el poder de Instagram como arma de protesta

El marketing es una herramienta clave tanto para convertir a una marca en el símbolo burbujeante de la felicidad o para movilizar a miles de personas en el mundo por una causa benéfica o reivindicativa. No es que sea lo mismo que bajar a la calle a...

|
09 diciembre 2014, 11:55am

De estas campañas publicitarias solidarias, una de las más remarcables de los últimos meses ha sido la titulada Ice Bucket Challenge (Reto del cubo del agua helada), puesta en marcha para recaudar fondos destinados a la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica, dedicada a la investigación sobre la enfermedad. Miles de personas colaboraron en la acción, parecida al fenómeno español "El legado de Tibu" (que poco tenía de solidario). Los participantes tenían que echarse por encima un cubo de agua helada, subirlo a las redes sociales, donar 10 dólares a la causa y nominar a 3 personas. Si alguno de los nominados no cumplía con el reto en 24 horas, la donación ascendía a 100 dólares.

La cadena comenzó a mediados de julio de 2014, impulsada por el ex-jugador de béisbol Pete Frates, enfermo de ELA. La campaña llegó a recaudar más de 100 millones de dólares internacionalmente (376.000 euros en España), en parte gracias a la participación de famosos como Bill Gates, Lady Gaga o la mismísima Anna Wintour (con lo que se pudo comprobar que sigue siendo humana). En la búsqueda de Instagram por el hashtag #Icebucketchallenge aparecen 1.644.672 resultados. El vídeo de Justin Bieber en dicha red social obtuvo más de 1 millón de likes. Poca broma.

#Freethenipple ha sido otra de las reivindicaciones realizadas a través de Instagram en la que han participado un buen número de nombres conocidos. La campaña, que protesta en contra de la censura del topless en la red social, tuvo como primeros apoyos el de Scout Willis, hija de Bruce Willis y Demi Moore, que se fotografió paseando con sus pechos al aire por Nueva York. Cara Delevigne, Miley Cyrus, Alexa Chung o la modelo Suky Waterhouse fueron otras de las famosas que abogaron por la libertad de expresión aportando sus fotografías acompañadas con el hashtag correspondiente (algunas más atrevidas que otras).

Meaghan Kausman, modelo australiana que trabaja para firmas como Fella Swim, utilizó su cuenta de Instagram [con más de 17.600 seguidores] para denunciar cómo dicha marca había utilizado Photoshop para retocar una de las fotografías que protagonizaba. Según como cuenta la propia Kausman en su perfil, "han alterado drásticamente mi cuerpo, adelgazando mi estómago y mis muslos con la intención de encasillarme en la idea cultural de la belleza. Arriba está su versión y abajo la imagen real. MI cuerpo es una talla 8, no 4. ¡Es mi cuerpo!". La acción de la modelo se hizo viral y la compañía tuvo que pedir disculpas debido al escándalo.

No todas las acciones solidarias realizadas a través de la comunidad fotográfica se inician por las propias celebrities. Pero seguramente su creador las tenga en mente a la hora de planificar su estrategia. Uno de los ejemplos es la cadena #WakeUpCall, en la que se invitaba a los participantes a hacerse un selfie nada más despertarse, subirlo a la Red y donar 5 libras a Unicef en su trabajo de ayuda a los niños de Siria. La primera en hacerlo fue Jemima Khan, embajadora de la organización para el Reino Unido y a ella le siguieron Naomi Campbell, Keely Hawes o la propia Paris Hilton abrazada a su osito de peluche. La campaña tuvo tanto éxito que los medios no dudaron en apodarla como "La mezcla entre #IceBucketChallenge y #NoMakeUpSelfie (una campaña de recaudación de fondos para la investigación sobre el cáncer en el Reino Unido también exitosa)".

Una de las reinas del uso de las redes sociales para acaparar la atención del público sobre su persona (para bien o para mal pero siempre a su antojo) es Lena Dunham. Y hace apenas unas semanas utilizó su poder de reclutamiento para que su mensaje "Lena Loves Planned Parenhood" llegase al máximo posible de personas. Con una camiseta rosa con la frase impresa en blanco una larga lista de nombres famosos subieron su imagen a Internet para apoyar la causa de Dunham: recaudar fondos para la campaña Women Are Watching de la fundación Planned Parenthood. Mindy Kaling, Amy Poehler, Ellen Page, Gabrielle Union, Jenna Lyons o Jemima Kirke (con sus hijos) fueron algunas de las famosas que participaron en una de las iniciativas solidarias más exitosas a través de Instagram. Y es que quizás no pueda presumir de tener la mejor presencia en la alfombra roja, pero a Lena Dunham pocas la superan en inteligencia.

Recomendados


Texto Carmen López