Publicidad

el tamaño no importa para la modelo de calvin klein myla dalbesio

La modelo Myla Dalbesio se sincera para hablarnos sobre cómo fue ser contratada para la última campaña de Calvin Klein y el revuelo que la noticia causó en Twitter.

por Tish Weinstock
|
24 Noviembre 2014, 6:20pm

Al ser modelo e incluso reina de un certamen de belleza para adolescentes, Myla Dalbesio está bastante acostumbrada a que la juzguen por su aspecto. Tras ser descubierta a los 16 años por Jeff y Mary Clarke de la agencia de modelos Mother Management, Myla se pasó los siguientes nueve años posando para catálogos comerciales y viéndose constantemente encasillada por la forma de su cuerpo. Al cumplir los 14, Myla era demasiado 'grande' para ser una modelo estándar y a la vez demasiado delgada para ser etiquetada como modelo de 'tallas grandes', así que se vio relegada a una situación incómoda entre la categoría intermedia que responde al ridículo nombre de in-betweenie. Sin embargo, a día de hoy, Myla es uno de los nombres que más se escucha dentro del mundo de la moda, ya que acaba de fichar para una campaña altamente codiciada con Calvin Klein. Para celebrar su esplendoroso éxito, nos pusimos en contacto con la belleza de Wisconsin para que nos hablara de lo que la hace sentir bella y del porqué el tamaño no importa cuando se trata de posar.

¿Siempre quisiste ser modelo?
No, siempre quise ser artista y escritora. Nunca pensé en ser modelo hasta que mi hermana mayor me insistió en que me metiera en ello. Perdí a mi madre a los 9 años y mi hermana fue quien asumió el rol maternal hasta que crecí. Se convirtió en mi principal sistema de apoyo cuando empecé en la industria.

Cuando eras más joven participaste en un concurso de belleza. ¿Cómo fue tu experiencia?
Fue espantoso. Ha sido la única vez en mi vida que he participado en un concurso de belleza y como era la primera vez fue increíblemente difícil para mí asumir que la gente me juzgara principalmente por mi aspecto. Al final, creo que quizás fue una buena forma de preparación para el mundo real. Incluso fuera de la moda, constantemente se nos critica teniendo en cuenta únicamente nuestro aspecto. A veces creo que lo llevo mejor porque aprendí esa lección de una forma muy directa y en una época temprana de mi vida.

¿Es el mundo de los certámenes similar a la industria de las modelos o hay muchas diferencias?
Está claro que hay algunos cruces. En ambos mundos te tienes que enfrentar a un montón de rechazos y juicios, pero en general creo que el mundo de la moda es mucho más flexible en lo que respecta a su idea de belleza. La moda valora el carácter único, mientras que el mundo de los certámenes parece promocionar una mentalidad uniforme que no se salga del molde. Cuando trabajo en moda siento que se me permiten algunas imperfecciones. No tengo que esconder quién soy.

¿Cómo te sentiste cuando te seleccionaron para la campaña de Calvin Klein?
Emocionada. Estupefacta. Abrumada. Nunca imaginé trabajar con una marca tan icónica o en un proyecto tan prestigioso; literalmente sobrepasaba cualquiera de mis sueños más locos. Llevaba nueve años trabajado como modelo, realmente dedicándole tiempo a ello y siempre hice lo que se me pidió. Me corté el flequillo a mitad del verano porque mi agente me lo pidió y luego pasé todo agosto presentándome a castings con el pelo sudado pegado en la frente. Posé para catálogos de patrones de costura, monos para la nieve y disfraces de Halloween. Intentaba recordar lo afortunada que era de estar llevando esos pantalones de poliéster en un día a más de 30 grados y de cómo muchas chicas darían lo que fuese por estar en mi lugar. Al final, gracias a todo esto, el hecho que me ofrecieran un trabajo como el de Calvin fue mucho más gratificante, porque sentí que realmente me lo había ganado.

¿Te parece raro ver imágenes preciosas de ti misma?
Un poco, pero sobre todo es alucinante. La gente se hace selfies por algún motivo, porque, si somos sinceros, es muy satisfactorio ver fotos donde una sale guapa. En realidad, es algo que recomiendo hacer cuando se pasa por un momento oscuro o de bajón, hacerte una imagen de ti mismo que te haga sentir bien y ponerla junto con otras de tus buenas fotos, luego míralas de vez en cuando y piensa cómo molas. La gente puede pensar que es narcicismo, ¡pero hay que aprender a homenajearse a uno mismo! Te da una energía que se expande a todos los otros aspectos de tu vida.

¿Crees que los ideales de belleza de la industria deberían cambiar?
Por supuesto. Sé que es un caso perdido, pero la industria tiene que abrir sus puertas a un grupo más diverso de gente, y no solo en términos de tamaño. Las mujeres (y los hombres) de toda raza, forma, talla y edad merecen ser representados. Y, además, es aburrido ver cómo se repite el mismo tipo de persona siempre. Hay mucha belleza en la diversidad y se nos está negando el placer y las posibilidades que eso nos puede aportar.

¿Cómo te sientes con la etiqueta "tallas grandes" o "in-betweenie"?
¿No sería maravilloso si ni siquiera tuviéramos que hacer esta pregunta?¿Si no existieran las etiquetas y categorías entre modelos y se nos tratara del mismo modo independientemente de nuestras tallas? La moda no es algo que ocurre de forma aislada y utilizar estos términos como una forma de identificación es algo que perjudica a todas las mujeres. No solo porque crea una barrera innecesaria entre las chicas, llevándolas al odio y a la competición, sino porque también resta importancia a nuestros rasgos individuales y a la idea de que las mujeres merecen ser juzgadas por algo más que por su aspecto.

¿Qué hace que una persona sea bella?
La honestidad, el conocimiento de uno mismo, la vulnerabilidad, la fuerza, la confianza y un buen culo.

¿En qué momento te sientes más bella?
Nadando desnuda en el océano.

¿Qué significa para ti la belleza?
Saber quién eres y sentirte orgulloso de ello.

@myladalbesio

Recomendados


Text Tish Weinstock
Image courtesy Myla Dalbesio

Tagged:
Calvin Klein
Μoda
Tish Weinstock
Myla Dalbesio