el caso de las chicas que te susurran en youtube fingiendo ser tu novia

El cineasta Guus Voorham realizó un documental sobre los populares vídeos de 'Girlfriend Roleplay' en YouTube que acumulan millones de visitas.

por Claudia Galgau
|
28 Noviembre 2018, 10:31am

Este artículo apareció originalmente en i-D Netherlands.

"La primera vez que vi un vídeo de 'ASMR Girlfriend Roleplay' hizo que el pelo de mi nuca se erizara considerablemente", dice Guus Voorham, un cineasta holandés de Rotterdam. Por eso decidió dedicar su trabajo de fin de carrera a este género específico de YouTube. Los vídeos son una variación del popular género ASMR, generalmente protagonizados por mujeres jóvenes que emiten ciertos estímulos visuales y auditivos que brindan a las personas que son sensibles a ellos una sensación placentera.

En la rama 'Girlfriend Roleplay' de ASMR, las chicas se graban a sí mismas mientras fingen hablar con sus novios. Susurran palabras reconfortantes a la cámara, recrean peleas domésticas y acarician suavemente las pantallas. En algunos casos los vídeos llegan a tener más de un millón de visitas. "Cuando descubrí estos vídeos de forma accidental, me parecieron incómodos, pero en el fondo también los disfruté", dice Guus. Luego recortó partes de los vídeos de diferentes chicas para crear una nueva novia que cumplió todos sus deseos.

El cineasta, de 27 años, se graduó el pasado julio en la Academia Willem de Kooning, la escuela de arte de Rotterdam. Mientras estudiaba, estaba fascinado por los juegos de rol. Para comprender mejor la distinción entre realidad y ficción, fue a clases de filosofía y estudios de género. Para su primer gran proyecto cinematográfico, pidió a voluntarios y miembros de la fraternidad universitaria que representaran un ritual de novatada. "Quería mostrarle al espectador que incluso durante el juego de roles, se pueden desarrollar verdaderas amistades", dice Guus. Su fascinación por la diferencia entre lo real y lo falso también lo llevó a una extensa investigación de la soledad, que, según él, se considera cada vez más como un problema de salud en los Países Bajos.

Un ejemplo de un vídeo de Girlfriend Roleplay:

En Alone Together, podemos ver la edición de Guus a partir de varios vídeos diferentes. "Primero quise exponer el lado negativo del fenómeno, porque pensé que las mujeres abusaban de la soledad de los hombres. Pueden ganar mucho dinero al hacerlo", dice Guus. "Pero cuando comencé a editar, también noté los aspectos dulces y hermosos de hacer esto. Enfaticé con personas que pensé que nunca sería capaz de comprender. Para mí, esta es una de las mejores cosas de hacer documentales".

Uno de los vídeos lo conmovió en particular. "El vídeo de una joven rubia, que también está en mi película. Ella te dice lo mucho que significas para ella, y lo reproduce de manera muy convincente", dice Guus. "Me imagino que cuando lo grabó, sola en su habitación, realmente estaba pensando en un ex novio. Tal vez ella está diciéndole a la cámara todas las cosas que no pudo decirle. Algunas de esas chicas parece que están reviviendo su propia fantasía".

También hay mujeres que piensan que es un acto de altruismo para combatir la soledad. Pero al final, los vídeos de juego de roles se asemejan a un producto comercial, sobre todo. "Los creadores de estos vídeos están compitiendo por los espectadores, y están tratando de sobresalir en complacer", dice. "No quieren hacer feliz a una sola persona, como en una relación, pero están tratando de hacer felices a todos sus espectadores. Debido a esto, todos los vídeos se parecen, lo que crea la imagen de un hombre promedio, a quienes todas las chicas están consolando de la misma manera ".

Guus quiere magnificar esta homogeneización convirtiendo al espectador en un oponente no dispuesto. "Especialmente en un auditorio, esto parece absurdo. Todas estas mujeres están tratando de crear una conexión personal contigo, mientras que todos esos extraños están sentados a tu lado. Ambos te hacen sentir incómodo y te impiden apartar la mirada de la pantalla. Al final de la película, la gente sale del auditorio como si alguien la hubiera besado en contra de su voluntad".

Parte de la incomodidad puede ser causada por la manera anticuada que las mujeres jóvenes se comportan, hablando a la pantalla tratando de complacer a un hombre imaginario. Muchos de los vídeos comienzan con una toma en la que la chica finge dormir, y luego despierta despacio pero con suavidad. "Lo siento, me quedé dormida mientras te estaba esperando. No importa que llegues tarde, siempre estaré ahí para ti", susurra a la cámara. En lugar de mostrarte una imagen matizada de las relaciones de hoy en día, se burlan de la idea de una "la novia" eternamente joven que no tiene nada mejor que hacer que quedarse en casa esperando a su hombre. De esta manera, refuerzan un antiguo patrón de expectativa.

Lo que las mujeres piensan sobre esto, no queda claro en el documental. Es por eso que Guus planea hacer una secuela, en la que permitirá que las mujeres que están detrás de los vídeos expliquen sus motivos. "Creo que muchas de ellas nos dirán que el papel que desempeñan no tiene nada que ver con su propia vida", dice Guus. Pero incluso si las mujeres no se identifican con el papel que interpretan, resulta muy realista para el espectador. Esto está confirmado por la cantidad de comentarios bajo los vídeos escritos por hombres que se sienten reconfortados gracias a ellos. Fueron estas muchas reacciones positivas las que cambiaron la forma en que Guus ve la intimidad. "Pensé que la intimidad era algo que, por definición, solo podías sentir por alguien que conoces bien. Cuando estás teniendo relaciones sexuales, es lo que falta cuando realmente no conoces a la otra persona. Pero ahora parece que las personas que miran estos vídeos también experimentan confianza y reconocimiento. Para ellos es algo que puede existir entre dos personas que nunca se han conocido. Eso es realmente fascinante".

Puedes leer más sobre 'Alone Together' aquí.

Tagged:
documental
Cultură
IDFA
alone together
Guus Voorham