Cazadora Gosha Rubchinskiy at Wer-Haus. Camiseta American Apparel

cuestionamos la autenticidad de las cosas con el guincho

En plena promoción de ‘Hiperasia’, encontramos un hueco para hablar con uno de los cantantes clave para entender la nueva ola musical en España.

por Manu Palmer
|
15 Marzo 2016, 8:54am

Cazadora Gosha Rubchinskiy at Wer-Haus. Camiseta American Apparel

El Guincho no tenía prisa. Seis años después de su último trabajo y tras numerosas colaboraciones, el canario ha vuelto como el ave fénix. Se ha reinventado por completo y vuelve a ponerse a la vanguardia con Hiperasia, el proyecto más ambicioso de su carrera. Una idea que engloba discos, mixtapes y hasta ropa, todo a través de un chip y vía web.

Una experiencia única en el panorama español que promete hacer historia. Antes de su partida a México, hablamos largo y tendido con él sobre este proyecto, sus nuevos sonidos, la grabación de Cómix y sobre lo nuevo de Kanye West.

Tu último disco llegó a las plataformas digitales hace unas semanas, pero antes de eso podíamos escucharlo a través de unas pulseras junto a varios extras. ¿Cómo surgió esta idea? ¿Fue cosa tuya o más bien de la discográfica?
El proyecto lo compartimos con Wellness, un estudio de Madrid. Las pulseras no son una manera de promocionarlo, es el formato en sí. Es como si antes te comprabas un CD y ahora te compras esta pulsera o una sudadera o cualquiera de los objetos que vamos a crear alrededor del proyecto. Todo empezó hace unos 2 o 3 años, cuando se me ocurrió sacar mi música de una forma más evolutiva y menos estática que un CD, un vinilo o incluso digital. A partir de ahí me introdujeron varias opciones y la opción que me pareció más divertida e inspiradora es que todo girara alrededor de este chip y que todas las acciones se desarrollaran vía web.

¿Se podría decir entonces que has perdido la fe en el CD y el formato físico?
Yo nunca he tenido fe en el CD. Es un formato que jamás me gustó y además mi carrera me ha demostrado que las ventas de CD son irrisorias. La relación con la gente que me escuchaba desde el principio, cuando tenía el blog de Discoteca Océano —hablamos de 2006 o 2007—, era mucho más rica porque no teníamos todas las barreras que suponen los tiempos de un lanzamiento ni la promoción clásica de una publicación.

Era todo mucho más directo. Teníamos la versión de un tema, la subíamos, la gente opinaba o incluso nosotros mismos por el hecho de verlo ya publicado, los discos tenían varias tracklists diferentes, hacíamos mixtapes… De alguna manera, después de dejar el contrato con XL, pude retomar el control de mi carrera y volver a hacer las cosas de esa manera.

Lee: 6 artistas para comprender el nuevo rap español
Lee: El Coleta: "La nueva movida madrileña soy yo"

untitled-article-1457620729-body-image-1457975185

Sudadera Soulland

En Bombay cantabas eso de "No te vayas a China que allí no tienen cortinas" y ahora publicas un disco llamado Hiperasia. ¿Qué tipo de relación tienes con Oriente?
Realmente con China no tengo ninguna relación en particular, es porque allí vivía una chica. Pero con Asia lo que tengo es una relación de fascinación desde muy pequeñito, de siempre. Me identifico mucho con la cultura asiática: lo frenético, la comida… Además, me encanta el picante y lo ácido.
De todas formas Hiperasia no viene por una fascinación por Asia sino por un lugar llamado Hiperasia, que se encuentra a las afueras de Madrid. Son estos "hiperbazares" que hay repletos de objetos y de copias. La idea del disco es cuestionar la autenticidad; tiene que ver con ese concepto más que por el continente asiático en sí.

Hemos pasado de un Guincho más tropical a uno que juega con el trap. ¿Tenías miedo de que pudiera chocar a los fans al principio?
Miedo no; esperaba que chocara con los fans. Es sano que les choque. Que digan eso es un piropo, me parece algo buenísimo.

