Fotograma de “...Baby One More Time” de Britney Spears (1998), vía YouTube

1998 fue el año de referencia para las mujeres en el pop

El primer single de Britney, ‘The Miseducation of Lauryn Hill’ y el legado de las Spice Girls. Echamos la vista atrás, hasta el auge del poder femenino en el pop, 20 años más tarde.

por Ilana Kaplan; traducido por Eva Cañada
|
17 Enero 2018, 9:04am

Fotograma de “...Baby One More Time” de Britney Spears (1998), vía YouTube

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

Corría el año 1998. El programa TRL original se emitía por primera vez, Rose McGowan aparecía prácticamente desnuda en los MTV VMAs y los Furbies hacían furor. Y tan solo un año antes se había producido un cambio radical en el mundo de la música: las Spice Girls se habían adueñado de la música pop en el Reino Unido y habían cambiado la historia para las artistas que vendrían detrás.

Para cuando llegó 1998, había nacido una nueva era del pop. Entre los momentos más importantes que darían forma a este género para las décadas venideras se incluyen la aparición de la ídolo adolescente del pop Britney Spears y las reinvenciones de Madonna, Cher y Lauryn Hill. Un movimiento de "poder femenino", al parecer provocado por las Spice Girls, llegó hasta Norteamérica, colocando a empoderadas artistas femeninas al frente y en el centro del escenario del pop.

Hablemos primero de uno de los momentos más memorables e importantes de 1998: la llegada de Britney Jean Spears. Con sus inspiradas melodías pegadizas y sus calcetines altos de animadora, Britney ayudó a alejar el foco de la industria de la música de grupos como las Spice Girls y los Backstreet Boys y lo devolvió a los solistas.

La estrella emergente, recién salida de Louisiana, lanzó su single de debut “...Baby One More Time” el 30 de septiembre de 1998. Spears, llevando un diminuto uniforme de colegiala y dos coletas, preparó el camino para el surgimiento posterior de estrellas del pop como Christina Aguilera y Mandy Moore, que permanecieron en lo más alto de la industria durante la década siguiente. “...Baby One More Time” podría haber sido un fenómeno pasajero, pero nos presentó a Spears como intérprete dinámica que se convertiría en icono por su filosofía pop y su habilidad para el baile. “...Baby One More Time” también fue el comienzo de que Spears mostrara vulnerabilidad y sexualidad en la música pop, algo que ayudaría a acoger a artistas con una filosofía similar en el futuro.

1998 fue también el año en que Madonna lanzó su decisivo álbum Ray of Light. El disco fue un elemento transformador para la ya bien asentada estrella. Demostró su esfuerzo por experimentar más con la música electrónica y por evolucionar la música pop. Su interés en religiones como el Hinduismo o la Cábala influyeron en el fluido sonido de su nueva música. La transformación de Madonna en Ray of Light fue un reflejo del movimiento centrado en las mujeres que se convertiría en el foco cultural durante los siguientes años.

Otro legendario icono del pop que dominó 1998: Cher. Cinco años después del lanzamiento de su disco anterior It’s a Man’s World (1993), publicó su clásico del disco-pop Believe en octubre de 1998. Con aquel álbum la artista, que por entonces tenía 52 años de edad, se dirigió a un público más joven, lo que pareció conducir a una nueva era para la cantante. El tema que daba título al disco se convirtió en favorito de los clubes y sigue siéndolo casi 20 años más tarde. Fue anunciado como nada menos que icónico y le valió a Cher varias nominaciones a los Grammy, ganando la categoría de Mejor Grabación de Baile en el 2000. Naturalmente, los críticos compararon y sobre todo celebraron las reinvenciones de Cher y Madonna sin cesar durante aquella época, fomentando un auge de los himnos empoderadores de dance-pop.

El pop con influencias de R&B también se situó en lo más alto en 1998: las carreras de Brandy y de Monica estaban floreciendo y ambas lanzaron una de las colaboraciones más épicas de todos los tiempos con “The Boy Is Mine”. Aunque en 2017 es más probable que esta canción hubiera tratado sobre una riña con un tío en lugar de por un tío, la dinámica de llamada y respuesta entre las dos artistas era impecable. Independientemente de la temática, Brandy y Monica eran consideradas como mujeres fuertes con opiniones fuertes: al final del vídeo se unen y dan con la puerta en las narices al galán infiel Mekhi Phifer.

Por último y no por ello menos importante, el verano de 1998 trajo consigo el disco de debut en solitario de Lauryn Hill, uno de los momentos más importantes para la música pop de los 90. Con The Miseducation of Lauryn Hill, la impresionante vocalista buscaba modernizar el pop y lo logró, gracias a su propia mezcla de neo-soul, hip hop y R&B con una sensibilidad pop. El álbum llegó también en un momento muy importante en la vida de Hill: estaba embarazada de su primer hijo, una experiencia que según ella la inspiró para hacer música. También cantó con valentía sobre el amor, el desengaño y la tumultuosa relación que mantenía con The Fugees. El disco propulsó a Hill hasta las más elevadas alturas del pop y el R&B.

Cada una de estas artistas aportó algo diferente al género, pero todas ellas desempeñaron un papel importante en la evolución del pop. La definición del género se amplió y se volvió más inclusiva con respecto a la experimentación con híbridos de pop. El impacto del boom del "poder femenino" de 1997 dejó una duradera impresión en la industria del pop.

Pero el género realmente giró su objetivo hacia los iconos (e iconos potenciales) femeninos en 1998, hacia mujeres que buscaban difundir empoderamiento a través de su propia música. El trabajo de artistas como Britney, Lauryn Hill, Madonna, Cher, Brandy y Monica ha tenido un efecto a largo plazo en la música que todavía seguimos sintiendo casi 20 años más tarde. Las artistas que dominan el pop actualmente —Beyoncé, Halsey, Demi Lovato, Solange y muchas más— continúan su legado de fuertes melodías pegadizas y poderosas opiniones. En 2018, el futuro de las mujeres que hacen una firme declaración a través de la música pop y que continúan derribando barreras parece brillante.


Tagged:
Britney Spears
Madonna
lauryn hill
cher
Destacados