Helno. 

fotografías inéditas de los punks parisinos de los 80

Recuerdos de aquella escena conservados gracias a los fotomatones. "Como 'Amélie', pero punk".

por Micha Barban Dangerfield
|
06 Marzo 2017, 9:40am

Helno. 

Estamos en 2017 y todavía seguimos deseosos de excavar en el pasado del punk. La era política y cultural en que nos hallamos inmersos ahora recuerda al clima que se vivió a finales de los 70: la era en la que nació el punk. Fue una época tumultuosa, profundamente dividida y marcada por el auge de la desigualdad, aunque también por una nueva conciencia y por fuertes reductos de resistencia. Las conversaciones sobre punk normalmente giran en torno a Inglaterra, pero al otro lado del canal, Francia también tuvo su pequeña y unida escena, aunque su recuerdo cultural está limitado por la falta de documentación sobre la experiencia gala. 

Sin embargo, si se excava suficientemente profundo y se sabe dónde buscar, uno se encuentra con algunas joyas, como esta serie de fotografías ―sobre todo― de fotomatón tomadas y conservadas por un grupo de amigos que ahora se ha decidido a compartir su juventud punk en Facebook. Se trata de una colección de imágenes que captura la diversión y la libertad de una especie de familia que pasaba el tiempo haciendo música, grabando vídeos en lo-fi, disfrazándose y haciéndole un corte de mangas al mundo. i-D Francia ha conseguido ponerse en contacto con LauL, uno de los chcos que salen en las fotos y antiguo miembro de la banda de punk/no wave Les Lucrate Milk, que ha compartido más fotos de su archivo personal y nos ha explicado cómo fue ser un joven punk en París.

Masto

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 19.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000} span.s1 {font-kerning: none} span.s2 {font: 12.0px Helvetica; font-kerning: none}

¿Recuerdas la primera vez que te sentiste punk?
Sí, creo que fue mientras veía un programa musical en la tele en 1976 o 1977. Había bandas como los Sex Pistols y los Damned tocando en directo y yo pensé: "Joder, ¡eso sí que es sincero! ¡Ahora lo entiendo!". El punk era visceral. Aquellos tíos lo daban todo, sin armonía pero con una gran furia. No hacía falta que entendieras las letras para captar su rabia.

¿Qué significaba el movimiento para ti?
Había recibido una educación muy estricta. Para mí era genial poder escapar de aquello, me sentía muy reprimido y la llegada del punk me hizo sentir libre. Ya me gustaba disfrazarme, buscaba explorar lados más profundos de mi identidad. Al principio el movimiento no consistía solo en llevar un uniforme de cuero, una falda escocesa y una cresta. Era muy creativo y cada uno tenía una interpretación diferente de él.

¿Cómo te vestías?
Robaba ropa de mi padre y de mi abuelo para modificarla. Tenía una chaqueta que anteriormente usaba para llevar un reloj de bolsillo, pero la desmantelé y colgaba de la chaqueta cada parte del reloj. Me ponía rodajas de salchicha como pendientes, o lonchas de jamón como insignia y una fregona como corbata. Éramos más de chanclas que de Dr Martens. Coger el metro era muy arriesgado, podíamos recibir una paliza de los rockers, los teddy boys, los skinheads o la poli. Pero bueno, nos encantaba ser diferentes. Que nos insultaran no era un problema para nosotros; era una especie de juego.

Foto central de la fila inferior: Francis Campiglia

¿Tocabas en un grupo?
Sí, era miembro de Les Lucrate Milk, una banda muy extraña, artística y decadente. Éramos un pequeño grupo de artistas: Masto y Gaboni eran fotógrafos, Nina era pintora y yo era una especie de diseñador gráfico. Solo queríamos estar juntos, no deseábamos agradar a nadie, hacíamos videoclips pero no con la intención de que salieran en la tele. Mientras que la mayoría de punks tenían el pelo oscuro e ideas pacifistas, nosotros nos teñíamos de rubio y cantábamos: "Larga vida a la guerra y que se jodan los pacifistas". Era pura provocación. Éramos unos mocosos malcriados. Finalmente nos separamos porque no buscábamos la fama y empezamos a gustarle a todo el mundo... ¡Puaj! Nina era muy bella y temperamental. Decía cosas como: "Nada de bolos los sábados, tengo que ver Dallas". Es fantástica, ahora es pintora y creo que le va bastante bien.

Así que tus amigos y tú pasabais bastante tiempo en los fotomatones...
Era muy popular, accesible para todo el mundo. Siempre había un fotomatón cerca. Los rostros son efímeros, porque todos vamos a morir, así que queríamos dejar una huella, como con el grafiti. Puedes pasarlo muy bien en un fotomatón: posando, poniendo caras, intentando que encaje el mayor número posible de personas en el encuadre... Solíamos competir para ver quién traía la cosa más graciosa al fotomatón: una marioneta, un perro, etc. Hasta que Masto cogió un bebé de un cochecito cercano y consiguió que la madre le diera una buena patada en el culo. Podíamos añadir efectos especiales caseros antes de que se secaran las fotos, por ejemplo doblándolas para crear una doble exposición. También recuperábamos fotos desechadas que había debajo del fotomatón. 

¿Quiénes son las personas de estas fotografías para ti?
Son como mis primos, una familia que yo he elegido. Esas imágenes son como un álbum familiar. Solíamos intercambiar fotos como si fueran cromos. Y nunca hemos dejado de hacerlo. Son auténticos recuerdos que marcan la historia.

LauL

¿Qué recuerdas de aquella época?
Era una enorme búsqueda del éxtasis. Un paréntesis pueril. No nos interesaba luchar por territorios ni mierdas por el estilo. Nos encantaba deambular por lugares inexplorados, edificios abandonados, cementerios, hospitales, catacumbas, lugares fotogénicos. Nos colábamos en el cementerio Père Lachaise con una escalera y movíamos la escalera de una tumba a otra, haciendo carreras y yendo lo más rápido posible hasta el otro lado del cementerio sin siquiera tocar el suelo. Era muy divertido y bastante arriesgado. La adrenalina es la droga más barata. Era como Amélie, pero punk.

¿Es posible ser punk en 2017?
Precisamente pensaba en eso esta mañana. El punk influyó en todo: música, diseño, publicidad y moda. Todos estamos bajo su influencia. Lógicamente, todo el mundo debería ser punk, pero hay en día tienes que ser punk y ecologista, o punk y vegano. Ser punk significa ser consciente, pero no debería ser un movimiento que te obligue a ser así o asá. Cada persona debería poder tener su propia versión, su propia solución. No deberías esperar que los demás actúen o reaccionen. Hace falta ser idiota para no ser punk hoy.

Nina Childress 

LauL

Fotos de fotomatón con maquillaje: el rodaje de L'Affaire des Divisions Maurituri, F.J Ossang

LauL

Les Lucrate Milk 

Nina, Masto, Gaboni, Laul, Helno y otros del Raya

Les Lucrate Milk

Les Frères Ripoulain con Nina y Masto

Koja

Helno 

Masto

Recomendados


Texto Micha Barban-Dangerfield
Escaneos Jérôme Lefdup
Fotos / Archivos extraídos del DVD Le Posthume Trois pièces de Lucrate Milk - Archives de la Zone Mondiale y la colección personal de LauL