En varios medios se te ha llegado a comparar con Kanye West, sobre todo a la hora de experimentar con estos nuevos sonidos. ¿Crees que es una comparación muy grande o que está más o menos justificado?
La portada la diseñó G. Miami de Wellness y me pareció guay por la coña de The Life of Pablo y porque, de alguna manera, Kanye en este disco ha planteado una idea que teníamos en mente desde hace un par de años. Consiste en hacer el lanzamiento de un disco y los límites de éste mucho más borrosos. Musicalmente, al margen de mi admiración por lo que hace, no le veo mucha comparación, la verdad.

¿Qué te pareció The Life of Pablo?
¡Me gustó mucho!

Tu nombre real es Pablo. ¿Hay algo que Kanye y tú no nos estéis contando?
(Risas) No, pero si te fijas hay cosas que están relacionadas en el disco, como la recontextualización del góspel, por ejemplo. También las diferentes texturas, los sampleos o la radicalidad en las estructuras; ahora mismo estamos en un momento en el que la gente es más blanda con ello. Pero bueno, él es un maestro en eso, colocándolos y diferenciándolos.

Acabas de lanzar a través de la pulsera una nueva mixtape, Michael Dior. ¿Qué tienen estos nuevos temas para no haber sido incluidos dentro del LP?
Es que para mí el disco sigue siendo eso: la mixtape, los mixes, el nuevo material que estamos grabando… Todo lo que ocurre dentro del mundo Hiperasia es el disco 'Hiperasia'. Entiendo que para explicarlo a la gente hay que escoger 13 canciones para un CD y hacer entrevistas y vídeos. Lo entiendo, me adapto, es mi trabajo y lo hago encantado, pero para mí el disco es todo lo que hay alrededor.

La pulsera es igual de disco que Cómix o la de Michael Dior. Para mí es todo un universo que engloba la idea del proyecto. La experiencia del disco no acaba en las 13 canciones sino que va más allá. Esta idea me parece algo fundamental no sólo para el trabajo sino para la vida. Hay que reinventarse todo el rato. Si no, ¿para qué estamos aquí?

untitled-article-1457620729-body-image-1457975291

Plumífero G-Star. Jersey Gosha Rubchinskiy at Wer-Haus. Camiseta G-Star. Pantalón tejano Levis

En el portal de Hiperasia habéis puesto recientemente a la venta una sudadera, ¿de dónde viene esta relación con la moda?
El concepto de que el proyecto lo pudieras llevar puesto viene como una pequeña reflexión sobre la tecnología, sobre cómo ha venido para quedarse. Muchas veces no nos gusta que la tecnología interaccione con nosotros, el chiste precisamente era invertir esa dirección, coger la tecnología y tener que pegarla a tu propio cuerpo. Tuve la suerte de conocer a los chicos de Wellness. Estábamos los 3 en la misma línea de pensamiento y así fue como desarrollamos la idea de la pulsera y la sudadera.

Publicaste tu anterior disco, Pop Negro en 2010 y seis años después Hiperasia, pero realmente no has estado quieto ya que has colaborado con Javiera Mena e incluso con Björk. ¿Echabas de menos volver a publicar algo íntegramente tuyo?
Buena pregunta. Yo lo considero como situaciones paralelas. Cuando produzco para alguien no es lo mismo que cuando hago música para mí porque el tamaño del proyecto es diferente. También hay límites que pone el propio artista con el que estás trabajando y cuando trabajas solo las reglas las pones tú y en mi caso son nulas. No es que echara de menos hacer algo íntegramente mío, pero son procesos distintos. Yo no me siento a trabajar en un estudio si no tengo una idea previa que vincule todo lo que hago. Necesito una idea.

¿Planeas alguna colaboración nueva más o menos inminente?
Sí, voy a colaborar con Young Nivea, que me flipa. A la vuelta de México vamos a grabar su mixtape, que va a estar disponible en el mundo Hiperasia a mediados de abril.

