una asistente al coachella se disculpa tras ser criticada por llevar un tocado de plumas

Cuando una famosa activista indígena señaló lo ofensivo que era este acto, la festivalera admitió lo insensible que se había mostrado.

por Braudie Blais-Billie
|
28 Abril 2017, 9:00am

A pesar de los innumerables artículos y debates que se han generado últimamente en torno a la irrespetuosa práctica que supone la apropiación cultural, el mundo de la moda y la música sigue mostrándose algo torpe. Los festivales de música están plagados de este tipo de insensibilidad, y el Coachella no es una excepción. 

Durante el segundo fin de semana del Coachella, varios asistentes fueron vistos llevando un tocado de plumas indio -un poderoso símbolo sagrado y político en algunas naciones nativoamericanas- a modo de complemento. La doctora Adrienne Keene, profesora adjunta cheroqui de la Ivy League y activista y autora del blog Native Appropriations, mostró su desaprobación en Twitter.

Sin embargo, en lugar de reaccionar con hostilidad, una de las chicas que aparecen en las fotos se lo tomó de forma constructiva y se disculpó a través un post de Instagram por apropiarse de una prenda sagrada, expresando así su arrepentimiento hacia la comunidad indígena a la que ofendió. 

*Lee: ¿Cómo podemos apreciar una cultura sin apropiarnos de ella?

"Soy humana y admito que hay muchas cosas que desconozco", escribió la asistente al festival. "Aprecio a todos los que lo han comentado con la intención de educarme y no de propiciar odio". Siempre está bien recordar el impacto que la educación, la compasión y la responsabilidad pueden tener en este tipo de debates sobre problemas como la apropiación y el racismo.

Afortunadamente, este tipo de interacción entre la persona que se apropia y la parte ofendida cada vez es más positiva. En febrero, Karlie Kloss 'tuiteó' una disculpa tras participar en una editorial de para el número de marzo de Vogue (irónicamente denominado 'The Diversity Issue'), así como Hilary Duff lo hizo por su inapropiado disfraz de Halloween en 2016.

Otras celebrities se muestran más reacias a afrontar las consecuencias de sus actos -véase el silencio de Kendall Jenner ante su ya viral campaña para Pepsi- y eso nos impide ir hacia adelante. Sin embargo, gracias en parte a las acciones y la visibilidad que están ganando movimientos como #BlackLivesMatter, el público se está empezando a concienciar. Además, el debate que están generando profesionales como la doctora Keene están rompiendo las barreras que separan a diversas comunidades con resultados más que positivos.

Recomendados


Texto Braudie Blais-Billie

Tagged:
Coachella
Música
Cultură