el arte de la era post-Internet

De Varsovia a Nueva York, el arte de la era post-Internet ha abierto un nuevo debate sobre la situación y la diversidad de la escena creativa contemporánea.

por Steph Kretowicz
|
02 Febrero 2015, 12:10pm

CUSS Group

"¿Sabes lo que es Kubota?", nos pregunta entre carcajadas Natalia Sielewicz en referencia a una marca de sandalias que llevaba la gente en Polonia durante los 80 y los 90. "No son zapatillas de andar por casa, son klapki plażowe: un tipo de sandalias de piscina".

Private Settings, Art After the Internet es la exposición que ha comisariado en el Museo de Arte Moderno de Varsovia y, tras cuatro meses en vigor, lo último que quiere es hablar del tema. Además de ser la curator, también ha organizado el programa de la misma que incluye performances, charlas y, por supuesto, algunas de las obras más representativas de la generación "post-Internet". Jon Rafman, Loretta Fahrenholz y Ed Atkins, Pamela Rosenkranz, Ryan Trecartin y DIS son algunos de los nombres con más repercusión de la escena artística que analiza y cuestiona la vida en la red. "Concibo este tema como un hecho, no como una corriente artística en particular" ,nos comenta Natalia sobre las exposiciones y libros que han iniciado este nuevo movimiento. "No quería tachar la exposición de 'post-Internet, porque el trabajo de los artistas que han participado es muy diverso y no quería ser excluyente. Al contrario: trato de conciliarlo todo".

Jon Rafman

Eso nos lleva a las sandalias de las que Sielewicz hablaba antes. Este icono de las piscinas públicas en Polonia es un símbolo del capitalismo y la globalización que ha surgido tras la era soviética: unas sandalias fabricadas en China, con nombre de marca de tractor japonés y destinadas a un público polaco. Natalia opina que "el arte post-Internet sería mucho más interesante si la gente no estuviese tan obsesionada con todo lo que pasa en Estados Unidos. Aquellos que nacieron a finales de los 80 y a principios de los 90 sienten demasiada nostalgia por sus infancias -unos años previos al auge de Internet- y en Polonia todavía se percibe ese sentimiento".

La era post-Internet es mucho más que logomanía y una constante obsesión por la imagen corporativa. Si indagamos más allá del punto de vista occidental -que Sielewicz describe como "una relación táctil y psicológica con los medios de comunicación y los nuevos canales de divulgación"- hay todo un universo de artistas que interactúan de una forma muy distinta con la cultura de Internet. "Si te fijas en la obra de Bunny Rogers, Pamela Rosenkranz o Ryan Trecartin, te das cuenta de que para ellos el medio ya no es Internet: ahora todo gira en torno a la subjetividad". Lo que Private Settings pretende es centrarse en la identidad del artista yendo más allá de la idea que tienen en Estados Unidos y en Europa occidental. En la expo encontramos artistas como Sarah Abu Abdallah de Arabia Saudita, el Grupo CUSS de Sudáfrica y la polaca Ada Karczmarczyk. "Pienso que no son justos algunos de los comentarios del tipo 'sois todos una panda de narcisistas amantes de los hashtags'. Por eso -a través de esta exposición- quería darle la oportunidad de mostrar su obra a un grupo de artistas que tienen un discurso potente y contrastado".

Hannah Perry

Private Settings supone un punto de inflexión en la definición de la escena artística contemporánea. Algo que se complementa a la perfección con el reciente descubrimiento de los artistas que van a participar en Surround Audience: la exposición trienal del New Museum que se inaugura el 28 de febrero en Nueva York. La temática es similar a la de Private Settings y Lauren Cornell -unos de los comisarios de esta nueva iniciativa- la describe como "un mundo en el que nos hemos apropiado de la tecnología y del capitalismo como algo natural y que distorsiona nuestra visión del día a día". En ella participan algunos de los artistas más importantes de la nueva era como Ryan Trecartin, DIS, Casey Jane Ellison y creativos de lo más normcore como K-HOLE. La expo también cuenta con nombres como el egipcio Basim Madgy, Aslı Çavuşoğlu de Turquía y muchos más procedentes de Nigeria, Qatar, Georgia, Ucrania, Palestina… "Podrían haber llamado a muchos más artistas asentados en Nueva York, pero en vez de eso han realizado una búsqueda magnífica de artistas que hablan sobre la identidad y la tecnología". Hasta 51 artistas y colectivos procedentes de 25 países diferentes. "La mayoría de sus obras dista mucho de lo que entendemos por "Nueva Estética" y -aparte de DIS y de otros pocos- se aleja de la imagen corporativa a la que estamos acostumbrados".

Esta nueva propuesta se presenta como una evolución lógica de un mundo repleto de desigualdades en relación a las redes y va mucho más allá del vago enfoque de los países anglosajones. Puede que Private Settings haya supuesto un cambio en la forma en la que vemos la comunidad online a lo largo del mundo: "No puedes cuantificar Internet. Puede sonar a cliché pero lo cierto es que ya no hay limites, así que es probable que no esperen muchas más eras post-Internet".

Harm van den Dorpel

Recomendados


Texto Steph Kretowicz
Fotografía cortesía Warsaw Museum of Modern Art

Tagged:
Cultură
Nueva York
Polonia
steph kretowicz
warsaw museum of modern art
natalia sielewicz