Aunque ya habíamos escuchado adelantos de este disco, Cómix ha sido el videoclip que más ha destacado. ¿Cómo fue volver a grabar con Canada? ¿Buscabais algo más parecido a lo que hicisteis con Bombay o el tema exigía un cambio más radical?
Fue genial. Nos conocemos desde hace muchos años, somos muy amigos y gran parte del equipo de Bombay también estuvo en la grabación de Cómix. Con Nico, el director, me llevo genial. Compartimos referencias, maneras de ver las cosas… Fue un placer, le dejé libertad máxima y todo fue idea suya. Estoy seguro de que quería hacer algo diferente a Bombay porque el tema en sí es diferente. El rodaje fue duro, al fin y al cabo hay un trabajo brutal detrás de los planos que no se ve, al igual que con las chicas de vestuario. Fue un curro muy heavy, pero cuando ves el resultado acabas satisfecho.

¿Fue fácil contar con La Mala Rodríguez para grabar ese tema?
¡Sí! María es un encanto. Es la hostia. En cuanto entra en la canción, la cambia, la lleva a otro nivel.

Hablando de Cómix, el tema fue estrenado en una conocida web estadounidense. ¿Crees que eres más valorado en el extranjero que en España?
Sí, por supuesto. Pero estoy en paz con esa idea. No me sabe mal ni me preocupa. Es la realidad de mi carrera desde que empecé y seguirá siendo así. Es lo que hay.

untitled-article-1457620729-body-image-1457975363

Camiseta Stussy. Sudadera H&M Studio. Pantalón Levi's. Zapatillas Nike

¿Influye esto a la hora de tener fans en España?
No puedo obligar a la gente de mi país a que me valore porque es absurdo. Mi proyecto puede destacar en algunos territorios como México o Australia pero no es algo que se preste mucho al fan como concepto. Tampoco soy un artista que esté encima de sus seguidores ni tengo una relación muy social con ellos. Es más unidireccional, yo ofrezco material para el que lo quiera escuchar y valorar.

¿Te gustaría llegar a las masas?
No tengo ningún interés en ser mainstream ni en no serlo. Voy a seguir haciendo lo que me dé la gana y cuando me dé la gana y a partir de ahí lo que ocurra me vendrá dado. No me preocupa para nada eso. Tengo la suerte de dedicarme a la música desde hace años, tengo la libertad y el control del material que publico y no lo cambiaría por nada del mundo.

¿Cómo ves la escena musical en España?
Aquí hay mogollón de talento. La gente está empezando a entender que la música puede llegar desde otros sitios, no sólo desde las discográficas. Me parece un momento muy bueno. Solo echo de menos más riesgo a nivel estructura. Muchas veces la música que viene de la calle reproduce los estilos del mainstream o de lo que las majors imponen, pero al margen de esa pequeña tara -que también la entiendo-, creo que es un buen momento lleno de artistas con ideas frescas, nuevas texturas y gente con mucho oído. Y no solo en España.

¿Qué música estás escuchando últimamente?
Me paso unas dos, tres o incluso cuatro horas al día en Soundcloud y voy encontrando cosas nuevas. Ahora mismo estoy muy flipado con MHD, un chico de París que últimamente está colgando varios vídeos en Youtube, pero como yo habrá millones de personas. Me parece muy interesante.

Mientras hacíamos la sesión de fotos has elegido la música que sonaba. ¿Qué era exactamente?
He puesto MHD, de hecho, algo de música en francés que es un idioma que siempre me ha movido más… También ha sonado el Anti de Rihanna, que está bastante guay.

¿Cómo descubres nueva música? ¿Te dejas guiar por lo que dicen los blogs?
Tiro muchísimo de Soundcloud, la verdad. Me mola lo fácil que puedes relacionar a los artistas con 'me gusta' o reposts. Me flipa. Puedes descubrir a gente haciendo cosas brutales con 16 o 17 años desde Rumanía, les escribes y te contestan que grabaron ese tema la semana pasada. Me mola esa inmediatez y me siento muy identificado con esa forma de publicar. Cuando empecé a publicar en 2005 o 2006, a la gente le parecía una manera destructiva y ahora se ha convertido en un estándar. Me parece algo muy bueno.

Créditos


Texto Manu Barrena
Fotografía Carlos Montilla
Estilismo Rebeca Sueiro para Kasteel Agent
Maquillaje y peluquería Sergio Esche para Kasteel Agent
Asistente de fotografía Sara Tomás
Agradecimientos Wer-Haus

Tagged:
barcelona
El Guincho
rebeca sueiro
carlos montilla
kasteel agent
sergio esche
wer-haus