Publicidad

los jóvenes rebeldes de nan goldin cobran vida de nuevo

El MoMA de Nueva York presenta una amplia exposición sobre la emblemática serie 'The Ballad of Sexual Dependency'.

por Hannah Ongley
|
13 Junio 2016, 8:40am

Antes de que Corinne Day retratase a Kate Moss como emblema de las 'heroin chic' en los 90, Nan Goldin ya lo hizo una década antes con su serie The Ballad of Sexual Dependency. Sus crudos retratos de los chicos y chicas de la ciudad fueron polémicos, íntimos y muy honestos. Ella misma fue uno de los actores más importantes de la serie, pues se involucraba con ellos yendo de fiesta con ellos y acompañándolos en su día a día.  

Lee: Juventud y 'raves' eternas: este fotógrafo retrata el verdadero espíritu de Berlín
Lee: Polaroids, rap español y amor por lo mundano: así es Margarito dela Guetto

"The ballad of sexual dependency

es el diario que dejo que la gente lea, es mi forma de poner contral sobre mi vida. Me permite grabar de manera obsesiva cada detalle y recordarlo todo", afirma la fotógrafa.

La serie ha sido exhibida en diversos formatos desde su creación, pero la apertura de la exposición a gran escala en el MoMA de Nueva York es una de las citas más importantes de la carrera de Goldin. Los casi 700 retratos serán presentados en su formato original y en formato vídeo de 35 mm sobre una evocadora banda sonora. Además, varias actuaciones en directo -que se anunciarán durante el transcurso de la exposición- acompañarán la presentación de forma periódica.

Esta serie fue concebida en un primer momento como una pieza de performance. Goldin pretendía que las imágenes se presentasen como una exposición de diapositivas que ilustrasen conciertos de una veintena de músicos como The Velvet Underground, James Brown, Nina Simone, Charles Aznavour o Screaming' Jay Hawkins. El proyecto en sí toma su nombre de una canción de Bertolt Brecht y Kurt Weill de Threepenny Opera.  

Nan Goldin: The Ballad of Sexual Dependency

abre sus puertas del 11 de junio de 2016 hasta el 12 de febrero de 2017 en el MoMA

Recomendados


Texto Hannah Ongley
Imágenes cortesía del MoMA