las apps de las celebrities son mejores de lo que parecen

Las apps de 'celebrities' son la próxima frontera de la cultura fan, permitiendo a los usuarios jugar a ser los ídolos de Hollywood de la generación Twitter: Lindsay Lohan, Kim K, y dentro de poco, Katy Perry.

por Alice Hines
|
08 Abril 2015, 11:35am

Kim Kardashian: Hollywood

Supongamos que eres un fan de Kim Kardashian West, puede que incluso seas ese tipo de persona que compra los vestidos de su Kollection bandage dresses. De cualquier manera, tu relación con ella es unilateral, porque tan sólo eres un mirón observando pasivamente detrás de una ventana virtual.

Descarga las aplicaciones de las celebrities. A diferencia de las cuentas en redes sociales, estas son participativas, particularmente en su formato más popular: el juego. En dicha aplicación, un personaje famoso (Kim Kardashian, Lindsay Lohan, Paula Deen) hace el papel de hada madrina guiando al usuario a través de misiones: desde una prueba para esquivar fans hasta la misión de averiguar si el novio de una amiga la está engañando. Kim Kardashian: Hollywood se ha descargado 28 millones de veces desde su lanzamiento en junio, engrosando las arcas de Glu Mobile con más de 74 millones de dólares.

Hemos probado a jugar un rato y, en realidad, esta app no es más falsa que los reality shows, las noticias sensacionalistas o las cuentas en redes sociales de los famosos. En Kim Kardashian: Hollywood, Kim es una muñeca Bratz en 2-D que suelta frases como: "¡Qué guapa estás!", mientras el dinero le cae literalmente de los arbustos. Sin embargo, las misiones son de lo más realistas: tienes que camelar a sus amistades con 'K-stars' y quedar con ellos para ir a exposiciones, entre otras muchas cosas. Todo para ir escalando poco a poco hacia la cúspide social. 

Otros famosos se han unido a la moda de ser protagonistas de una app, como el vigilante de la playa David Hasselhoff o Paris Hilton. Sabemos que esto suena un tanto decadente, pero pronto Katy Perry tendrá su propia aplicación en Glu Mobile. Los juegos no son las únicas aplicaciones en torno a personajes famosos; existe una que señala las fechas de la gira de Madonna, otra que envía tarjetas de felicitación a tus contactos (Taylor Swift), o incluso una de Snoop Dogg que decora tus fotografías con porros.

Existen apps con aspiraciones más ambiciosas, como Biophilia de Björk, la primera app adquirida por un museo que permite explorar una galaxia cuyas estrellas reproducen versiones de canciones. Nunca ves a Björk, pero haces música con ella a través de una serie de instrumentos moviendo el dedo por gráficos que activan notas. Es lo mejor que hemos encontrado perdiendo una tarde descargando aplicaciones mientras investigábamos sobre este tema. Vale la pena invertir en ella, sus 12,99 dólares equivalen a conseguir 150 K-stars o conseguir una caricatura de Range Rover.

Hay casos que demuestran que las apps también sirven para limpiar la imagen de ciertos personajes. Es el caso de la famosa chef Paula Deen, cuyo programa fue suspendido por sus comentarios racistas. Deen lanzó Paula Deen´s Recipe Quest, una especie de imitación del Candy Crush con pancakes y barras de mantequilla en miniatura, donde la cocinera aparece como un simpático elfo que te guía a través de los distintos gráficos.

Lo bueno de este mundo es que se controla la interacción entre el usuario y el personaje; ningún escritor sensacionalista criticará una app y es muy raro que alguien haga comentarios negativos sobre ella. The Price of Fame, la app de Lindsay Lohan, intenta aprovechar este potencial para mejorar la imagen de la actriz. Su meta es acumular fans tan rápido como sea posible de una forma que se supone graciosa, y ella misma lo ha definido de esta manera: una auto-parodia de su pasado desde una perspectiva más divertida. En definitiva, nos reímos todos juntos.

La aplicación de Kim, por otra parte, tiene una irónica visión del éxito. Reconoce que el objetivo principal del usuario hacia el ascenso social es realmente superficial, pero no lo es tanto como para que den ganas de renunciar a él. También logra desviar las críticas a la imagen de Kim de forma muy sutil: la parte más difícil del juego arroja la idea de que es realmente complicado ser una celebrity en Hollywood. Después de todo, puede que Kim trabaje más duro de lo que pensamos. ¿Cómo logró si no pasar de ser un parásito como Paris Hilton a generar 74 millones de dólares por ser el rostro de una app?

Esto es lo que ocurre con las app de celebrities: son ficción hasta que dejan de serlo. Ahora, después de una tarde entera jugando, sería genial que Kim añadiese un nivel donde se pudiese ganar 74 millones de K-stars… 

Recomendados


Texto Alice Hines
Imagen Kim Kardashian: Hollywood

Tagged:
apps
CELEBRITIES