Fotógrafo desconocido, el crew de Mind Crime Hookers en 6th Street Bridge, Boyle Heights, 1993, cortesía de Guadalupe Rosales.

guadalupe rosales es la máxima autoridad en cuanto a cultura chicana de los 90

La artista detrás de @veteranas_and_rucas ve el archivo fotográfico como una forma de replantear la historia de la juventud latina.

por Laura Pitcher; traducido por Laura Castro
|
04 octubre 2018, 5:15pm

Fotógrafo desconocido, el crew de Mind Crime Hookers en 6th Street Bridge, Boyle Heights, 1993, cortesía de Guadalupe Rosales.

"Para entender el presente, tenemos que remontarnos al pasado“, dice la artista Guadalupe Rosales sobre su exposición en Aperture Gallery. En ella, encontramos íntimas fotos familiares colgando en las paredes, junto a revistas de los años 90 y viejas invitaciones de fiestas. Rosales se considera una archivista y empezó con su cuenta de Instagram, Veteranas & Rucas, en 2015 como una forma de reconectar con su infancia en Los Ángeles en los 90, además de con la comunidad latina de la que se distanció tras mudarse a Nueva York.

Sin embargo, su trabajo es mucho más que nostalgia. Lo que comenzó como un espacio para compartir sus propias fotos, se ha convertido en una comunidad. Ahora, de vuelta en Los Ángeles, Rosales gestiona dos cuentas de Instagram —inició el archivo de la cultura rave Map Pointz en 2016— y anima a sus seguidores a enviarle sus propias fotos para publicarlas como una forma de "replantear la historia de la juventud latina”. Algo que vio que era muy necesario después de la decepción que sufrió ante la falta de documentación de la cultura chicana de los años 90 desde una perspectiva femenina.

Desde que abrió sus cuentas de Instagram, Rosales ha ganado cientos de miles de seguidores y ha facilitado que la conversación crezca, tanto en la sección de comentarios como en los mensajes directos. Fue nombrada la primera artista de Instagram en residencia por el LACMA (Museo de Arte del Condado de Los Ángeles). Ahora, acaba de lanzar una nueva exposición, Legends Never Die: A Collective Memory, que estará en Aperture Gallery hasta el 20 de octubre. Y allí mismo fue donde nuestros compañeros de i-D US se reunieron con la artista antes de la inauguración.

Grupo de Swing Kids de San Gabriel Valley, 1994, cortesía de Guadalupe Rosales y Debra Meza.

Cuando se hicieron estas fotos, tú vivías en Los Ángeles. ¿Cómo era todo por aquel entonces?
Recuerdo que al crecer en Los Ángeles, mi manzana y el vecindario eran mi mundo. Teníamos el bulevar, que era conocido como el lugar para socializar, conducir y pasear con tus amigos. Todos estábamos muy unidos, todos mis amigos y mis hermanas, así que íbamos juntos a las fiestas y dejamos la escuela. Hicimos cosas buenas y malas. Y luego, en el 96, mi primo fue asesinado por culpa de la violencia entre pandillas. Eso fue un golpe muy duro para mí, y fue cuando las cosas cambiaron. De 1996 a 1999, tenía la sensación de que no hacía más que tomar malas decisiones. Me estaba rebelando y salía con las personas equivocadas.

Altar a Ever Sanchez, en el estudio de Guadalupe Rosales, 2018; Fotografía de Mike Slack para Aperture, cortesía Aperture.

¿Qué te llevó a crear @veteranas_and_rucas?
Vivía en Nueva York en ese momento, después de haber dejado Los Ángeles cuando tenía 19 o 20 años para "escapar", o lo que sea que eso signifique. Unos años después, maduré y me di cuenta de lo importante que es mi cultura y mi familia. Comencé a sentir nostalgia por mi historia y utilicé Internet para estar al tanto de lo que pasaba en mi ciudad y mi cultura. También empecé a querer saber acerca de mi propia experiencia, pero no había mucha información, y desde la perspectiva femenina no había nada. Todo era muy específico, material estereotípico y cultura de pandillas. Entonces, el proyecto comenzó como un intento de contar mi propia historia y de relacionarme con las historias de otras personas.

