​ por qué el día internacional de la mujer es más relevante que nunca

A pesar del usual montón de detractores que dicen que el hombre y la mujer ahora son iguales, las terribles estadísticas demuestran que el Día Internacional de la Mujer aún importa.

por Niloufar Haidari
|
08 Marzo 2016, 10:30pm

Originalmente vinculado a los movimientos socialistas que hacían campaña para lograr mejores condiciones laborales, mejores sueldos y el derecho al voto, el Día Internacional de la Mujer ha evolucionado a un evento global marcado por millones de personas a través del mundo tanto para celebrar los logros de la mujer como para hacer consciencia sobre la constante lucha por la equidad de género. La ocasión como la conocemos ha tomado forma alrededor de la comisión de las Naciones Unidas de la Condición jurídica y Social de la Mujer, una política fundamental para hacer espacios para que los gobiernos establezcan compromisos a favor de los derechos de la mujer. Aunque los orígenes de esta fecha pueden ser encontrados a Nueva York en 1909, fue en 1977 que las Naciones Unidas invitaron a los estados miembros a proclamar el 8 de marzo como el día oficial de las Naciones Unidas por los derechos de la mujer y la paz mundial. Desde entonces, los temas de la ONU para el evento anual han incluido iniciativas como "El Mundo Libre de Violencia Contra la Mujer", "La Mujer y el VIH/SIDA" e "Invirtiendo en Mujeres y Niñas". El enfoque del Día Internacional de la Mujer para 2016 es "El Planeta 50-50 para el 2030: Busquemos Lograr la Equidad de Género", buscando progresar en los objetivos establecidos para la Agenda 2030 que incluyen asegurar educación de libre acceso, la eliminación de la discriminación y la violencia hacia la mujer tanto en público como en privado y terminar con todas las prácticas dañinas como el matrimonio infantil. Simplemente estos objetivos son evidencia suficiente de que el Día Internacional de la Mujer sigue siendo importante a pesar de la usual cantidad de detractores que aseguran que el hombre y la mujer ya son ahora iguales y que el feminismo no sirve de nada.

Es innegable que hemos recorrido un largo camino desde el primer Día Internacional de la Mujer: las mujeres en todo el mundo gozan de sufragio universal, la mayoría pueden escoger más allá de una única vocación como amas de casa y atrocidades como el derecho del hombre de tener relaciones sexuales con su esposa con o sin su consentimiento han sido criminalizadas en la mayoría del mundo. Pero aunque algunas han sido bendecidas de vivir en un tiempo en el que la violación marital es oficialmente ilegal, sigue siendo una práctica común en millones de relaciones. Una de cada tres mujeres sigue siendo afectada por violencia sexual en los campus universitarios americanos y sus agresores son usualmente hombres que conocen. Las recesiones económicas y por ende los recortes gubernamentales a los servicios sociales afectan directamente a las mujeres y niñas. Muchos argumentan a propósito de la fecha que el feminismo ya no es necesario -dicen que las mujeres en occidente son libres y señalan el progreso que los movimientos feministas han hecho en el último siglo. ¡La conmemoración de este día es sexista! ¡¿Qué pasa con el Día Internacional del Hombre?! ¡¿Qué hay de los verdaderos problemas con el sexismo en el Medio Oriente?!

A pesar de las críticas de los activistas por los derechos del hombre, el Día Internacional de la Mujer sigue siendo importante y necesario, tanto en el oeste 'liberado' como en el resto del mundo. Las mujeres son golpeadas, abusadas sexualmente y asesinadas por sus parejas, parientes y extraños todos los días. A nivel mundial, más del 50% de asaltos sexuales contra la mujer lo sufren niñas menores a 17 años. No solo sigue habiendo una pequeña diferencia salarial en base al género, sino un prejuicio abismal de género que afecta las tarifas de empleos. La violencia contra las mujeres y las niñas es sistemática y todas las mujeres sufren sexismo de alguna forma, ya sea siendo acosadas en la calle o discriminación laboral. De manera perturbadora, las feministas blancas que celebran la importancia del día son a veces tan ignorantes como los hombres que lo critican, regularmente estableciendo sus argumentos de apoyo a la fecha con retratos ignorantes de mujeres empobrecidas en África y chicas musulmanas oprimidas. El hecho es que necesitamos del Día Internacional de la Mujer porque las mujeres en todas partes siguen siendo desiguales a los hombres, no porque necesitamos salvar a nuestras hermanas 'menos afortunadas' en lugares diferentes al nuestro.

