el hijo de mick jagger es la nueva estrella de la televisión

'Vinyl' nos lleva a través de un viaje setentero empapado de sexo, drogas y rock 'n' roll.

|
mar. 14 2016, 12:00pm

No nos sorprende ni un pelo que James Jagger, hijo de Jerry Hall y Mick Jagger, sepa sacar partido sin ningún esfuerzo el atractivo que lleva en los genes. Labios carnosos, pómulos pronunciados y unos enormes ojos claros: rasgos perfectos para un actor. James es el protagonista de una nueva serie de HBO, titulada Vinyl, producida por Jagger padre y Martin Scorsese y coprotagonizada por Juno Temple, donde interpreta a una estrella del rock con hábitos que recuerdan a los de su padre y sus anteriores compañeros de banda.

Lee: Las 10 nuevas series de televisión de la temporada
Lee: ¿Qué series americanas te gustaría ver en España?

Vinyl es una serie de diez partes que dura 11 horas, creada por Martin Scorsese y Mick Jagger, y en ella interpretas al cantante de la banda punk británica llamada The Nasty Bits. ¿Te preocupaba interpretar un papel de estrella del rock siendo el hijo de Mick Jagger?
Me pareció más difícil entrar en la mente de un músico de los setenta que intenta derribar el muro de la industria de la música hasta que llega a hastiarse. Llega al punto de convertirse en un hater, pero tiene una fijación por conseguir su objetivo… es la clase de persona con la que no querrías hacer negocios, sería capaz de poner a su hijo bajo un autobús con tal de salir adelante.

¿Estudiaste a los Rolling Stones de esa época como parte de la investigación para preparar el papel?
Sí, bueno, investigué mucho. Hay un músico llamado Jack Ruby que era muy similar al personaje, un protopunk de Nueva York con muy mala leche. La única razón por la que nadie nunca supo de él es porque su música era horrorosa, hacía algo muy ruidoso y caótico y además murió muy joven, pero los verdaderos punks lo reconocen. Era el colmo del punk rock, pero era terrible, por eso no logró hacerse popular.

Fue muy interesante leer relatos históricos sobre lo que sucedió en aquella época. La gente tiene una idea mitificada de esa época, sobre todo en Nueva York, donde se cree que había como una utopía artística donde todos tenían verdadera libertad, pero yo creo que en realidad era más bien una ratonera donde abundaba la delincuencia y las drogas. La gente no era feliz, Nixon era el presidente y lo acababan de acusar por lo sucedido en el Watergate, así que Estados Unidos no debía de estar lo que se dice del todo contento consigo mismo. Había una baja moral generalizada, lo que explica la aparición de todas esas contraculturas, la sociedad en general se vio privada de sus derechos. 

Mi personaje toca en la escena punk, pero la escena disco ya era una realidad… fue un momento muy emocionante para la música -bueno, creo que no fue una época muy emocionante si no estabas dentro de la música- todo parecía muy crudo y estaba lleno de modelitos de muy mal gusto. Mucha gente se volvía loca con el poliéster, pensaban -'¡oh, hemos creado este material llamado nylon, es fantástico, hagamos sujetadores con esto!'.

¿Cuál es tu relación personal con la música?
Me gusta tocar la guitarra y el piano, y siempre he sido fan de la música. [En la vida real, es el cantante de la banda de punk Turbigeist] Es algo que siempre ha estado presente en mi vida, cuando estoy triste escucho música, creo que es algo intrínsecamente humano, tenemos este ritmo que forma parte de nuestra alma y nuestro ser. Es una de las cosas más importantes de la vida, puedes salir adelante sin tener muchas otras cosas, pero si tuviera que vivir en silencio o simplemente dejar de hablar con la gente por un tiempo, me volvería loco.

Martin Scorsese y Mick Jagger son amigos desde hace mucho, y se apoyan el uno al otro, son la pareja perfecta para crear un buen drama sobre la historia de la música.
Sí… Ha sido un proyecto a largo plazo para ellos, empezó como la idea para una película hace 10 años. Recuerdo haber leído el guion cuando tenía como ocho años, creo que queda mejor para la televisión, puedes llegar a mostrar mucho más a la larga. Hemos tocado algunas cosas de lo que sucedió en la industria de esa época, pero imagino que para la próxima temporada pasarán hacia el nacimiento del hip hop y las otras cosas que estaban sucediendo en su momento.

¿Fue una doble presión tener a Scorsese y a tu padre al mismo tiempo al mando?
No, para nada. Martin Scorsese tiene un carácter increíble, me hizo sentir cómodo desde antes de empezar a trabajar juntos en la serie. Estaba muy nervioso de conocerlo y tras haber hecho un par de audiciones pude hacerlo. Estoy seguro de que fue un puro test de personalidad: '¿Eres un gilipollas? No quiero trabajar contigo si lo eres'. Yo estaba sudando, estaba muy nervioso, soy un gran fan y no podía parar de morderme las uñas. Pero él tiene esa forma de ser, como un toque mágico que hizo que me sintiera cómodo al instante, y afortunadamente mi padre no estuvo por allí todo el rato, así que no tenía que verlo cada mañana, andaba trabajando en otras cosas. Pero fue un buen recurso para mí y fue de gran ayuda tenerlo cerca, si no entendía la referencia cuando me daban una nueva escena, él me ayudaba.

¿Qué nos enseña Vinyl de la industria musical de los setenta?
La industria de la música estalló en ese momento, el glam rock se estaba volviendo demasiado teatral y menos enfocado en la música, ese es un tema que se mantiene a lo largo de toda la serie. El personaje de Bobby [Canavale] ha sido marginado dentro de la música y quiere recuperar lo que le emocionaba en un principio, y eso es lo que Kit (mi personaje) trata de mostrar: no se trata de alimentar tu ego o de crear un espectáculo con fuegos artificiales, se trata de la música real y visceral, la que hace que la gente quiera moverse o pelear, follar u odiar. Se trata de obtener una reacción de la gente.

¿En qué momento de tu vida fuiste consciente de que tu padre era una estrella del rock?
No creo que haya habido un momento especial. Solo recuerdo estar en la escuela y luego en esos enormes conciertos, y claro, cuando no tienes un sentido de perspectiva, no sabes que no es lo normal. Estuve ahí desde bebé… él era simplemente mi padre, el que me regañaba si me portaba mal. Muchas veces me preguntan: '¿Qué se siente al ser al hijo de Mick Jagger?' ¡Bueno, no lo sé!, porque es lo único que siempre he conocido. Es mi vida, así que no tengo perspectiva. Ahora de adulto me siento muy orgulloso y entiendo perfectamente su mérito… pero mientras crecía no me podría haber importado menos, estaba más interesado en jugar al pinball en el backstage que en ver los conciertos, era mi día a día. 

Recomendados


Texto Craig McLean