hablamos con jonathan anderson sobre su última colaboración con converse

El diseñador británico reinterpreta tus zapatillas favoritas y las sumerge en un mar de purpurina multicolor.

por Álvaro Piñero
|
14 Diciembre 2017, 12:21pm

El affaire creativo entre Jonathan Anderson y Larry Clark se inició en 2015 con un fotolibro protagonizado por los actores de The Smell of Us, y al parecer se está empezando a convertir en una de esas uniones emblemáticas (y necesarias) que tanto gustan en el mundo de la moda.

Desde que lanzara Kids en 1995, Clark se ha convertido en uno de los directores que mejor han sabido retratar de forma honesta la cultura joven en nuestros tiempos, y eso que ha cautivado al transgresor espíritu de J.W.Anderson. Esta vez, Anderson ha recurrido al realizador para fotografiar la campaña de su última colaboración con Converse, protagonizada por un maravilloso casting seleccionado por Walter Pearce en las calles de París.

La propuesta, que lleva por nombre Glitter Gutter, llega ahora a J.W.Anderson Workshops —el híbrido entre espacio expositivo y tienda que tiene el diseñador en Londres— y a j-w-anderson.com tras hacer un cameo en el desfile masculino p/v'18 de la firma en Florencia. De esta forma, las clásicas Thunderbolt y Chuck '70 se presentan inmersas en un arcoíris de purpurina, mientras que la segunda se ha visto además invadida por la logomanía.

Una vez más, Jonathan Anderson vuelve a convertir una prenda de su fondo de armario en un objeto de deseo para toda una generación de amantes del arte y la moda. Con motivo de este nuevo lanzamiento que ya está a la venta, hemos hablado con el diseñador para descubrir un poco más acerca de esta colaboración y su relación con España.

Tu idea de democratizar la moda parece encarnarse en esta colaboración. ¿Qué tienen en común dos firmas como J.W. Anderson y Converse?
Nuestro punto en común es la cultura creativa.

¿Qué te inspiró a la hora de diseñar esta colección?
Glitter Gutter surgió de la idea de romper la silueta con algo inesperado. Sacar la purpurina de su contexto natural con un par de chinos desgastados, por ejemplo.

¿Y qué te gustaría conseguir con ella?
¡Que la gente se emocione con este proyecto tanto como lo estoy yo!

¿Qué crees que debería preocupar a los jóvenes diseñadores en esta industria cada vez más competitiva?
El mejor consejo que me han dado jamás fue uno de Manuela Pavesi: ¡nunca hagas concesiones!

Desde que te convertiste en director creativo de Loewe, tu relación con España se ha vuelto en cierto modo más cercana. ¿Cómo te ha influido eso tanto a nivel personal como profesional?
España siempre ha formado parte de mi vida. ¡Mis padres tienen una casa en Ibiza y pasábamos allí todos los veranos!

¿Qué te parece más emocionante acerca de la escena creativa de Madrid?
Encuentro que Madrid es muy diferente de la mayoría de capitales europeas, es sorprendentemente calmada y relajada. Todo el mundo es muy amable y se toma tiempo para charlar respetuosamente contigo. Eso encaja con el carácter regio y anticuado de la ciudad, que yo encuentro fascinante.

Después de lograr dirigir dos de las marcas de moda más importantes del momento, ¿cuáles son tus expectativas para el futuro?
Seguir democratizando la moda.