lujo, humor y diversidad: palomo spain ha creado el hotel más maravilloso del mundo

El diseñador cordobés ha vuelto a sorprender convirtiendo el Hotel Wellington en el lugar donde cualquier cosa podía pasar.

|
sep. 15 2017, 12:53pm

Cualquiera que se esté paseando estos días por la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, sabe que 'El Desfile' de esta temporada era sin lugar a dudas el de Palomo Spain. A estas alturas Alejandro Gómez Palomo se ha labrado un prestigio bien merecido que le llevó, entre otras cosas, a ser candidato al premio LVMH de jóvenes diseñadores.

Por eso nadie quiso perderse anoche el acontecimiento del año. Personalidades como Pedro Almodóvar -que ya mostró su admiración por el diseñador cordobés- o la mismísima Lindsey Lohan hicieron check in en el excéntrico Hotel Palomo para disfrutar de una estancia donde cualquier cosa podía pasar. Y pasó.

El increíble Hotel Wellington se convirtió ayer en el lugar donde cualquier fantasía se podía hacer realidad, rodeados de champán, rosas y lámparas de araña que brillaban sobre un escenario donde cada detalle estaba cuidado al milímetro. Águeda Amiano -fundadora de Pelonio Press- abrió el desfile transformándose en la misteriosa ama de llaves, precedida por los botones más sensuales que jamás hayas podido ver.

La colección primavera/verano'18 de Palomo Spain está formada ni más ni menos que por 64 looks, y si ya eso de por sí eso era una ardua tarea, lo cierto es que Palomo consiguió que cada uno brillase con luz propia. Pudimos ver transparencias, vestidos vaporosos, plumas y hasta albornoces convertidos en looks de ensueño. En la propuesta de accesorios, Palomo ha escogido esta vez a la firma de eyewear Kaleos Eyehunters para acentuar ese toque chic setentero a la colección, y también vimos desfilar a las icónicas Chuck Taylor de Converse sobre los pulidos y brillantes suelos del Hotel Palomo.

Pero sin duda, la novedad más destacable es la inclusión de mujeres. Si en el anterior desfile ya pudimos ver a Aaliyah Rosales, esta vez la presencia femenina cogió aún más fuerza con nombres como el de la empresaria Samantha Vallejo-Nágera, María Fitz-James o la poderosa Rossy de Palma, que enamoró a los asistentes desfilando con un batín verde y rojo pasión del que colgaba un frondoso plumaje.

El resto del casting también estaba a la altura: Gómez Palomo consiguió reclutar a un ejército de modelos andróginos de cara angelical entre los que pudimos ver a Marc Armitano -novio del fotógrafo Ryan McGinley-, Jacob Bixenman o el español Moisés Campelo.

Anoche todos sabíamos que íbamos a presenciar algo grande, pero Alejandro Gómez Palomo lo ha vuelto a hacer: nos ha sorprendido, nos ha emocionado, y no podemos hacer otra cosa que rendirnos a su talento. Hotel Palomo se convirtió en un paraíso kitch donde la sensualidad y la personalidad nos recuerdan en ocasiones a la gloriosa Movida Madrileña de los 80. Puede que en un principio haya llamado la atención de la industria por abrazar sin complejos la sexualidad y llevar consigo las etiquetas de "queer" o "genderless", pero con su quinto desfile Palomo Spain ha demostrado que su éxito no es pasajero.


Texto Raquel Zas
Fotografía Enric Roig