10 razones para no perderte la nueva temporada de 'girls'

La penúltima temporada de Girls podría ser la mejor de todas.

por Colin Crummy
|
04 Abril 2016, 11:45am

Cuando Lena Dunham anunció que la próxima temporada de Girls sería la última, la quinta temporada parecía un poco redundante. La hija pródiga de Lena Dunham es ese tipo de serie que puedes dejar de ver durante un par de capítulos sin miedo a perderte algo importante. Hannah seguirá siendo Hannah, Marnie seguirá interpretando su mejor versión de una Zooey Deschanel irascible, Shosh buscando desesperadamente una historia interesante y Jessa siendo alguien que parece ser esa persona que todas quieren tener al lado porque es cool. 

Los que estamos viendo la quinta temporada sabemos que está repleta de subtramas como bodas (Marnie y Desi), posibles romances (Jessa y Adam) y un cambio de aires (para Shosh en Japon); pero a pesar de todas estas tramas, nadie parece ir hacia ningún lugar determinado, sobre todo Hannah. Y aunque algunas de las tramas no parecen cuajar (Jessa y Adam deberían ir haciéndose a la idea), esta temporada está demostrando ser la mejor. A continuación te contamos por qué (atención spoilers):

Lee: 10 cosas que 'Girls' me ha enseñado de ser joven
Lee: Escucha el programa de radio feminista de Lena Dunham

1. El bajón de Hannah
Después de que Hannah volviera corriendo a Nueva York tras su periodo en la escuela de escritura creativa en la temporada 4, la vida en Manhattan parece que le está funcionando. Tiene un trabajo estable y un novio todavía más estable, Fran, que se toma con calma sus locuras. A su alrededor van creciendo varias responsabilidades y situaciones irritantes (Marnie está casada, su padre está en Grindr), muchas cosas están pasando a su alrededor, pero nada directamente a ella. En los primeros episodios la vemos deambular con una especie de bajón, está triste y parece que ni siquiera sabe por qué. Puede que no haya un giro repentino, pero algo importante, y puede que más satisfactorio, se está cociendo.

2. "Sinceramente, pareces un vaso de Starbucks".
El ambiente de la boda de Marnie (primer episodio) gira entorno a Ralph Lauren y Joni Mitchell. Por desgracia, su madre está por allí para soltarle algunas verdades sobre su look. La temporada 5 empieza y avanza con pullitas como esta.

3. El despertador de Shoshanna
Si buscas un pequeño chute de cultura pop, Girls todavía te lo puede dar, pero tiene que irse hasta Japón para ello. El episodio en el que Shoshanna viaja a Japón (capítulo 3) cuenta con un protagonista en forma de despertador. El hombre despertador viene en cuatro colores -según tu grupo sanguíneo- y lo puedes comprar en eBay, aunque solo habla japonés y es igual de irritante que su dueña.

4. Los títulos de crédito
Otros protagonistas de esta quinta temporada son los títulos: los hemos visto escritos en japonés (episodio 3) y en rojo sobre un bloc de notas de fondo (episodio 4).

5. La escena sobre el género
En el segundo episodio, Ray se acerca a la nueva cafetería que han abierto a la vuelta de la esquina, Helvetica, para protestar de que sus clientes le están robando sus tapas para el café, pues en Helvetica son demasiado cool para tapar sus cafés largos. Ray confunde el sexo de una de las empleadas, así que todos ellos le acaban echando por ser "un desgraciado hetero blanco".  

La empleada a la que confunde por un chico está interpretada por la hermana de Lena, Grace, que se identifica como queer en la vida real (y a quien podrás ver en el próximo documental de la HBO, Suits). La escena -que pensarás que es toda una lección para utilizar los pronombres adecuados- ya funciona por sí sola, así que el sermón resulta demasiado pedante. Es la parte más extraña y curiosa de la temporada y nos recuerda que la serie todavía es capaz de presentarnos situaciones incómodas y salirse del buen rollo habitual.

6. El episodio de Japón al completo
¿No aguantas más la estética posh de Brooklyn? Girls también. Así que se han trasladado en Japón para un episodio donde lo kitsch no describe exactamente una sauna que sirve helado y chucherías.

7. El rollo entre personajes
Cuando se acerca el final del juego, las narrativas entre personajes tienden a decaer. Pero esa falta de objetivos que constituye la esencia de Girls, se hace más evidente que nunca en la temporada 5. Si lo pensamos bien, lo que estamos viendo no es más que un grupo de supuestos amigos esperando a que acabe todo.

8. Christine and the Queens
El episodio 4 se acaba con Hannah y Fran trabajando en silencio, de espaldas el uno al otro mientras arranca la canción IT de Christine and the Queens, que habla sobre 'querer tener una polla solo para poder tener una vida más fácil'. El tema parece demasiado conectado con los personajes para que actúe simplemente como música de fondo. Si la cámara se mueve entre escenas -hacia Elijah en ropa interior tras haberse follado a su nuevo ligue y luego hacia Jessa tras su (mal) sexo con Adam- el momento parece ser completamente sobre Hannah y esa depresión en la que ha caído. Hannah se encuentra encerrada y quiere salir. El director musical de Girls sin duda ha pillado el tono de la temporada.

9. Marnie siendo Marnie
El día de su boda: "Soy superfácil, una chicacone buen rollo, ya me conoces, ¿no? Y asegúrate de que todo pase por mí antes de tomar una decisión final".

10. Hannah se calma y resulta muy extraño
El clímax de Girls suele venir cuando Hannah estalla de alguna forma, como cuando se metió un bastoncillo de algodón en la oreja y tuvieron que hospitalizarla (temporada 2, episodio 9), o aquel episodio en el que pasó el fin de semana encerrada en casa de un tipo cualquiera bastante más mayor que ella (también en la temporada 2, episodio 5). Puede que estos momentos sean más comedidos en la temporada 5, pero lo más interesante está sucediendo ante nuestros ojos.

Recomendados


Texto Colin Crummy
Images via HBO