'todo es una mierda', la serie de netflix de la que todos vamos a hablar

Está ambientada en los 90 y tiene muy buena pinta.

|
feb. 8 2018, 8:03am

Captura de pantalla vía YouTube

La década de los 90 está envuelta en un halo de perdurable nostalgia teñida de color de rosa. Quizá sea porque los smartphones todavía no se habían adueñado de nuestras vidas. O quizá porque un gran número de series emblemáticas de los 90 ―como Friends y Cinco en familia― están ahora disponibles en los sitios web de streaming.

Todo es una mierda lanza una mirada al pasado similar a la de Stranger Things. Es decir, que incluye montones de tributos a la cultura popular y la moda de los 90. Están todos los arquetipos de esa década: los empollones frente a los deportistas, un tímido nerd que se enamora de la hija del director, un misterioso chico malo que se pasea por el instituto con una gabardina demasiado grande...

Esta "dramedia" (es decir, una comedia dramática) sobre adolescentes tiene lugar durante 1996 en Boring, Oregón (sí, Boring es un lugar real, aunque también signifique "aburrido") y posee un sorprendente aire de autenticidad, teniendo en cuenta que todo su reparto de adolescentes nació después de 1999.

Mientras que las series de los 90 se alejaban ampliamente de las líneas argumentales que implicaran políticas de identidad, Todo es una mierda las aborda de frente. Por ejemplo, el personaje principal es negro. Luke O’Neil (interpretado por Jahi Winston) se enamora locamente de la hija del director, Kate Messner (interpretada por Peyton Kennedy). El tráiler nos ofrece un vistazo a ese refrescante y vital romance interracial, en el que el principal conflicto no está centrado en la raza.

Tal y como ha demostrado la colaboración de Gosha Rubchinskiy con Burberry, la tendencia del 'bucket hat' (el gorro de pescador) sigue vivita y coleando, a pesar de todas nuestras predicciones. Suponemos que Todo es una mierda dará una nueva vida a todas las tendencias de los 90. Nosotros aquí estaremos, esperando.

Todo es una mierda llega a Netflix el 16 de febrero.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.