8 películas que tienes que ver sobre la verdadera realidad de los refugiados

Cada día vemos imágenes nuevas en la tv o por Internet, pero en realidad sabemos muy poco de lo que todas estas personas están pasando.

por Colin Crummy
|
29 Junio 2016, 10:01am

#myescape

La experiencia de los refugiados, tanto si la vemos en las noticias de la tele como en un póster de campaña, a menudo se centra en lo que significa para aquellos tienen que darles asilo. Pero la producción actual de películas que representan la crisis de refugiados -ya sean actuales o históricas- nos muestran una nueva perspectiva. 

Los refugiados nos dan su testimonio sobre su lucha a través de vídeos que hacen con sus smartphones durante los arriesgados viajes que hacen -a través del desierto, por las montañas o en caminos destruidos por la guerra- a menudo a merced y capricho de los traficantes de personas. Estos directores con experiencia de primera mano convierten las experiencias en poderosas historias ficticias y verídicas. En conjunto, son películas que ayudan a rebatir la idea errónea de que lo importante en estas historias son aquellos hacia los que huyen los refugiados.

Bunkers
Anne-Claire Adet utiliza el propio material de los refugiados para ilustrar cómo viven en Europa en un breve documental en primera persona. La realizadora entrevista a un periodista de Sudán que ha sido alojado en un búnker en Ginebra. "No hay forma de escapar, no hay espacio para respirar", dice al describir el búnker que se encuentra a tres niveles bajo tierra y que sirve para alojar a los refugiados, que viven en condiciones de hacinamiento y sin ver la luz del día.

Flotel Europa
A principios de los años noventa, Vladimir Tomic, su hermano, su madre y aproximadamente otros mil refugiados yugoslavos embarcaron en el Flotel Europa en Copenhague para iniciar una nueva vida. En un época donde no había Snapchat, los nuevos habitantes de este campo de refugiados marítimo enviaban a sus seres queridos que se quedaron en Yugoslavia videos VHS de sus vidas a bordo del barco anclado en la capital danesa. A través de estas imágenes borrosas que muestran la miseria de los refugiados, Tomic traza su propia historia en un documental que evita una narrativa victimizante a favor de una emocionante historia sobre el paso de la niñez a la edad adulta.

Sonita
El documental -ganador del festival de cine Sundance- de Rokhsareh Gahaem Maghami sobre una refugiada afgana que vive en Irán, parece a primera vista una película sincera sobre la ambición adolescente en contra de los límites de la sociedad. Sonita es una rapera de 15 años que escribe rimas sobre la opresión de los matrimonios concertados, algo que se vuelve un problema real en su vida cuando su familia planea venderla por 2.700 euros para que su hermano, a su vez, pueda pagar por su novia. 

Para Sonita esto significaría regresar a Afganistán y renunciar a sus sueños, una perspectiva que hace que el director de la película considere intervenir, cruzando tanto las fronteras documentales como las culturales. El estatus de refugiada de Sonita, que en un principio juega un papel secundario en cuanto a la idea central de la historia, nos va presentando sus desafíos a medida que la historia da un giro alucinante.

Continental Drift
El corto de Pietro Novello sobre los refugiados africanos que luchan para atravesar las peligrosas aguas del mar, nos muestra naufragios en la costa italiana que sirven como un preocupante recordatorio del precio que hay que pagar con vidas humanas. Pero la naturaleza traicionera del viaje en sí mismo es solo una parte de la historia de Novello, recogida en un cortometraje que representa la crisis de refugiados y explora la intimidación y la corrupción a las que se enfrentan aquellos que esperan sobrevivir al viaje.

Transit Zone
El corto de Frederik Subei sobre la vida en los campos de refugiados de Calais durante el crudo invierno es un documento escalofriante de lo que todas estas personas tienen que sufrir para sobrevivir sin una vivienda digna y escasez de alimentación y agua.  

"Inglaterra es como un sueño para mí, ¿sabes? Quiero lograrlo", dice el sudanés Teefa, que espera lograr cruzar el canal desde Francia. De su propio país, Teefa explica que 'o corres o mueres'. Transit Zone nos muestra los lugares a donde llegan los refugiados que escapan del terror para enfrentarse a un futuro incierto. 

#MyEscape
La directora Elke Sasse explicó que no tuvo que irse muy lejos para obtener las imágenes sobre los viajes de los refugiados de Afganistán, Siria y Eritrea. Todas estaban online, pues los refugiados habían subido los vídeos que grabaron con sus smartphones durante sus arduos viajes a través de territorios peligrosos, en un intento de llegar a Europa. Sasse intercala con frecuencia imágenes reveladoras con entrevistas profundas a los protagonistas, que explican el contexto de unas escenas que demuestran una increíble resistencia.

After Spring
Los directores Steph Ching y Elena Martínez se dirigen a Zaatari, Jordania, al campamento más grande de refugiados sirios, que abrió sus puertas en 2012 para dar cabida a los que huyen de la guerra civil a través de la frontera. Fue una medida temporal en ese momento, pero Zaatari ha visto crecer su población a medida que continúa el conflicto. After Spring, que debutó en el festival de cine de Tribeca, sigue a dos familias de refugiados y a los trabajadores humanitarios que luchan para mantener en funcionamiento el campo, pues Zaatari parece ser cada vez más un lugar en el que tendrán que permanecer por mucho tiempo.

Home
La familia de Arta Dobroshi huyó de Kosovo en 1997 a un campo de refugiados en Macedonia. Arta ha trabajado en un campo de refugiados y ha sido traductora para la OTAN. Ha pasado la mitad de su vida como refugiada y la mitad en libertad, un hecho que inspiró su nueva película de ficción. HOME, está protagonizada por Jack O'Connell y Holliday Grainger, que interpretan a una pareja británica que se convierten en refugiados. Esconden a sus hijos en maleteros, recorren kilómetros buscando un hogar y escarban en la basura para encontrar comida y calor. 

Recomendados


Texto Colin Crummy

Tagged:
arte
refugiados
GUERRA
Documentales
inmigrantes
migrantes
sociedad