¿por qué no dejamos que los niños de 'stranger things' sean simplemente niños?

El joven reparto de 'Stranger Things' está acaparando mucha atención, pero no toda es positiva.

por Hannah Ongley; traducido por Eva Cañada
|
nov. 14 2017, 8:06am

Fotografía Matteo Montanari

Parte del atractivo de Stranger Things reside en que sus estrellas son muy jóvenes. Esto hace que sea mucho más impresionante cuando Millie Bobby Brown lo peta con el rap de "Monster" de Nicki Minaj, Finn Wolfhard clava una versión del "Age of Consent" de New Order o Noah Schnapp (que por entonces solo tenía 12 años) llama la atención sobre el encasillamiento en estereotipos de los personajes LGBTQ. Y también hace que no mole nada que los fans pidan algo que no sea que los actores hagan su trabajo, como Wolfhard nos recuerda ahora amablemente (el joven actor desató recientemente el enfado entre los fans cuando no quiso hacerse un selfie con un fan adulto que le esperaba en la puerta de su hotel).

“¡Hola a todos!”, escribió Wolfhard en un tuit muy educado el pasado 8 de noviembre. “No quisiera excomulgar a nadie de este club de fans, pero si eres buena persona no acosas a mis amigos o a mis compañeros de trabajo. Tú ya sabes a quién me refiero". Y continuó, “Por qué tengo siquiera que escribir este tuit, no lo sé. Cualquiera que se llame a sí mismo 'fan' y activamente persiga a alguien por literalmente actuar y hacer su trabajo está siendo ridículo. Piensa antes de actuar, tío”.

Wolfhard no especificó a cuáles de sus compañeros estaba defendiendo, pero podría haber estado hablando de cualquier miembro del reparto. Millie Bobby Brown ha sido sexualizada por comentarios en Instagram, por un ejecutivo sénior de NBCUniversal y por Yandy.com, que el mes pasado añadió a Eleven en su repertorio de disfraces sexy para Halloween.

Sadie Sink —que ya ha tenido que defender a los hermanos Duffer a causa de una controvertida escena de beso que no estaba en el guion— se tuvo que enfrentar a crueles reacciones negativas de fans que no querían un nuevo personaje en la serie. Tal y como Shannon Purser dejó claro cuando defendía a Wolfhard contra las acusaciones de que "no tenía corazón" por haberse negado a hacerse un selfie, interpretar un personaje favorito de los fans como es Barb ha desembocado en algunas interacciones improcedentes. Y con sus 20 años, Purser es una veterana comparada con algunos de sus compañeros de reparto.

“Vale, no”, escribió Purser en un hilo de Twitter hace unos días. “Ningún actor tiene la obligación de pararse por nadie. Finn es una persona increíblemente amable, pero es humano y también necesita descansar. Yo experimento esto mismo a un nivel bastante inferior, pero ha habido gente esperándome en el hall de algún hotel, en la salida del aeropuerto, etc. Y soy adulta. No quiero ni imaginarme cómo tiene que ser verse inundado de toda esa atención a su edad. Resulta intimidante. Así que, mundo, os habla una hermana mayor: ni se os OCURRA hacer sentir culpables o desagradecidos a los actores jóvenes porque no hayan podido deciros hola. Ellos os entregan su arte. Adoran a sus fans. No os aprovechéis de eso. Y si no podéis aceptar el hecho de que necesitan espacio, manteneos alejados”.

Los grupos de fanáticos de la cultura pop excesivamente pasionales no son exclusivos de 2017. Los fans de Harry Potter, de Sherlock, de Glee y de Benedict Cumberbatch pueden volverse tan fanáticos como los Beliebers o los Little Monsters. Pero Stranger Things es bastante única, en el sentido de que los espectadores de la serie tienden a tener más edad que sus protagonistas.

Puede que Netflix esté dando un giro más joven con sus contenidos, pero aun así hay hombres adultos disfrazándose de Eleven y la horrorizada Millie Bobby Brown es bien consciente de ello. Wolfhard describió recientemente la solicitud en broma de Ali Michael, de 27 años de edad, que le pidió que le diera "un toque dentro de cuatro años" como “asquerosa”. Pero en realidad pareció más horrorizado cuando le pusieron las cámaras de TMZ delante de la cara. No mola nada hacer que los críos se sientan incómodos y todavía mola menos ganar dinero haciéndolo.

Los adultos no deberían necesitar que se les recuerde que los críos de Stranger Things son todavía críos, independientemente de lo convincentes que resulten como grupo de la Motown. Por suerte, las respuestas de apoyo ante estos hechos demuestra que los fans excesivamente apasionados son una minoría.