De hecho uno de los retos importantes del DIM es la inclusividad -el feminismo mainstream ha sido culpable por mucho tiempo de ignorar las voces y las preocupaciones de las mujeres de color, pintando la lucha de la mujer a través del mundo como una misma masa homogénea. Es esta clase de pensamiento el que lleva a formas peligrosamente enajenantes de feminismo como en Femen, cuyo discurso se centra en el ideal occidental de la libertad asociada e primer lugar a la desnudez y a la "libertad de la religión". ¿Qué si el resto de nosotras no nos sentimos oprimidas? Las primera y segunda olas del feminismo eran culpables de esto, pero en una era de interseccionalidad y conexión global, el feminismo blanco de corto alcance es inexcusable. Desafortunadamente el DIM es a menudo uno de los peores días del año en lo que a muestras de sabiduría de comportamiento blanco se refiere, con campañas que buscan concientizar sobre la situación de las mujeres en países desarrollados pero terminan sonando como anuncios condescendientes de Oxfam. Las iniciativas enfocándose en 'lugares donde los derechos de la mujeres tienen un largo camino por recorrer' son condescendientes en el mejor de los casos y lamentablemente engañosos en el peor -del rampante abuso sexual a niños por hombres poderosos en los medios de Reino Unido, a la amplia escala de clausuras a refugios de violencia doméstica que son apoyo para algunas de las mujeres más vulnerables, hemos retrocedido en equidad de género como 40 años, tenemos un largo camino por recorrer aquí en casa.

Es importante que el DIM no se vuelva un gesto simbólico, una fecha conmemorativa donde los hombres le compran flores a su mujer y pasan el resto del año ignorando el sexismo y la misoginia, como se ha vuelto el caso en países como Rusia. El día está en peligro de volverse un producto, solo otro hashtag en las redes sociales o un ejercicio de mercadotecnia para que las marcas le vendan más cosas a la mujer bajo el disfraz del empoderamiento mientras que hacen poco por combatir el sexismo en sus fábricas o corporativos. Las estadísticas de vida como mujer de por qué el día sigue siendo necesario, y por qué es crucial que el día sea más que un ejercicio para una marca o una sesión anual en la ONU, un espacio exclusivo del cual muchas mujeres tengan poca información o hasta menos acceso a él. Hay una desconexión peligrosa entre los espacios oficiales en el que se hace la política y los problemas que las mujeres enfrentan en el mundo real. Por cada feminista aplaudiendo el discurso 'He for She' de Emma Watson, hay cientos de mujeres de color preguntando porque no se les invita aún al foro. El continuo valor del Día Internacional de la Mujer descansa en nuestra habilidad de ir más allá de nuestro feminismo unidimensional para integrar y amplificar las voces que han sido históricamente ignoradas en el discurso mainstream feminista, no solo el 8 de marzo, sino cada día y crear movimientos unificados que sean incluyentes para todas las mujeres, no solo para aquellas en posiciones privilegiadas.

-------------------------------------------

Continúa explorando nuestro contenido del Día Internacional de la Mujer siguiendo a Molly Bair y Natalie Westling en un gran road trip por Arizona, EUA.

Credits


Texto Niloufar Haidari

Tagged:
Feminismo
día de la mujer
Día Internacional de la Mujer
derechos de la mujer