotras también.

Recomendados


Texto Courtney Iseman
Fotografía Harry Carr, Marni primavera/verano 2015

Tagged:
Paris
marc jacobs
Lou Doillon
Feminismo
Nueva York
Opinion
courtney iseman
emmanuelle alt
caroline de maigret
marni
tonne goodman