un adelanto en exclusiva de la nueva (y muy romántica) campaña de balenciaga

Captada por un famoso fotógrafo de bodas, las imágenes están protagonizadas por parejas de la vida real en, obviamente, las calles de París.

por Liam Hess
|
18 Julio 2019, 5:18pm

¿Has oído hablar del 'Síndrome de París'? Es una condición, común entre los turistas japoneses, que aflige a quienes visitan la ciudad al darse cuenta de que no coincide con las expectativas que se les han vendido: mujeres delgadas en Chanel, intelectuales que saltan por las calles empedradas y citan a Sartre. Se dice que los síntomas incluyen alucinaciones, mareos, ansiedad y sudoración profusa, todo debido a la decepción abrumadora.

Tenemos la sensación de que Demna Gvasalia podría haber oído hablar de este fenómeno… pero bueno, para la última campaña de Balenciaga parece estar trastornando esos clichés, clásicos del turismo, que rodean la ciudad. En particular, la idea errónea de que es un hervidero descontrolado de romance, repleto de franceses meditabundos con el pelo largo besuqueando a sus novias afuera de la Sorbona, mientras que mujeres que se parecen a Eva Green llevando una boina bordean los cafés de la acera, fumando Gauloises manchados de lápiz labial rojo, y seduciendo a inocentes transeúntes.

1563297332779-Balenciaga-Winter-19-2_rvb

Por supuesto, la realidad es muy diferente, por lo tanto, en lugar de utilizar el estereotipo completo, Demna optó por elegir parejas que tuvieran un romance en la vida real. En una campaña, tomada por Greg Finck, un fotógrafo conocido sobre todo por su trabajo súper romántico en bodas, las amorosas parejas llevan piezas seleccionadas de la colección que fueron inspiradas por los quioscos turísticos de París, jugando con la diferencia entre el París romántico que vive en la imaginación colectiva en comparación a su existencia en el mundo real como una ciudad viva.

Si bien la colección más reciente de Balenciaga, que se realizó en febrero, tuvo menos material notable para la creación de memes -no hubo crocs de plataforma–, lo que sobresalió fueron los accesorios inspirados por la mercancía para turistas que se encuentra en los puestos ubicados en las principales vías de París. También había bolsas que, a primera vista, parecían ser de un supermercado, pero que se fabricaron con el mejor cuero y se estamparon con un logotipo de Balenciaga. Con una de las parejas parada frente a una tienda de abarrotes al lado de la calle, parece que esta visión de la vida cotidiana en la ciudad más romántica del mundo estaba muy presente en el imaginario de Demna esta temporada. Paris, je t'aime.

Además de las imágenes, hay un video, dirigido por el artista Ed Fornieles, que parece de circuito cerrado, y que muestra a una pareja disfrutando de una cita en un estacionamiento subterráneo, usando la característica silueta cuadrada de la marca. Se encuentran, tienen una charla rápida, se besan y luego se van. Es raro, es medio loco, y todo es muy, muy Balenciaga.

1563297350987-Balenciaga-Winter-19-3_rvb
1563297358141-Balenciaga-Winter-19-11_rvb

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Paris
Balenciaga
Moda
demna gvasalia