Fotógrafo desconocido, el primo de Guadalupe Rosales, Ever Sanchez (der), y una mujer no identificada, East Los Angeles, 1995, Cortesía Guadalupe Rosales.

¿Cómo empezaste?
Primero, publiqué algunas de mis fotos y algunas que encontré en una revista que tenía de Los Ángeles. Luego le pedí a la gente que me enviara fotos donde las mujeres fueran el centro de atención. Cuando lo hice, me di cuenta de que no estaba sola en esto. Las mujeres querían contar su historia, y entonces se convirtió en una plataforma en la que todas estábamos involucradas.

¿Por qué abriste otra cuenta distinta para Map Pointz?
Eso fue un año después. Es distinta porque esta es acerca de la cultura chicana y no tiene una fecha específica. Se trataba realmente de entender de dónde vengo, pero también de mirar al pasado, como los años 60 y 70. Se centra principalmente en la cultura rave, pero también es para las personas de color.

Fotógrafo desconocido, Booker y amigos, 1992, Cortesía de Guadalupe Rosales y Eileen Torres.

¿Por qué elegiste Instagram?
Elegí Instagram porque es muy accesible. No elegí Facebook porque creo que ahí puedes escribir casi sin fin. Quería que las fotografías hablaran por sí mismas. Y, además, ver los comentarios es también una parte muy importante de esto. Los comentarios son muy importantes para el proyecto porque ahí es donde la gente aprende y discute. Normalmente, la gente no se cree que las fotos sean de los años 90 porque la ropa es muy similar a la de ahora.

Antes de abrir estas cuentas, ¿tenías alguna experiencia en el mundo de la fotografía?
Estaba realmente interesada en la fotografía analógica. Tenía una cámara de formato medio y jugaba con eso. Las fotos de esta exposición son fotos tamaño cartera que hacíamos en el centro comercial. Solíamos utilizar esas fotos como tarjetas coleccionables; escribíamos un mensaje en la parte posterior y se las dábamos a nuestros amigos en la escuela. Empecé a apreciar mucho eso porque es algo que podemos conservar y con lo que nos podemos relacionar. Eso es muy importante para mí. Es como una reliquia; estas imágenes contienen mucha energía.

Fotografías en el estudio de Guadalupe Rosales, Los Ángeles, 2018; fotografía por Mike Slack para Aperture, cortesía Aperture.

¿Has aprendido algo al administrar estas cuentas?
Estoy aprendiendo más sobre las injusticias que sucedieron y siguen sucediendo, y sobre mí y mi educación. Incluso acerca de las injusticias que sucedían mientras yo crecía o incluso en el sistema escolar. Durante mucho tiempo, me pregunté por qué no me gustaba el colegio, pero ahora adoro la escuela y puedo mirar atrás y ver que hay cosas que deben cambiar en el sistema.

¿Cuáles son tus planes para la plataforma?
Voy a seguir llenándola de fotos y también dedicaré más tiempo a los aspectos físicos. La gente está donando mucho material, y ahora es mi trabajo cuidar de él y también hacerlo accesible.

Fotógrafo desconocido, Booker (der) del crew de Together We Stand y amigo (izq) de Mind Crime Hookers, Whittier, California, ca. 1993, Cortesía Guadalupe Rosales y Eileen Torres.

¿Está pasando algo en estos momentos que consideres que debería ser archivado en el futuro?
Es interesante porque gran parte de lo que ocurre ahora es digital, lo cual es genial, pero también incentivo siempre a las personas a empezar a preservar las cosas. Nunca es demasiado tarde; ya sea una foto antigua o una de ahora. De hecho, participé en un taller en Los Ángeles hace aproximadamente un año con estudiantes universitarios y de bachillerato. Un chico, para su proyecto final, hizo fotos de su familia. Luego, la profesora les dijo que no eran aceptables porque no quería ver en ellas "violencia entre pandillas". Era su hermano sin camiseta y con tatuajes en la cocina. Me parece que eso es una forma más de silenciar la historia de alguien. Tengo la sensación de que están ocurriendo los mismos problemas de siempre, así que hay que seguir luchando contra eso y no dejar que nadie se interponga en tu camino.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.