guindilla es la modelo española que conquistó a rihanna para savage x fenty

Esta joven manchega afincada en Londres forma parte de la Fenty Squad, y hablamos con ella para contarte por qué.

|
jun. 14 2018, 7:45am

Su verdadero nombre es Marina Ontanaya, pero todo el mundo la conoce como Guindilla, y así es como le gusta que la llamen. "Un amigo especial me bautizó así cuando me conoció por primera vez y, desde entonces, casi todo el mundo me conoce por Guindilla", nos cuenta. Puede que de primeras su nombre no te suene, pero es que su carrera como modelo no ha hecho más que empezar. Rihanna se fijó en ella para ser una de las protagonistas de la campaña de su nueva línea de lencería Savage x Fenty —en la que la cantante ha optado por anteponer la actitud sobre la "perfección estética"— y nosotros le auguramos un futuro más que prometedor. Marina es divertida, interesante y le encanta bailar, y nosotros hemos querido hablar con ella para presentártela como se merece.

¿Dónde estás ahora y qué estás haciendo?
Me vine a Londres con la idea de aprender inglés y, en parte, por la experiencia de vivir en un país extranjero sin tener ni idea del idioma. Empecé bailando los fines de semana en diferentes clubs para poder pagar el alquiler y poder vivir en una ciudad tan cara, pero después de firmar con @antiagencyldn —hace exactamente 10 meses—, ya puedo vivir de mi trabajo como modelo.

¿Cómo te definirías a ti misma?
Sin filtros para decir lo que pienso.

¿Alguna pasión además de la moda?
Me encanta pintar, escribir y leer. Haga lo que haga de esas tres cosas, me hace estar conectada conmigo misma y eso siempre me hace feliz.

¿Cómo has llegado a participar en la campaña de Savage x Fenty?
Resulta que estaba en España trabajando en otra campaña cuando recibí un mail de mi agente diciéndome que me querían ver para una campaña de lencería, y que era muy importante (aun no sabía que era para Rihanna). Al día siguiente me encontraba en el primer avión que salía por la mañana desde Madrid hasta Londres para poder hacer el casting a las 10 de la mañana.

Cuando estaba a una hora de aterrizar en el aeropuerto de Londres, la azafata del avión nos comunica que van a empezar a soltar oxigeno en el avión por una situación de emergencia, que, por favor, nadie fume en el avión porque puede haber una explosion al estar el oxigeno activado y que vamos a aterrizar en Burdeos. ¡Imagínate el susto de estar pensando que me iba a morir en el avión! Fue horrible, la verdad; ahora lo cuento como si nada, pero realmente pensé que me iba a morir y fueron los peores minutos de mi vida. Bueno, pues hicimos la parada en Burdeos y evacuaron a un pasajero al que, desgraciadamente, le había dado un ataque al corazón y se había muerto en pleno vuelo.

Estuvimos tres horas parados en Burdeos hasta que, por fin, pude llegar a Londres. Llamé a mi agente diciéndole todo lo que había pasado y el porqué de mi retraso, y me dijo que el casting se había terminado, pero a la mañana siguiente recibí otro mail diciéndome que me querían ver y que si estaba disponible. A los tres días me confirmaron.

Cuéntanos un poco la experiencia de trabajar para Rihanna. ¿La has llegado a conocer personalmente?
Desafortunadamente no la he llegado a conocer, pero trabajar con todo el equipo de Fenty y con el fotógrafo (que es maravilloso) fue increíble. Ha sido una de las veces que mas cómoda me he sentido trabajando para una marca. Todas las modelos que estábamos allí teníamos cuerpos diferentes y todas estábamos felices y cómodas con nosotras mismas.

Todo lo que hace Rihanna tiene un mensaje entre líneas, y en algunos adelantos pudimos verte a ti o otras figuras como Slick Woods hablar sobre la diversidad en las campañas de la artista. ¿Qué mensaje nos quiere mandar Savage x Fenty?
Normalmente, las campañas de lencería siempre las hacen modelos con una 90-60-90 y que miden 1,80m, cosa que es frustrante para las personas que no tenemos esas medidas. En los 90, se establecieron unos cánones de belleza que ahora se van deteriorando poco a poco, porque es un horror vivir con la presión de tener que mirar con lupa todo lo que comemos —y, aun así, en el mundo de la moda sigue siendo un problema—. Savage x Fenty rompe con todos esos estereotipos para hacer ver a la gente que lo importante no es el cuerpo; es la actitud y la aceptación a uno mismo.

¿Cómo empezó tu carrera de modelo?
Pues si te soy sincera, no soy consciente de en qué momento, ni cuándo, ni cómo empezó. Fue de una manera natural y espontánea. Nunca lo pensé; ni siquiera imaginé que estaría viviendo en Londres. Evidentemente, esto no hubiese pasado sin la ayuda de mis amigos, a los que tanto quiero.

¿De qué forma te ayudan las redes sociales en tu carrera?
Me hice Instagram hace año y medio porque siempre he estado un poco en contra de las redes sociales. Siempre he pensado que crean adicción, les dedicaba demasiado tiempo y eso me hacia estar sentir un poco de ansiedad y depresión. No es del todo real; es un mundo virtual y hay muchas mentiras detrás de muchos posts, pero con el tiempo aprendes a buscar el equilibrio de las cosas y a reírte un poco de todo esto, ¿no? Como me dijo un amigo mío: “it’s just a ride”.

¿Qué es para ti la belleza?
Me leí un libro que se llama Wabi Sabi y habla sobre la estética basada en la belleza de la imperfección. Para mí, la belleza es ver el nacimiento de una flor, adorarla en todo su esplendor, contemplar su degradación, cerrar los ojos y poder recordar este proceso una y otra vez.

¿Quiénes son tus modelos de referencia?
Encuentro inspiración en todas estas mujeres: Naomi Kawase, Diana Kunst, Chloe Wallace, Sofia Coppola, Juliette Binoche, Julia de Castro, Adwoa Aboah, Frida Khalo, Petra Collins, Hilma af Klint, Nina Simone, Amélie Nothomb, mi abuela y, por supuesto, mi madre.

¿Qué planes y sueños tienes para el futuro?
Después de pasar este año aprendiendo inglés y trabajando, ya estoy preparada para empezar a estudiar interpretación en Londres y, entre otras cosas, tengo en mente visitar las auroras boreales y me encantaría irme con una mochila a recorrer parte de África y Sudamérica.