Quantcast

el documental sobre las mujeres piloto de palestina

'Speed Sisters' nos cuenta la vida de cinco chicas que compiten en las carreras de coches de Cisjordania y en i-D hemos hablado con la directora de la película.

PorColin Crummyyi-D Staff

Si el videoclip de Bad Girls de M.I.A y la escena de acción de Fast and Furious 7 en Abu Dhabi son tus únicos referentes de las carreras de coches en el Medio Oriente, abróchate el cinturón porque esto es real: Speed Sisters es un documental sobre el primer equipo árabe femenino de rally.

Mara, Betty, Noor, Maysoon y Mona son cinco chicas que se han propuesto desafiar los estereotipos de género compitiendo en pistas improvisadas a lo largo de todo Cisjordania. En cierto modo, son una hermandad que no se rinde ante las expectativas sociales y políticas de su comunidad, pero la amistad no es un factor que importa cuando están compitiendo unas contra otras en eventos como el Palestinian Motorcyle y el Motorsports Federation. 

La cineasta libanesa-canadiense Amber Fares captura la rivalidad y el poder femenino de este colectivo en su primer largometraje, Speed Sisters: una perspectiva muy diferente de la vida en Palestina bajo la ocupación israelí.

La película se estrenó en el Sheffield Doc/Fest y ya se ha ganado el apoyo de Madonna. Hasta las mismas protagonistas cruzaron las fronteras para solidarizarse con la campaña por el derecho de las mujeres a conducir en Arabia Saudita (que también fue la inspiración principal de Bad Girls). En i-D hemos hablado con la directora sobre cómo fue el rodaje del film.

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

¿Cómo fue tu primera experiencia en una carrera de coches en Palestina?
Fue increíble: Llegué a Belén y había como 1000 personas; la música estaba a todo volumen y todos haciendo cola para sacar fotos de los coches. En medio de todo me encontré con un par de chicas preparándose para la carrera.

¿Por qué pensaste que era una historia interesante para contar?
Cuando piensas en Palestina, lo último que se te ocurre es que las carreras de coches sean tan populares. Con la ocupación y todas las restricciones no me habría imaginado nunca que algo así pudiera existir.

La libertad de movimiento es un factor esencial de la película. Las mujeres están atrapadas en sus vidas cotidianas por los puestos de control y Cisjordania no tiene pistas para realizar carreras de coches. ¿Cómo pensaste en tratar este tema para la película?
Las chicas no tienen libertad para circular por las calles: sus vidas las dicta una potencia extranjera y la ocupación militar. En realidad no se dan cuenta de lo mucho que les afecta porque ya están acostumbradas. Por eso, es muy importante que defiendan su derecho a conducir porque si no no podrán acabar con la represión a la que les someten los demás. Cuando cogen el volante, les sube la adrenalina como a una adolescente que se acaba de sacar el carné porque sienten que tienen el control sobre algo.

¿Te sorprendió ver cómo las pilotos estaban culturalmente aceptadas tanto en la comunidad automovilística como en sus propias familias?
Algunas mujeres sí que se tuvieron que enfrentar a los prejuicios, pero demostraron que eran buenas, que estaban allí para quedarse y que les encantaba competir. El jefe de la federación de carreras insistió mucho en el hecho de que las mujeres siempre han tenido su espacio en la organización ya que, cuando se fundó, destinaron uno de los espacios y un coche para las chicas.

¿Cómo han reaccionado en Palestina con el estreno de la película?
La proyectamos por primera vez en Ramallah la semana pasada. Era la primera vez que el padre de Mara [su mentor y mayor fan] la veía y lo cierto es que a la comunidad le encantó. Todo el mundo se sorprendió porque cuando se dice que una película viene de Palestina, por lo general tendemos a creer que trata sobre la ocupación, pero con esta propuesta le hemos dado un giro a la situación y eso es algo innovador. Sus habitantes ya están cansados de verse retratados siempre de la misma forma.

¿Fue intencionado reunir a toda la pandilla femenina para la película?
Definitivamente. Quería crear un entorno en el que las mujeres se sintiesen seguras y con la confianza de hablar. Aunque parte de mi cultura es árabe, no controlo muy bien el idioma, pero lo cierto es que creó una relación muy interesante porque soy de fuera y a la vez comparto cosas con ellas. Me gustaba la idea de construir un refugio en el que sintiesen que podían decir las cosas sin que nadie las juzgase. Es una película sobre mujeres, así que era importante crear un entorno propicio y de apoyo. En la película solo participa un chico, el productor: le llamábamos speed brother.

¿Estás familiarizada con las películas sobre coches?
He visto Senna y todas las entregas de Fast & Furious.

¿Te subiste al coche con ellas?
Me subí, pero demasiadas veces para mi gusto. Solo el hecho de estar cerca de los coches cuando iban conduciendo ya me parecía una temeridad.

speedsisters.tv

No te pierdas:
*Conoce a los jóvenes gay árabes que están causando conmoción en Tel Aviv
*La campaña que lucha por la identidad de las mujeres hindús
*El universo masculino de Kim Jones para Louis Vuitton

Recomendados


Texto Colin Crummy
Fotografía Tanya Habjouqa